Análisis cinematográfico de Nocturnal Animals Un drama con la esencia del mejor thriller policíaco.

Nocturnal Animals es un film basado en la novela del escritor Austin Wright, originalmente se llama Tony & Susan,  llevada a la pantalla por el diseñador y director Tom Ford. Está catalogado como un drama con la esencia del mejor thriller policíaco o de suspense.

Ficha técnica:

Título original: Nocturnal Animals  /  Año:  2016   /  Duración : 115 min.
Música: Abel Korzeniowski  /  Fotografía: Seamus McGarvey
Reparto: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Michael Shannon, Aaron Taylor-Johnson

Susan Morrow (Amy Adams) es una galerista afincada en Los Ángeles que comparte una vida llena de lujos, aunque vacía, con Hutton Morrow (Armie Hammer), su segundo marido. Un día Susan recibe una novela escrita por su ex marido Edward Sheffield (Jake Gyllenhaal), del que lleva años sin tener noticias. En una nota le pide que lea la novela inédita y que se ponga en contacto con él, pues se quedará unos días en la ciudad. Susan, comienza a leer la historia, donde narra la vida de un matrimonio con una hija que conduciendo por Texas una noche son perseguidos por otro vehículo.

Dentro del análisis de la película comentaremos varias categorías: Temática, Diseño de personajes y su transformación, Estética visual y paleta de colores, Montaje paralelo e información al espectador.

◊ Aviso: este análisis contiene spoliers ◊

Temática:

Como bien marca el género de drama o thriller psicológico o policíaco, Nocturnal Animals, se centra en las relaciones humanas. Temas tan complicados y abstractos como: la venganza, el deseo, la inspiración, la motivación, la superación personal, la aceptación y el remordimiento.

Son todos temas interesantes que hay que hilar muy fino para que en la balanza final de la película queden bien equilibrados y no sobrepasen a las actuaciones de los personajes. Cuando el tema es superior a las interpretaciones suele caer en cliché o sobre actuación del género, quedando un amargo sabor de parodia barata.

La venganza es clave en el film y la motivación principal por la cual el personaje de Jake Gyllenhaal (a partir de ahora lo llamamos Edward) quiere mostrar a su ex novia de una forma cruel cómo ha superado la ruptura entre ambos. Esa venganza se plantea desde el inicio de la trama, cuando Amy Adams (Susan) después de una exitosa inauguración de arte obsceno y decadente, recibe en casa un ejemplar escrito por Edward llamado Nocturnal Animals.

Durante la historia se van intercalando escenas temporales (veremos más tarde en el montaje) donde aparecen nuevos temas. El amor idílico que hay en la pareja se rompe cuando uno de los dos cambia su meta en la vida y lo que antes era “romántico” o “sensible” se convierte en “aburrido” y “sin motivaciones”. Susan, en un proceso frustrado de no haber cumplido su sueño de querer ser artista, ataca y arremete contra la vida de escritor de Edward. El deseo de ambos de seguir adelante en la pareja se ve frustrada por la poca aceptación de Susan de querer una vida así y decide romper la pareja huyendo.

En este punto del personaje de Susan, sí se echa de menos que se cuente algo más sobre ella y su defecto de querer huir siempre de los problemas y no querer afrontarlos. Falta una escena más visual que alimente esa sensación en el espectador.

FilmLab - Análisis de Nocturnal Animals

La superación personal: es evidente que Tom Ford la narra a través de los ojos del personaje de la novela de Edward. Aquí la película hace una especie de mezcla de géneros, una especie de “Metacine – Literario” que deja al espectador clavado en el asiento. La historia del libro Nocturnal Animals es la superación del conflicto interno de Edward.

Diseño de personajes y transformación:

Como escritor, este punto es el más satisfactorio a la hora de crear escenas y diálogos, porque es cuando realmente nacen y se reproducen los personajes de la historia.

Tómate tu tiempo al escribir los diálogos. Piensa en cómo lo haría él/ella. ¿Respondería?¿Se mantendría callada?¿Abandona la escena?¿Hace un gesto específico? Todos estos detalles son importantes en cada escena y hacen crecer al personaje.

De forma cronológica temporal (no contaremos la visual en pantalla), Edward comienza como un soñador, sentimental, tímido e incluso frágil. Se enamora de Susan, o dice llevar enamorado de ella desde la escuela. Luego hay un salto temporal donde ya observamos los primeros conflictos en la pareja. Edward ya no está receptivo a las críticas, la presión de escritor frustrado y perdedor amenaza con la vida en pareja.

