Fotograma de la película Blue Rai

Blue Rai, la historia de un secuestro por amor Ocho rehenes, miles de seguidores y una petición: quiere volver con su chica

Blue Rai es la ópera prima de Pedro B. Abreu y Carlos Franco.

Carlos es guionista y ha trabajado en series como Cites, la exitosa serie de TV3. Pedro es director, y ha dirigido numerosos cortometrajes, entre ellos Kiss the bride, que se coló en la sección oficial del International Film Festival of Goteborg, y El monte de la luna, con el que participó en Cannes y que fue considerado el mejor cortometraje español de 2009 por la Agencia del Cortometraje español (ACE).

Ambos se conocieron hace 15 años, estudiando en la universidad, en Valencia. Querían escribir su primer largometraje juntos, y el resultado es Blue Rai, su ópera prima, una comedia gamberra y muy divertida que nos habla del amor, del cine y de la vida real.

Parte del equipo de Blue Rai

Presentación del Festival de Málaga en pasado 2 de marzo en el Círculo de Bellas Artes, Madrid.

Blue Rai se estrena el próximo Jueves, 23 de marzo, en la sección oficial Zonazine, dentro del marco del Festival de Málaga.

¿De dónde surge la idea de escribir Blue Rai?

Pedro B Abreu: Esta peli tiene una trayectoria tan larga… Escribimos la sinopsis de Blue Rai para presentarla a una iniciativa de Kike Maíllo y Toni Carrizosa para invertir en una “micro película”. Yo llamé a Carlos y le dije: vamos a presentarnos a esto. Hicimos varias sinopsis, de hecho presentamos también una peli de terror, que estuvo a punto de salir, y fue con la que más continuamos, Blue Rai se quedó en el camino.

Por aquel entonces, yo trabajaba en publicidad, contratado en una productora a la que tenía que ir todos los días, con un horario fijo, algo que no llevo muy bien… y supongo que estaba cerca de la crisis de los 30, tenía ganas de escribir una comedia. Fue una mezcla de cosas, en aquella época a mí me gustaba muchísimo la película Alta Fidelidad, por ese concepto de hacer una peli muy barata, algo como Clerks, otra película referente de proyectos que se han hecho con poco dinero y que han funcionado muy bien.

Todo junto fue el germen y la idea original era ¿qué pasa si un tío de unos 30 años al que le va todo mal, que está harto de estar en su trabajo, que quería hacer pelis y ser director de cine, no es capaz de conseguirlo? De repente finge un secuestro. Como no tiene dinero para pagar una peli de secuestros, pues lo que hace es secuestrar de verdad y utilizar a la policía, los coches, los rehenes, etc. para crear el escenario y empezar a grabar. Entonces, todo en tono de comedia, empieza a pedir cosas a la policía, pero no pide dinero, pide que le traigan a la actriz fetiche del cine indie, por ejemplo, y mientras él va rodando la película que quiere. Así es como surgió Blue Rai. En su origen no era una película de amor, eso llegó luego.

Carlos Franco: Como en las micropelículas nos tiraron la idea de Blue Rai, durante un tiempo dejamos aparcado el proyecto y seguimos desarrollando la peli de terror. Pero entonces nos llamaron para la beca de Four Corners, y volvimos a retomarlo.

Four Corners es una iniciativa de Media Europa, que te ofrecía la oportunidad de viajar a 4 escuelas de cine de 4 países europeos, para recibir coaching y desarrollar un proyecto de largometraje. Cada grupo tenía un tutor o tutora que realizaba el seguimiento. Así que durante un año estuvimos desarrollando Blue Rai. Desarrollamos el tratamiento.

P.B.A: Durante este año tuvimos a Jaume Cuspinera y Marta Rodríguez diciéndonos que tenía que ser una peli de amor, nos fueron dirigiendo e insistiendo tanto que al final dijimos, bueno, vale, peli de amor. Y ahí empezamos.

C.F: Y empezamos a enfrentarnos al problema de cómo crear un personaje protagonista con el que el público pudiese empatizar, que está secuestrando por amor, eso es maltrato de género, directamente, da igual que metas la palabra amor. Teníamos que conseguir darle la vuelta para que el personaje te caiga bien.

P.B.A: Había que crear los mecanismos adecuados para que entiendas lo que está haciendo el personaje. Para que entiendas por qué actúa así y pienses: si yo me viera en esa situación, ¿podría llegar a hacer algo parecido? Y que no te parezca tan loco. Esa era la dificultad.

¿Cuáles son los referentes de Blue Rai?

P.B.A: Siempre lo hemos pensado como Alta Fidelidad meets Dog Day Afternoon.

C.F: El concepto de Alta Fidelidad en Blue Rai tiene que ver con esta época que vivimos de “fast love”, de “me canso enseguida de alguien, y enseguida que me canso o no me cuadra, adiós”, vamos a hacer lo contrario. Nuestro protagonista no quiere perder a la chica pase lo que pase, va en contra de lo que ocurre ahora en la sociedad. De ahí se crea toda esta bola de nieve, se da cuenta de que se le está yendo de las manos, pero da igual porque él cree muchísimo en el amor.

P.B.A: Hay muchas decisiones nostálgicas que parece que son un poco aleatorias en la película, pero que están ahí por algo. El hecho de que ocurra en un video club no es casual. Tiene mucha meta ficción, la peli va de esto. De lo que habla es de que el amor no es como en las pelis, lo que hay en la vida real es mucho más frágil, mucho más complicado y mucho más desesperante. Esto es lo que aprende el personaje.

C.F: La pregunta que está planteando todo el rato la película es: ¿las pelis son como la vida o no? ¿Si luchas hasta el final por la chica o el chico, lo vas a conseguir o no?

P.B.A: Supongo que todos en algún momento también hemos tenido la tentación de echarle la culpa al cine de nuestros propios fracasos amorosos. Y Carlos y yo siempre hemos tenido la sensación de que hay toda una generación de treintañeros “damnificados” a los que se les ha vendido una idea del éxito en el amor, al igual que el éxito en la vida profesional, muy relacionado con este sueño americano, como el de las comedias románticas que ves en casa en días de resaca y con los que te planteas por qué la vida real no puede ser así, como en esas pelis.

C.F: Es que hay mensajes muy corruptos, que pueden hacer que lo pases muy mal si te crees ciertas cosas.

Siendo una película que habla de amor, de una forma amplia, ¿se la dedicáis a una generación en particular?

P.B.A: Es una película muy generacional, yo creo. Pero tiene más que ver con el concepto de películas como Deadpool. Se habla de una historia de amor, pero lo hace con cierto cachondeo y de una forma divertida.

C.F: Si, en realidad tiene un punto más de acción que de amor. Lo que ocurre es que nosotros tenemos una visión muy diferente del amor. Pedro es mucho más romántico y cree que al final puede recuperar a la chica, y yo creo que no.

P.B.A: La película está llena de juegos, matices y contradicciones. Cuando crees que hay un punto dogmático, en el que te van a intentar vender una idea, al final se le da la vuelta y hay algo más de lo que parece a simple vista. Hay mucha filosofía detrás, sencilla, pero es algo que no estamos acostumbrados a ver en un peli aparentemente tan ligera, tan llena de gags. Hay muchas reflexiones sobre la vida y sobre el cine. Es una película cargada de metacine.

C.F: Tienes a un protagonista que sí cree que puede luchar por el amor (que es como Pedro), y está rodeado de clientes que coge como rehenes, que están ahí para que nos riamos de lo que él piensa (que soy yo riéndome de él).

P.B.A: Al final siempre es una tragedia, la comedia sale de ahí, de un personaje que se toma muy en serio una situación y que se ve totalmente superado por ella.

Hemos cogido a un personaje que se parece a nosotros, a una figura representativa que tiene unos 30 años, frustrado, que se ha criado en un video club, que luego ha heredado de su padre. Desde pequeño llegaba del cole y se metía ahí. Se ha visto todas esas pelis de los años 80 y 90: Ghost, La princesa prometida, Dirty Dancing… y de repente cree que puede actuar como en esas películas y que puede obtener el mismo resultado.

¿En qué año empieza el proyecto? ¿Cuáles fueron los pasos para sacarlo adelante? Porque es un proyecto que prácticamente lleváis vosotros dos solos adelante, junto a la ESCAC.

P.B.A: Empezó hace 7 años, con las micropelículas. Después, con el desarrollo durante un año en Four Corners, rodamos un teaser por unos 50 euros con Miki Esparbé, que estaba en el proyecto, haciendo un monólogo a cámara fija, fingiendo un secuestro. Presentamos ese teaser, que fue “el teaser del teaser”, porque con él, conseguimos dinero para hacer el teaser de verdad, que tuvo mucho éxito. Lo presentamos en el festival de Grecia, Thessaloniki, y a las 2 semanas de presentarlo allí, nos llamaba Escándalo Films para comprar la película.

Empezamos a construir una peli diametralmente opuesta a lo que hemos terminado haciendo. Con una inspiración muy yanqui, pero mucho más “viejuna” de lo que ha resultado al final.

¿Cuándo la rodasteis?

P.B.A: Rodamos la película las navidades del año pasado, después de llevar unos 5 años y medio en desarrollo.

Y durante estos años, ¿qué más habéis hecho?

P.B.A: La publicidad es para mí la forma de poder mantenerme y no abandonar del todo este mundo.

C.F: Desde hace tres años soy profesor en la ESCAC, y también he estado trabajando como director de casting y como ayudante de casting de Mireia Juárez. Para mí, el trabajo en este departamento ha sido fundamental porque estás todos los días dirigiendo actores y aprendiendo su lenguaje.

P.B.A: Eso nos ayudó muchísimo a la hora de hacer el casting de Blue Rai.

C.F: Claro, porque hicimos un casting bastante grande para las condiciones que teníamos.

El actor protagonista ¿es novel?

C.F: Ha trabajado en series de TV3, pero es su primera peli.

P.B.A: ¡Y yo creo que va a ser una sorpresa!

C.F: Hicimos muchos casting para su personaje, y cuando vimos su videobook supimos que era él. De hecho yo no podía ir a hacer el casting físico, porque estaba trabajando en Filmax, en la serie Cites y mandé a Santi Bayón (Rai en la película) sin decirle a Pedro que sabía que íbamos a cogerle a él. Por la noche, Pedro me llamó y me dijo que había visto a un tío que tenía que ser Rai.

Santi Bayón, Rai García en Blue Rai

Habéis acabado la película hace muy poco, y ahora vais al Festival de Málaga, es el primer contacto real con el público. ¿En qué punto está la película? ¿Qué necesitáis?

C.F: Estrenamos la peli en el Festival de Málaga el jueves a las 22:15h de la noche, en el cine Albéniz. Y el viernes la pasan otra vez. Así que el mismo jueves a las 17:30h es la rueda de prensa. La película todavía no tiene distribuidora, es lo que buscamos, principalmente.

P.B.A: Si, nuestra idea es llevarla al festival y que la gente la vea, y vean las posibilidades que tiene. Es la mejor manera de saltar al ruedo.

¿Estáis nerviosos? Pasáis de que la película la vea sólo la gente que está a vuestro alrededor a estrenarla con público, en el Festival de Málaga.

P.B.A: Me lo preguntan mucho esto. No he tenido ni tiempo de pensarlo. Los dos últimos meses han sido una locura. Había veces que tenía que estar en dos sitios a la vez: mezclando el sonido y también con el tratamiento de color. Y por otro lado, con el diseño del cartel, que es de Elena Menjón, una gran amiga nuestra, una artista maravillosa. El cartel está pintado a mano.

Cartel final de la película Blue Rai

Por todo eso, ahora es cuando empiezo a respirar y a pensar que el jueves la va a ver gente de verdad, y no las cuatro o cinco personas que llevan viéndola durante todo este tiempo.

Lo bueno de que lleve tanto tiempo en desarrollo es que se va creando esta comunidad de gente que la conoce y que tiene muchas ganas de verla. La película genera simpatía.

¿Qué esperáis de vuestro paso por el Festival de Málaga?

C.F: Todavía no tenemos una distribuidora. Esperamos que tras pasar por el Festival de Málaga, la película llame la atención y consigamos que se pueda empezar a mover más.

P.B.A: Siempre hay incertidumbre. Además la comedia es siempre imprevisible. Hay un porcentaje de éxito que no es predecible. Es una película bastante especial, distinta. Hubo un momento en que nos dimos cuenta de que con el presupuesto que teníamos era inviable hacer una película con la forma, el carácter y la estética que teníamos en mente. La película ha evolucionado mucho.

C.F: Yo creo que al final, la estética y el acabado que tiene son muy especiales, y creo que es un valor positivo.

¿Ya sabéis qué haréis después de Blue Rai?

C.F: Tenemos preparada la segunda película que queremos hacer. Tenemos un tratamiento cerrado de un thriller mezclado con ciencia ficción y viajes en el tiempo. A partir de ese tratamiento, lo dividimos en dos. Por un lado el guión y, por otro lado, yo he escrito una novela y vamos a hacer que se cree una sinergia entre ambos. No tenemos el guión de la película, pero tenemos la novela para enseñársela a los productores. Yo he presentado la novela a varias editoriales que están interesadas. Esto es muy bueno de cara a presentar el guión a productores. También está bien que el modo de llegar a la peli sea leer la novela.

P.B.A: Nos gustaría hacer algo completamente distinto de Blue Rai.

¿Trabajaréis juntos otra vez?

C.F: Si. La novela la he hecho aparte, pero la peli es de los dos, de hecho el guión lo estamos escribiendo entre los dos.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado