series britanicas

5 claves para entender el éxito de las series británicas

Reino Unido es el mayor producción de ficción televisiva de Europa con más de 100 títulos estrenados cada año, pero su relevancia va mucho más allá de la cantidad. Durante muchos años han demostrado que las series británicas son mucho más que thrillers policíacos y dramas de época y los guionistas y productores no cesan en su empeño de abordar nuevas temáticas, combinar géneros y huir de convencionalismos.

Los guionistas británicos no reniegan en ningún momentos de los grandes referentes ni del material clásico, todo lo contrario. Lo abrazan, pero con el importante matiz de intentar no replicar obras anteriores y ofrecer siempre algo diferente, original y que, en cierta medida, sea único.

La ficción británica es un ejemplo de dinámica, compromiso con el público y experimentación con distintas narrativas visuales. Los grandes éxitos recientes de la televisión de Reino Unido no son una casualidad y es por ello por lo que vamos a intentar destacar los puntos en común que existen entre las distintas producciones y las tendencias que están determinando el presente de la ficción británica.

REINTERPRETAR LOS CLÁSICOS

Reino Unido es un país con una enorme tradición literaria que se ha trasladado generación tras generación hasta nuestros días. El legado de autores como William Shakespeare, Bram Stoker, Oscar Wilde, Mary Shelley o Arthur Conan Doyle sigue más vivo que nunca gracias a una fuente de material original que ha servido para innumerables adaptaciones.

series britanicas

Sin embargo, cuando hablamos de obras tan conocidas e historias que se han contado en tantas ocasiones, es necesario que los guionistas sean capaces de ofrecer algo diferente que atraiga y motive a los espectadores. Mark Gatiss and Steven Moffat son dos de los profesionales que mejor han puesto en práctica este concepto con su versión actualizada de SHERLOCK. Una serie que nos mostraba una reinterpretación de las aventuras clásicas escritas por Conan Doyle a través de una narrativa visual desbordante e hiperestilizada.

Otra de las series que ha sabido sacar el máximo partido de los monstruos clásicos y el imaginario de la literatura británica para mostrar una serie nunca antes vista es PENNY DREADFUL. La serie cuenta los orígenes de personajes como doctor Frankenstein, Dorian Gray o Drácula en el Londres victoriano combinando el terror gótico con la fantasía de una forma nunca vista.

EL HUMOR BRITÁNICO PUEDE ENCAJAR BIEN CON EL DRAMA

La dramedia es uno de los géneros más de moda en el panorama de la ficción internacional y los guionistas y humoristas británicos tienen buena parte de la culpa a la hora de sentar las bases de este género. Se trata de algo particularmente complicado porque combina dos elementos como la comedia y el drama que, en principio, pueden parecer antagónicos. El verdadero reto del guionista está en encontrar el tono adecuado, el balance perfecto y el pulso a la historia para que los espectadores se diviertan a la vez que empatizan con personajes generalmente atormentados.

El humos británico tiene una larga tradición y ha explorado numerosas vertientes. La dramedia actual es, posiblemente, la gran heredera de las obras satíricas clásicas. Sin embargo, el género ha virado en una dirección más seria, profunda y melancólica a la hora de abordar temas como la depresión, el alcoholismo, la muerte. Se puede decir que la nueva oleada de dramedias británicas han renunciado parcialmente al uso de gags recurrentes en pos abordar temáticas más serias y transmitir un mensaje.

series britanicas

Desde la familia desestructurada, los problemas económicos, con el alcohol y las drogas de SHAMELSS de Paul Abbott, hasta ejemplos más recientes como la exploración de la crisis vital de Phoebe Waller-Bridge en FLEABAG, el duelo y la depresión de Ricky Gervais en AFTER LIFE o la crisis de los refugiados en Europa explorada en clave cómica por Rufus Jones en HOME. Los guionistas británicos han encontrado en esta mezcla de géneros la vía perfecta para contar historias relevantes, sin caer en frivolidades y no dejar de entretener a la audiencia en ningún momento.

LA DISTOPÍA FUTURISTA COMO MEDIO PARA ENTENDER NUESTRO PRESENTE

La televisión británica tiene una dilatada tradición en el género fantástico y de ciencia ficción gracias a uno de los mayores y más longevos iconos británicos, el Doctor Who. Desde su estreno en 1963, la serie ha influido en generaciones de aficionados y ha creado una de las mejores escuelas de guionistas, productores y actores del país. Doctor Who marcó un antes y un después en la ciencia ficción y en la cultura británica.