Más adelante, Tom Ford, nos muestra un Edward en un proceso de duelo y separación donde con la ayuda del personaje del policía (Michael Shannon) busca impartir justicia y enfrentarse a los culpables del declive de su vida tanto personal como sentimental.

Al final del film nos muestra una transformación completa de Edward. Se ha convertido en un vengativo ex novio que mediante el juego psicológico y la manipulación, siempre mostrando sus sentimientos a través de un personaje ficticio como en su novela Nocturnal Animals, hace renacer la llama de la pasión en su ex novia Susan, para luego dejarla plantada.

El personaje de Susan también evoluciona. De ser una soñadora como Edward, se introduce en un mundo materialista y vacío en busca del reconocimiento social. Ese “precio” le cuesta romper con Edward y además crear un conflicto superior abortando un hijo que espera de él. El tema del aborto Tom Ford lo aborda de una forma magistral y sin caer en elementos fáciles, mediante una metáfora dentro de la narración literaria.

El remordimiento de Susan se visualiza durante toda la trama y a cada capítulo que lee de la novela de Edward, le afecta de forma significativa. Ella huye de todas las formas posibles de esas líneas de diálogo tan duras que suelta Laura Linney (su madre en la pantalla) y que al final se da cuenta que tenía razón.

Estética visual:

Aquí Tom Ford saca todo el arsenal pesado y se nota su toque de diseñador tanto en escenarios como en vestuario. Con dos mundo bien divididos visualmente (el flashback y el presente) Ford los aborda de forma elegante.

Durante las escenas de flashback en el secuestro y desierto, predominan los colores tierra, ROJOS, AMARILLOS y suciedad. Es evidente que representa el tedioso y amargo camino que debe recorrer Edward para reconciliarse con su pasado y superar una dura ruptura sentimental. El abandono en la oscuridad del desierto pasa a un amanecer solitario en una carretera perdida.

FilmLab - Análisis de Nocturnal Animals

Conforme avanza la trama del desierto, el personaje de Edward se topa con el policía (interpretado por Michael Shannon), en la búsqueda del asesino de su mujer e hija y decide tomarse la justicia por su cuenta. Es aquí donde cambia dentro del mismo bloque de narración la paleta y pasa a colores ROJOS, VERDES, más intensos y acordes con la Venganza.FilmLab - Análisis de Nocturnal Animals

El comienzo del mundo de Susan es frío, gris y distante. Una casa solitaria donde parece ser que no hay nada que le de calor. Ya avanzada la lectura del manuscrito de Edward, el mundo de Susan cambia y se ve rodeada de colores más cálidos, vuelven a predominar los rojos y marrones. Es un adelanto de que ambos mundos van a colisionar en algún momento.

El diseño de vestuario es exquisito donde Susan sale reforzada dando una categoría especial a su personaje. Edward es más tosco en su versión del desierto, camisas de cuadros y vaqueros, hasta que casi consigue redimirse con una impoluta camisa blanca abotonada.

Destacar el uso del color VERDE como detonante y clímax de un evento. En la discusión en la calle cuando la pareja se rompe, se ve en pantalla el coche verde mezclado con tonos rojizos (excelente mezcla a nivel de fotografía) y en la escena final donde Susan se prepara frente al espejo para recibir a Edward en la cita en el restaurante. El color VERDE como símbolo de poder recuperar lo perdido.

Montaje fílmico:

Como en un juego del gato y el ratón , Tom Ford corta la información y la reparte en pequeñas dosis. Juega con el tiempo, como pueden hacer muchas películas, pero el uso del montaje fraccionado es más que un truco para despistar al espectador y mantenerlo atento a la historia. El montaje INFLUYE en los personajes.

Presenciamos el arco de transformación de Susan y sus sentimientos cada vez que se regresa de un corte del flashback al tiempo presente. El espectador es un lector más del manuscrito de Edward y en parte de la narrativa nos hace odiar o tener lástima por el estado de Susan.

En resumen, Nocturnal Animals, no es sólo un film de estética visual y que va más allá de un mero final abierto a debate, es un puzle perfectamente engranado donde nada sobra y cada plano está estudiado al milímetro. Es una película de personajes pero también es un ejemplo de cómo todo un equipo técnico y artístico elevan una obra audiovisual a ser una obra maestra del cine.

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *