Bloomhouse – Cifras de miedo

Como todos los años, octubre nos lleva al Festival Internacional de Sitges (que cuenta este año con aliciente de Sitges Pitchbox de Filmarket Hub para presentar proyectos), y antes de prepararnos las mochilas para visitar la cuna de lanzamientos de películas de terror, detengámonos un instante para un pequeño repaso por este género cinematográfico. Considerando el pulso coste-beneficio, el terror es, de lejos, el cine más rentable que existe. Pretendo aclarar en este artículo el éxito comercial del género haciendo parada obligatoria en el boom de la productora estadounidense Bloomhouse, con base en trayectorias semejantes.

Trayectoria

Antes de que se registraran los datos de taquilla, películas como “La noche de los muertos vivientes”, 1968 (Dir. George A. Romero) sobrevivirán más allá que este artículo por dos razones principales: es una película low cost y sentó las bases del cine de terror moderno. Paradigmas de esta bisagra también son “La matanza de Texas” , 1974 (Dir. Tobe Hooper) y “Asalto a la comisaría del distrito 13” 1976 (Dir. John Carpenter).

Otro factor a tener en cuenta a la hora de analizar el efecto terror, especialmente el de la productora Bloomhouse, es la manera de filmar sus películas. Su modelo de producción es una copia moderna de lo que ya encontrábamos en movimientos cinematográficos como el Neorrealismo italiano, la Nouvelle Vague y en directores como Wong Kar Wai o Manuel de Oliveira. En Bloomhouse, siempre que sea posible, se trabaja con el mismo equipo.

Bloomhouse se estableció en el mercado americano en el año 2000 bajo la iniciativa del productor multimedia Jason Blum. A partir de la década siguiente, la de 2010, Bloomhouse es la responsable de muchos de los éxitos del género, de los cuales citamos algunos:

(Nota: Los presupuestos de todas estas películas citadas no incluyen los gastos de publicidad que a veces superan cinco veces el gasto del presupuesto aquí descrito.)

  • Paranormal Activity, 2009 (Dir. Oren Peli) Presupuesto: $15.000 Recaudación: 193.4M
  • Paranormal Activity 2, 2010 (Dir. Tod Williams) Presupuesto: $3M Recaudación: $177M
  • Insidious, 2011 (Dir. James Wan) Presupuesto: $1.5M Recaudación: $100M
  • Insidious 2, 2013 (Dir. James Wan) Presupuesto: $5M Recaudación: 162M

Con un pie fuera de Bloomhouse, encontramos un curioso caso:

The Devil Inside, 2012. (Dir. William Brent Bell) Presupuesto: $1M Recaudación: 101M.

The Devil Inside” es un caso curioso porque está considerada como una de las peores películas del género, pero refleja un benéfico descomunal. Su salvación reside en su estrategia de marketing: antes de su lanzamiento, los productores no facilitaron ninguna copia a la critica. La decisión de los productores de “The Devil Inside” también marca un conocimiento profundo de su target primario, el adolescente. Este target es al que menos le interesa el conocimiento critico sobre sus elecciones. Sin embargo, es un target despiadado a la hora de juzgar lo que ve y suele moverse por las redes sociales.

Explicando el Boom

El psicoanálisis freudiano ubica el terror en lo espeluznante dentro de lo familiar – quizás esto explique porque una casa es la ubicación más utilizada en estas películas – pues con esta afirmación llegamos a la siguiente conclusión: el presupuesto de una película está condicionado por el número de sus localizaciones. El terror concentrado cuesta poco y recauda mucho. Más allá de esto, el terror es un género que –a las antípodas de la comedia- cruza mares a toda vela. Su mercado no es únicamente interno. La comedia, por ejemplo, se pierde en la traducción y si la comedia es americana, nada mejor que citar a la presidenciable demócrata Hillary Clinton quien declaró a The Economist: “Los americanos tenemos una carencia de diversión”.

En otras palabras, la comedia puede que haga a tu amigo reír, mientras que el terror os hará temblar a ti y a tu amigo. Es importante resaltarlo por la siguiente variante del éxito de los filmes de terror: la experiencia colectiva en una sala de cine. Todas las películas mencionadas en este artículo reflejan el box office de la experiencia colectiva. Pensemos en un paralelismo: se disfruta más subir a una montaña rusa acompañado por amigos que solo. La audiencia de las películas de terror responden al mismo patrón. El miedo colectivo es rentable.

Hollywood, obsesionado por las franquicias de superhéroes, tiene mucho que aprender de esta receta. Mientras Marvel saca a lucir sus 4 Fantásticos, es Bloomhouse quien hace caja.

Hoy por Mí, Mañana por Ti

Los americanos tienen algo que justifica su patriotismo fuera de lugar: trabajan en equipo mejor que nadie. Esto es una ventaja a la hora de figurar en el equipo de una película de bajo presupuesto. El modelo Bloomhouse es idéntico al ya experimentado en las corporaciones de Silicon Valley: la camaradería.

Su fundador, Jason Blum declaró en el portal hollywoodiense The Wrap:

Cuando tienes a gente que solo cobra si la película hace dinero, esto quiere decir que los intereses están alineados”.

En otras palabras, los trabajadores capitaneados por Blum cobran por lo que recaudan. Además, resalta que prefiere trabajar con personas en lugar de con gente que dan y reciben órdenes. Desde Bloomhouse, se busca trabajar siempre con el mismo equipo. Esto garantiza la estrecha brecha temporal entre sus éxitos, son rápidos a la hora de filmar. Semejanzas compartidas con las corrientes cinematográficas ya citadas. Esta estructura de camaradería laboral es la clave para entender la descompensación entre Hollywood y la generación YouTube que desemboca en lo mismo, con resultados díspares: la taquilla. La innovación en esta estructura de repostería permite a los cineastas mantener el bajo coste a la espera –casi siempre garantizada- de un alto beneficio.

NO ES AMERICA – ES EL GENERO

Para los que no creen en los profetas de su casa, ilustramos algunos casos españoles.

  • Mamá 2013, coproducción España/Canadá (Dir. Andrés Muschietti) Presupuesto: 15M Recaudación: 146M
  • REC 2007 (Dir. Jaume Balagueró y Paco Plaza) Presupuesto: 2M Recaudación: 32M

Ahora nos fijamos en un caso debut. J.A. Bayona eligió empezar su carrera con el género de terror y bautizó su ópera prima:

  • El Orfanato 2007 (Dir. J.A. Bayona) Presupuesto: 25M Recaudación: 103M

En definitiva, no es precisamente el género de terror el responsable de dejar huérfanos a sus inversores y Sitges, un año más, está a la vuelta de la esquina.

Category: Buzz

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Juba Childs