3 elementos para que un analista recomiende tu guión

Los productores tienen la última palabra a la hora de elegir qué proyectos van a llegar a las pantallas y cuáles no verán la luz. Pero debido a que el productor tiene muchas otras tareas y responsabilidades, éste no puede leerse todos los guiones que la productora recibe. Así pues, es lógico que en la industria exista una figura dedicada exclusivamente a leer, analizar y valorar los proyectos antes de que éstos pasen a las ansiadas manos de los productores. Ésta es la tarea del analista de guión, un profesional que se encarga de evaluar las propuestas, de redactar un informe para cada una de ellas y de recomendar sólo los mejores proyectos.

Ya que la mayoría de productoras y cadenas de televisión cuentan, al menos, con un analista, lo más probable es que la primera persona que lea tu guión dentro de la industria sea un analista de guión. Entonces, ¿qué es lo que tiene que tener un guión para llamar la atención de alguien por cuyas manos han pasado centenares de proyectos? ¿Qué hará que te recomienden?

  • Que esté bien escrito.

Esto puede parecer una obviedad, sin embargo hay muchos guiones que son desestimados por esta razón. Es muy importante que el tuyo cumpla las expectativas a nivel formal: asegúrate de que utilizas la tipografía adecuada, de que aplicas el lenguaje técnico específico y de que escribes en clave cinematográfica.

No hay forma más rápida y clara de detectar un guión amateur que encontrarte con un guión mal formateado. Puede que la historia sea brillante y que los personajes sean memorables, pero si no presentas el guión correctamente, éste puede ser rechazado con un simple vistazo. ¿El motivo? Transmite poca profesionalidad y un escaso conocimiento del oficio. Si no se respeta el formato, ¿qué probabilidades hay de que se respete todo lo demás?

En el mercado hay una gran oferta de libros, cursos y páginas web que explican detalladamente las reglas formales de la escritura de guión. No dudes en consultarlos y en aplicar sus métodos. Además, procura leer tu guión varias veces antes de entregarlo para corregir faltas de ortografía y otros errores tipográficos.

  • Que se ajuste a los criterios de la productora en cuestión.

Puesto que existen distintas clases de proyectos, también existen distintas clases de productoras. Cada una de ellas tiene un estilo concreto y buscará ideas que sean acordes a las suyas. Así que antes de enviar un guión, es importante pensar en qué estás mandando y a quién va dirigido.

¿Verdad que te resultaría extraño recibir un proyecto de film post apocalíptico de ciencia ficción si trabajaras en una productora especializada en sitcoms televisivas? Este es un caso extremo, pero sirve para ilustrar la idea. El analista tiene que velar por los ideales de la empresa que lo ha contratado, así que por muy bien que esté tu proyecto, si no les encaja será desestimado.

Dedícate a investigar y a hacer un estudio de mercado antes de enviar tu proyecto. Te ayudará a ver qué productoras estarán más abiertas a escuchar tus ideas y te permitirá establecer una mejor relación, ya que habrás pensado en ellos específicamente.

  • Que la historia sea clara, emocionante y que se transmita un mensaje a través de ella.

Más allá del formato y del tipo de proyecto, uno de los elementos más importantes que debería tener todo guión es una historia clara, que además, transmita emoción y que hable de algo importante.

El conflicto principal debería plantearse lo antes posible y resolverse al final de la historia. En todo momento tiene que dar la sensación de que la acción avanza en una dirección concreta: la de lograr ese objetivo final. Muchas veces, el analista sólo se sirve de las 10 primeras páginas —de las 20 primeras en el mejor de los casos— para ver si un guión tiene gancho y vale la pena. Ésta es tu presentación, así que plantea el conflicto y los personajes sin andarte con rodeos. Ahórrate páginas de conversaciones vacías o de escenas redundantes y asegúrate de que todo lo que pones está justificado y hace avanzar la acción. Para ello, sírvete de unos personajes con los que empatizar, que tomen decisiones y que luchen por alcanzar su meta.

Cuadro de evaluación de un coverage
Cuadro de evaluación de un coverage

Aún así, en realidad todo esto tiene que ser una “excusa” para hablar de algo más profundo. Detrás de toda historia, debería haber un mensaje, un ideal, una postura. Hasta las historias más estrambóticas o complejas hablan de algo cercano a nosotros, de lo que nos hace humanos.

Tómate tu tiempo para reflexionar y pregúntate: ¿El conflicto principal es suficientemente interesante? ¿Se resuelve al final de la historia? ¿Mis personajes son activos y toman decisiones? Y quizás, lo más importante: ¿Por qué estoy contando esta historia? ¿Por qué es importante para mí? ¿Qué mensaje quiero transmitir?

Evidentemente, no existe una fórmula estándar para escribir un buen guión y hay muchos otros factores que un analista tiene en cuenta para recomendar un proyecto. Por ejemplo: que tenga personajes inolvidables, diálogos ingeniosos, que trate un tema desde un punto de vista original e innovador o que utilice el subtexto. Pero si tienes en cuenta estos tres consejos básicos, tu guión estará más cerca de ser recomendado y de llegar a buen puerto.

Desde aquí, te animo a que escribas sobre cosas que sean interesantes y emocionantes para ti. Si escribes una comedia, escribe cosas que te hagan reír. Si apuestas por una historia de terror, habla de tus propios miedos y explora tu lado más oscuro. Mantén una mente abierta y escucha los consejos que puedan darte, eso sí, siendo selectivo y confiando en personas honestas y con criterio. Lee los guiones de tus películas favoritas y aprende de los mejores. Pero sobre todo, escribe, reescribe, cárgate de paciencia y no dejes de practicar.

Category: Herramientas

Tags:

One comment

  1. Los analistas, como los lectores, solamente son un filtro dentro de la cadena de lectura de un guión hasta su puesta en marcha. No hay que desanimarse, pero en casos como el mío: el analista puntúo el guión como 4 de 10; mientras que alguien con cierta experiencia en el mundo audiovisual (que ha leído más de un guión, aunque no tenga capacidad productiva), lo llevó al 8 sobre 10… Entonces, ¿no puede ser también que ciertas productoras “picoteen” en busca de la gallina de los huevos de oro, y no se lean en verdad la propuesta (que al ser original puede ser novedosa y necesitada de relecturas…? Perseverad, sí, pero analizar la función que tiene el azar en todo esto: también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Bàrbara Cadena