En los últimos años, son distintas las series que han recogida la tradición sci-fi británica y se han alejado de la vertiente más escapista para emplear el género como vía para entender nuestra realizar e incluso para anticipar nuestro futuro. Probablemente el nombre más destacado sea el de Charlie Brooker que ha utilizado BLACK MIRROR para hablar de las inquietudes presentes y futuras y sobre los efectos de la tecnología en nuestro modo de vida y en las relaciones personales.

BLACK MIRROR es el ejemplo más popular de esta tendencia, pero no es el primero ni será el último. Dennis Kelly utilizó UTOPIA para hablarnos de algunas de las peores pesadillas de nuestro tiempo con un enfoque laberíntico y conspiranoico pero que mantenía a la informática y a la superpoblación como terroríficos anclajes de nuestro presente.

series britanicas

El último en cosechar grandes éxitos con este acercamiento al género ha sido Russell T Davies, uno de los guionistas y productores británicos con mayor trayectoria en el fantástico y la sci-fi con producciones como The Second Coming, Torchwood, The Sarah James Adventures y, especialmente, el regreso de Doctor Who en su etapa moderna. Su última serie, YEARS & YEARS sigue quince años de convulsos cambios políticos, económicos y tecnológicos desde el punto de vista de una familia británica. Una historia que habla de nuestro presente y futuro de una forma tan certera y clarividente que se vuelve terrorífica por momentos.

CREA PROTAGONISTAS COMPLEJOS

Escribir personajes con una cierta complejidad psicológica es uno de los mayores retos a los que se enfrenta todo guionista, pero es una de las tareas en las que puede encontrar una mayor recompensa. Es importante que tu serie tenga un reparto coral bien definido, sin embargo, el hecho de tener un protagonista complejo con el que la audiencia llegue a sentirse identificada puede conseguir que tu serie cale en el imaginario popular como algo memorable.

Una de las lecciones que nos han enseñado algunas de las series británicas de mayor éxito de los últimos años es que las historias no tienen que tratar necesariamente sobre buenos y malos. Los protagonistas no tienen que encarnar el bien absoluto y pueden ser personajes complejos y con contradicciones. La capacidad para cometer errores, aprender de ellos y evolucionar es algo que humaniza a los personajes y genera un sentimiento de empatía en los espectadores.

series britanicas

Seguramente habréis escuchado a muchas personas comentar que el personaje de Phoebe Waller-Bridge les genera antipatía en un primer momento y no se trata de una casualidad. Es un personaje muy imperfecto, que tiene que lidiar con sus demonios y tendencias autodestructivas que comprometen sus relaciones personales o su vida laboral. Pero es un personaje con tal magnetismo que el espectador no la abandona por una primera impresión fría, sino que decide acompañarla en su viaje y acaba implicándose emocionalmente con ella.

NUEVAS SERIES PARA NUEVOS FORMATOS, NUEVOS SOPORTES Y NUEVOS HABITOS DE CONSUMO

Posiblemente nunca ha habido un mejor momento para escribir ficción como ahora. Sin embargo, la industria audiovisual es un negocio en continua transformación y es por ello que muchos de los dogmas para escribir televisión se han visto alterados y algunos de ellos simplemente han dejado de tener sentido.

Los guionistas deben ser conscientes de que no existe una fórmula perfecta y de que la era del streaming ha cambiado las narrativas. Las series ya casi no se consumen de manera semanal, sino que vivimos en la era de la inmediatez y la globalización. Los guionistas deben ser capaces de captar la atención de audiencias cada vez más masificadas, variadas y con tendencia al binge-watching.

series britanicas

Es por ello por lo que ahora no es tan prioritario terminar los episodios con un gran cliffhanger que eleve la tensión y la intriga de los espectadores lo suficiente como para que regresaran la próxima semana para ver un nuevo episodio y mantener así los índices de audiencia. Ahora, las series siguen teniendo que ser adictivas y mantener la atención de los espectadores pero la tendencia al bing-watching permite que algunos guionistan opten por una narrativa más reflexiva y doten de mayor complejidad a sus historias.

Los guionistas británicos han demostrado gran talento y versatilidad a la hora de adaptarse a los nuevos tiempos para seguir creando series de referencia y abarcando una amplia variedad de géneros. Así lo han demostrado éxitos tan distintos como los thriller adrenalíticos de Jed Mercurio (Line of Duty, Bodyguard), el gran drama histórico de Peter Morgan (The Crown) o la ácida y versátil comedia de Phoebe Waller-Bridge (Crashing, Fleabag, Killing Eve).

series britanicas

Category: Filmarket Hub

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub