guionista

5 caminos a seguir para convertirte en guionista Análisis de la trayectoria de 5 guionistas populares

¿Es necesario estudiar una carrera o en una escuela de guion para convertirte en guionista? Sí, ya sé que igual estás pensando que es una pregunta estúpida con una respuesta evidente, pero te aseguro que no lo es para todo el mundo. Si hiciéramos una encuesta probablemente las opiniones serían muy dispares. El motivo es porque la palabra “estudiar” es muy amplia y puede ser interpretada de diferentes formas. De forma contraria, sucede con la palabra “necesitar” que es muy restrictiva y suele provocar rechazo. La combinación de palabras hace que se nos crucen los cables y entremos en debates internos. La solución, como siempre, está en los matices.

Hoy os presentamos la trayectoria de algunos guionistas que estudiaron cine en la universidad versus los que se saltaron este paso. De esta forma será más fácil (y más divertido) comprender estos matices.

MATT AND ROSS DUFFER (“STRANGER THINGS”)

Desde que estudiaban en el colegio, los hermanos Duffer, tenían claro que querían ir a la universidad para hacer películas. Así que nada más salir de éste, se dedicaron a aplicar a las universidades con los programas de cine más prestigiosos de Estados Unidos. Entre ellas se encontraba la Universidad del Sur de California (USC), la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de Nueva York (NYU). Encontrar una universidad en la cual empezar a crear, no fue fácil para los hermanos ya que fueron rechazados múltiples veces.  Otro de los problemas adicionales que tuvieron es que en algunas universidades no les dejaban trabajar juntos, algo que siempre ha sido prioritario para ambos. Si algo han tenido claro desde el principio es que son un pack, un equipo sólido, y ninguno de los dos parece tener ningún interés en trabajar por separado.

guionista

Finalmente, en el año 2003 entraron en la Universidad de Chapman situada en Orange County de la que guardan un muy buen recuerdo. Una de las cosas que destacan de la universidad, es la parte práctica y lo parecido que eran los sets de rodaje a uno real (en menor escala obviamente). Chapman también empujaba a los alumnos a realizar prácticas. Y aquí los hermanos fueron muy listos y no realizaron las prácticas juntos sino que dividieron fuerzas. Ellos sabían que las prácticas eran un buen recurso para crear contactos así que cada uno se fue por un lado y luego compartieron sus contactos con el otro. Y a través de estas conexiones, lograron un agente.

Cuando se graduaron en 2007, salieron con muchos cortometrajes rodados de los cuales algunos de ellos se habían llevado varios premios en festivales. Sin embargo, el camino hacia la fama no fue inmediato. Los hermanos han confesado públicamente que les hubiera gustado que alguien les hubiera advertido de que ningún corto te va a llevar a producir una película. Y es cierto, muchos cineastas tienen la falsa impresión de que creando cortos los productores pueden fijarse en ellos lo cual, a efectos prácticos y de forma general, es completamente falso. Sin embargo, eso no significa que no tengan ningún valor. Hacer cortos es una forma de practicar y ganar experiencia en el campo. Puede que no sea el mejor vehículo para llegar a hacer una película pero es un buen comienzo.

guionista

Tras varias decepciones, su gran oportunidad fue en 2011 cuando Warner Bros adquirió uno de sus guiones, “Hidden”, un thriller post-apocalíptico. Pero no supieron muy bien qué hacer con la película y se acabó estrenando en 2015 por VOD. M. Night Shyamalan leyó el guion, le gustó y los contrató para escribir algunos episodios de “Wayward Pines”, una serie para Fox TV. Luego empezaron a presentar “Stranger Things” en diferentes estudios pero fueron rechazados más de 15 veces hasta que al final sonó la campana con Netflix.

guionista

Los hermanos Duffer tuvieron la gran suerte de saber qué es lo que querían hacer desde un principio y de encontrar una universidad que les ofreciera precisamente eso. Ambos tenían claro que querían poder trabajar juntos, que querían empezar a hacer películas nada más empezar la universidad y que hacer contactos era esencial para su futuro. De hecho, rechazaron estudiar en la Universidad Estatal de Florida porque el primer año no estaba tan enfocado a cine como el resto de los años y ellos querían empezar a hacer películas cuanto antes. Quizás una de las claves del éxito para sacar provecho de la universidad es tener determinación y encontrar la adecuada.

BRYAN WOODS AND SCOTT BECK (“UN LUGAR TRANQUILO”)

Vamos con otro dúo. No son hermanos pero sí amigos desde que tenían 11 años. Ya a esa edad empezaron a hacer cortos (¡vaya! parece que se repite la misma historia…) y cuando salieron del colegio empezaron comunicación en la Universidad de Iowa. Una de las cosas que más valoraban de la universidad, apuntan los amigos, es el que otros valoraran su trabajo y les aportaran comentarios constructivos sobre éste. Al final, es lo que te prepara para aceptar las críticas que seguro que en un futuro recibirás.

guionista

Al contrario que los hermanos Duffer, no estudiaron específicamente cine porque querían investigar la comunicación en general mientras seguían desarrollándose como cineastas, por ejemplo, leyendo guiones y rodando cortos. Y les funcionó. De hecho, la idea de “Un lugar tranquilo” salió mientras estudiaban ahí. Allí les enseñaron el cine mudo de Charles Chaplin, Buster Keaton y Jacques Tati. A ambos les fascinó la forma que tenían estas películas de transmitir emoción, el cómo se explicaba tanto sobre los personajes a través de la pura imagen y el uso que se hacía del sonido como mecanismo para contar historias. Otra de sus clases sobre comunicación no verbal les sirvió para ver la de cosas que la gente comunica sin decir una sola palabra. Esto combinado con su pasión por las películas de género, fueron los cimientos de “Un lugar tranquilo”.

guionista

Tras graduarse en 2007, se mudaron a Los Ángeles donde tuvieron varias reuniones en las que presentaron diferentes proyectos. Escribieron más de 30 guiones antes de convertirse en guionistas profesionales. Después de ser rechazados numerosas veces, decidieron que tenían que hacer un proyecto que pudieran hacer ellos mismos y que, sobre todo, les apasionara. Así que rescataron la idea de “Un lugar tranquilo” y, aunque tampoco fue fácil vender un guion sin absolutamente ningún diálogo, al final Paramount lo compró. Ese proyecto fue decisivo en la carrera profesional de los guionistas.

Puede que los dos amigos no estudiaran la carrera de cine como tal, pero estudiar comunicación les inspiró para seguir trabajando en sus proyectos como guionistas. La pasión por el oficio es una de las cosas a destacar de la pareja, que encontró en la universidad una forma de expresarse y de aceptar críticas constructivas. La universidad es un momento vital de nuestra vida que nunca jamás se volverá a repetir. Como Beck apunta, a veces tendemos a subestimar sus enseñanzas que van más allá de los libros y que nos forma tanto personal como profesionalmente y, sobre todo en el caso de los guionistas, eso va de la mano.

NICOLE PERLMAN (“GUARDIANES DE LA GALAXIA”)

La trayectoria de esta guionista me parece bastante relevante como para destacarla. Por si no lo sabías, Nicole Perlman fue la primera mujer guionista en obtener un crédito en una película de Marvel. Pero no creo que sea relevante sólo por eso, sino porque creo que muchos estudiantes que ahora mismo están estudiando cine en la universidad y algunos profesionales en la industria que en su día fueron a la universidad podrían sentirse identificados con ella.

guionista

Perlman proviene de una familia de escritores. Desde pequeña siempre había estado interesada en la escritura, participaba en concursos y era toda una friki de la ciencia ficción. Fue a la Universidad de Nueva York para estudiar cine y escritura dramática y acabó teniendo una doble especialización en producción cinematográfica.  

Sin embargo, en una entrevista de Script Magazine, Perlman se muestra contraria a algunos aspectos de su programa de escritura en la NYU comparándola con otros aspectos positivos que ha oído de la USC. Por ejemplo, en la época en la que Perlman estudiaba en la NYU tanto el programa de cinematografía como el de guion se impartía en el mismo edificio, pero nunca se mezclaban ambos programas. Esto hace que los estudiantes tengan una experiencia menos realista del oficio ya que parte de éste consiste en colaborar con directores, productores y guionistas. Además, como bien apunta Perlman, la universidad también consiste en hacer contactos que luego en un futuro te sean útiles y, de esta forma, minimizas un poco las oportunidades. Realmente creo que mucha gente que ha estudiado cine en la universidad comparte una experiencia similar.

Desgraciadamente, algunos de los programas de cine que se ofrecen hoy en día no acaban de estar completamente focalizados o especializados en éste. Eso no significa que no aprendas absolutamente nada sino significa que siempre hay programas más adecuados que otros dependiendo de lo que estés buscando. Por ello, es muy importante informarse bien sobre los diferentes programas de cine. Haz una lista de tus prioridades. Por ejemplo, si tienes claro que quieres tocar cámara desde un principio no te metas en un programa en el que los dos primeros años sean comunes con otros grados de comunicación porque saldrás decepcionado.

guionista

Sin embargo, en la entrevista, Perlman se muestra contenta con su paso en general por la NYU. Y no es para menos. Mientras seguía en la universidad la guionista escribió “Challenger” un biopic sobre su ídolo Richard Feynman, un físico que ayudó a desarrollar una bomba atómica e investigó lo sucedido con el Shuttle Space Challenger. Se graduó en 2003 y en 2005 el guion empezó a ganar el interés de Hollywood. Este fue el proyecto que le abrió las puertas a Hollywood pero también fue su primera gran decepción ya que, pese a tener grandes actores y directores vinculados al proyecto, al final no se llevó a cabo. A partir de ahí, empezó a tener más proyectos.

En 2009, tuvo una reunión general en los Estudios de Marvel donde le ofrecieron participar en un programa de guionistas de la compañía que, por desgracia, ya no existe. El programa duraba 2 años en los que los guionistas participantes tenían que sumergirse en el catálogo de cómics de Marvel e intentar que alguno funcionara como un largometraje. Con la experiencia de Perlman en el espacio, enseguida se adjudicó “Guardianes de la Galaxia”. Cuando se hubo acabado el programa, Marvel la contrató como freelancer para seguir escribiendo el guion y, junto a James Gunn, escribió la película. Todo un éxito.

QUENTIN TARANTINO (“PULP FICTION”)

Y con él, la cosa cambia radicalmente. Como todos sabemos, Tarantino siempre ha sido un fanático del cine, pero nunca ha sido muy fan de atender a clases. Durante su juventud, probablemente se pasara más tiempo viendo películas que estudiando. De hecho, dejó el instituto cuando tenía 15 años. Empezó a ir a clases de actuación y continuó mirando películas en sus ratos libres. Su madre y él vivían en los suburbios de Los Ángeles y su situación económica no era para tirar cohetes así que Tarantino tuvo varios trabajos uno de los cuales fue acomodador de un cine de películas porno.

guionista

Su primer trabajo serio fue en un videoclub llamado Video Archives donde coincidió con el director Roger Avary. Probablemente, fue el detonante de lo que vendría después. Ahí fue donde Tarantino devoró miles de películas y donde empezó a aprender realmente sobre hacer películas. Rodó su primer cortometraje, “My Best Friend’s Birthday”, el cual le costó 3 años y 5.000 dólares. La mitad de la película se perdió en un incendio. Tarantino se ha referido varias veces a ésta como su experiencia de aprendizaje. Luego escribió “True Romance” o “Natural Born Killers”. En 1990, Tarantino empezó a trabajar en la compañía de producción Cinetel donde pudo hacerle llegar al director Tony Scott el guion de “True Romance” el cual vendió por 30.000 dólares. Con ese dinero, Tarantino tenía pensado rodar la película de “Reservoir Dogs” grabando en 12 días y con ayuda de amigos suyos entre el cual destacaba el productor Lawrence Bender. Gracias a éste y, tras pasar por varios contactos, aumentaron el presupuesto a 1,2 millones de dólares.

En 1992, la película se estrenó en el Festival de Sundance y, aunque no fue un gran éxito en Estados Unidos, es la película que hizo que hablaran de Quentin Tarantino en Hollywood y en todo el mundo. “Reservoir Dogs” era una clara declaración de intenciones del director y guionista que poco después ganaría el Óscar a Mejor Guion Original con Pulp Fiction y catapultaría a Tarantino a la fama.

guionista

Sin ningún tipo de estudio universitario, Tarantino, logró convertirse en una de las figuras más famosas de Hollywood. Sin embargo, hay que tener en cuenta varios condicionantes como son el hecho de vivir en Los Ángeles en esa época, la personalidad del director y su indudable pasión y obsesión por el cine. Tarantino se lanzó a escribir películas sin saber cómo hacerlas. La práctica, su personalidad y ganas de crear algo único fue lo que le consiguió oportunidades. Supongo que la pregunta es qué hubiera pasado si Tarantino hubiera estudiado en una academia de cine pero, aunque se puede especular sobre ello, nunca lo sabremos. Lo que está claro, es que Tarantino es un ejemplo claro de que existen muchas otras opciones disponibles para acabar siendo un gran guionista, pero todas ellas dependen de tu empeño.

AVA DUVERNAY (“WHEN THEY SEE US”)

Vamos con otra mujer maravillosa con una trayectoria poco convencional. Ava DuVernay fue a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) pero no estudió cine sino que se graduó en Inglés y estudios Afroamericanos.

guionista

Durante su paso por la universidad, hizo prácticas en las noticias de la CBS justo cuando se llevaba a cabo el juicio de O.J. Simpson. Sin embargo, poco duró su carrera de periodista ya que, cuando se graduó, empezó a trabajar en publicidad e incluso lanzó su propia compañía de publicidad en 1999. A través de su compañía, trabajó en campañas para cine y televisión donde tuvo la oportunidad de ver trabajar a Steven Spielberg, Michael Mann o Clint Eastwood. Ahí empezó su interés por el mundo del cine y sin pensarlo demasiado empezó a escribir y grabar documentales.

En 2006, escribió y dirigió su primer cortometraje “Satuday Night Life”, luego vino su primer corto documental “Compton en Do menor”. Tras algunos documentales más, la cadena BET la contrató para dirigir “My Mic Sounds Nice”, un documental sobre la historia de las mujeres en el hip hop. Luego escribió películas como “I Will Follow” y “Middle of Nowhere” que recorrieron varios festivales y la última ganó el premió a Mejor Dirección en el Festival de Sundance de 2012. Aquí DuVernay empezó a ser popular y con la película “Selma” y el documental “13th” se convirtió en una de las mejores guionistas para defender los derechos y criticar las injusticias raciales, especialmente, en Estados Unidos. Ava Duvernay, que no tiene miedo a nada, el año pasado se atrevió hasta con una miniserie, “When They See Us”. Además de recibir 16 nominaciones en los Emmys, no hizo otra cosa que ser elogiada y aclamada por la crítica.

guionista

Aquí tenemos el caso de una guionista cuya carrera no empezó con el cine. Sin embargo, sus logros no son por arte de magia. A parte de los 15 años de experiencia en la industria como publicista de cine, confiesa haber leído el guion de cientos de películas y series, asistir a alguna que otra clase de guion y leerse muchos libros sobre guion para conocer la estructura de un guion, sus mecanismos y saber por dónde empezar. Ava DuVernay siempre ha sido una firme defensora de la filosofía “Do It Yourself”.

PERO… ¿TENGO QUE ESTUDIAR O NO?

La respuesta es muy simple, . Para ser guionista SÍ que tienes que estudiar y prepararte para ello. Ahora, ¿tienes que hacer un grado de guion/cine? NO, no lo necesitas. Como siempre os hemos dicho, no hay una fórmula exacta para el éxito. Hemos ido a través de diferentes casos: hemos visto cómo los hermanos Duffer salieron encantados de cursar un grado de cine, a Woods y Beck, dos apasionados del cine, cursando un grado que no era cine, a Perlman reticente con algunos programas de cine, a Tarantino que la escuela en sí se la trae al pairo y a DuVernay que no cogió una cámara hasta los 35 años. Y todos ellos estudiaron cine. No todos hicieron un grado pero, cada uno a su manera, estudió cómo crear películas. Escribir un guion es especialmente complejo y requiere de estudio y teoría para conocer sus mecanismos. No hace falta que nos vayamos a la versión más tradicional del estudio.  Si analizamos más de cerca todos estos guionistas tienen una serie de elementos en común:

  • Pasión por el cine
  • Uso de los cortometrajes a modo de práctica
  • Una lista de fracasos (y su correspondiente fase de aceptación)
  • Contactos

guionista

Los grados de cine son geniales y son una herramienta muy útil para establecer conexiones, tener una idea de lo que te puedes llegar a encontrar fuera y formarte. Pero debes de elegir bien ya que no todos ellos pueden ser adecuados para ti. Otra de las cosas a tener en cuenta cuando cursas un grado de cine es que es tu oportunidad para practicar y eso, muchas veces, solo depende de ti. No te ciñas sólo a aprobar las asignaturas, tienes que tener tus propios proyectos aparte con los que practicar y aprovechar el tiempo. Si no dispones de los recursos o de las ganas para ir a la universidad a estudiar cine, no lo hagas. Afortunadamente, hoy en día, los guionistas tienen disponibles muchas opciones de autoaprendizaje muy válidas. Desde seminarios, a clases online, talleres, laboratorios, etc. cada vez se van poniendo más herramientas para que el guionista se eduque en el oficio. Al final, todo consiste en encontrar el balance entre teoría y práctica.

serie

Category: Filmarket Hub

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub