¿Cómo calcular el valor de producción de tu guión?

Hacer películas es un arte muy costoso. Hay muchos gastos a tener en cuenta; cada película es como empezar una pequeña empresa desde cero: hay que pagar a todo el equipo que trabaja en ella durante meses o a veces, años (depende de la magnitud de la producción, no es la norma), las estructuras que van a permitir que hagamos nuestro proyecto: desde las oficinas de producción, a los estudios de rodaje a los servicios de catering y limpieza para no tener que preocuparse de qué comer o quién va a limpiar cada día, todo esto son gastos que hacen aumentar nuestro presupuesto. Es complicado pasar de la escritura de una historia a cuantificar eso en números y valores reales.

Sin embargo, vamos a intentar situarnos en cómo establecer el valor aproximado de un guión, de cara a realizar un pitch o venta del proyecto. No estamos hablando de tener conocimiento al nivel de un director/a de producción, sino de tener una idea del valor de las cosas.

Hay varios valores que son clave a la hora de establecer el valor económico de una película:

  • Género
  • Dirección
  • Casting
  • Localizaciones

Género

El tipo de historia que vayamos a contar marcará qué tipo de película queremos hacer. Si nos decantamos por un drama histórico o una historia de ciencia ficción, nuestro presupuesto va a irse al tipo de películas de “gran presupuesto”, ya que requiere de un gasto superior en materiales y efectos especiales:

  • Vestuario de época: hay que alquilarlo o crearlo, para que parezca lo más auténtico posible, eso no es barato.
  • Maquillaje y peluquería: al igual que el vestuario, requiere de expertos que sepan ambientar a los actores en la época escogida.
  • Localizaciones históricas: en muchos casos, vetadas al público, se tienen que pagar sumas cuantiosas por su alquiler (a menos que se ceda de forma gratuita, cosa que no suele pasar).
  • Ambientación: el trabajo del equipo de arte para transformar una localización, ya de por si histórica, en algo que parezca sacado de la época en cuestión en que sucede la historia, lleva mucho trabajo, tiempo y dinero.
  • Borrado de elementos modernos: en muchas ocasiones hay un trabajo de “borrado” digital de elementos que no se pueden eliminar de otra manera: semáforos, cables eléctricos, vallas publicitarias… cualquier elemento que no encaje con el período en el que estamos situando nuestra historia.
  • Efectos especiales: es sabido por una gran mayoría de gente que los efectos especiales son muy caros de realizar. Un segundo en pantalla de éstos cuesta cientos de miles de dólares/euros, por lo que si escribimos una historia en el espacio o en un lugar que requiera de elementos sobrenaturales o inventados, nos saldrá caro.

Por otro lado, si escribimos un drama intimista sobre una familia, en la que tengamos a 5 o 6 personajes, sin extras, con pocas localizaciones, y una duración de 90 minutos, nuestro presupuesto se reducirá drásticamente, ya que estaremos recurriendo a elementos que se pueden encontrar fácilmente, donde probablemente no se tengan que pedir muchos permisos para rodar, ni se tengan que buscar localizaciones históricas, ni elementos extravagantes de vestuario, ambientación o maquillaje.

Dirección

Cuando hablamos sobre el departamento de dirección, no me refiero únicamente al director, que siempre será una figura que cobre uno de los sueldos más altos, sino a todo lo que tiene que ver con la planificación de un rodaje.

En función del género de la película, se planificará también un tipo u otro de forma de rodar las diferentes escenas y secuencias. ¿Qué significa esto? Pues que el estilo de rodaje, no sólo vendrá marcado por el estilo personal del director, sino por el tipo de película e historia que se va a contar. Si estamos ante un drama histórico (por seguir con el mismo ejemplo), con una guerra de por medio, sabemos que seguramente se buscará rodar grandes escenas épicas, con cientos de extras, encuadres de cámara panorámicos, aéreos, zooms y escenificaciones complejas que requerirán, no sólo de cámaras especializadas, sino también de profesionales que sepan usarlas, es decir, que todo requerirá de un presupuesto superior. Por el contrario, una película de historia más sencilla, la de la familia como el ejemplo anterior, probablemente tenga una planificación de secuencias y planos más sencilla, menos cámaras, equipo de luz y menos efectos especiales, por tanto, un menor presupuesto.

Otro tema es el de las escenas con muchos extras. Esto significa vestuario, maquillaje y peluquería, así como catering para todas estas personas que vendrán para grabar unas cuantas escenas durante el rodaje. Si se trata de una película de época, de ciencia ficción o género fantástico, tendremos que vestir a toda esta gente con trajes especialmente hechos o alquilados, no será lo mismo que si producimos una película situada en el presente, donde el vestuario para todos esos extras puede salir más económico y resultar más fácil de conseguir, incluso podemos pedirles que traigan su propia ropa, si estamos en un rodaje de muy bajo presupuesto.

Y esto nos lleva a nuestro siguiente punto, el del casting o reparto.

Casting

Una de las partidas más altas en cualquier presupuesto de película es la del reparto o casting. Los actores principales y secundarios son los que suelen cobrar mayores sueldos, como ya es sabido (dependiendo de la fama o reputación que tengan, lo rentables que se suponga que son etc.).

Si se trata de una película independiente, con poco presupuesto, pero con guión brillante, con papeles buenos, etc., el act@r de turno, en función de quien sea, estará dispuesto a trabajar por poco, ya que valorará más la exposición que pueda recibir con ese papel tan bien escrito, que el cobrar un sueldo alto. Lo importante aquí es que dependiendo de a quién queramos para nuestros personajes, nuestro presupuesto subirá o se mantendrá. Si apostamos por actores desconocidos, éstos se adaptarán, probablemente, a casi cualquier cosa, ya que el poder hacer una película les dará una exposición nunca recibida antes (o casi). Si queremos apuntar más alto, a por actores conocidos, tenemos que tener en cuenta que habrá que:

  1. Tener un guión tan bueno que les llame la atención entre el resto de ofertas que reciban.
  2. Negociar con su agente un contrato en el que su sueldo no se coma todo nuestro presupuesto (si éste es bajo). Es decir, habrá que convencerles de que hagan la película por lo mínimo para ellos y lo máximo permitido dentro de nuestro presupuesto.

La idea principal es que, al ser uno de los valores más visibles de tu proyecto, tenderá a ser una partida importante de tu presupuesto, a menos que, como ya hemos dicho, todo el mundo se adapte a un sueldo simbólico, si la película lo requiere.

Localizaciones

Para finalizar, hablaremos de las localizaciones, esos lugares externos al estudio o plató de rodaje, donde cada vez se ruedan más películas.

Este es un tema sobre el cual los detalles técnicos y burocráticos se suelen desconocer bastante, hasta que nos encontramos con la compleja realidad del asunto.

¿Dónde queremos rodar nuestra película? ¿En un plató o en localización real? Teniendo en cuenta el tipo de proyecto, volviendo al género… si es de época tendremos que ser inteligentes en cuanto a cómo ambientar dónde pasa cada escena de la película. ¿Nos sale más a cuenta crear un set desde cero en un estudio de rodaje o hay localizaciones reales que nos puedan servir y salir más a cuenta?

En caso de que queramos ir a por localizaciones reales, habrá que valorar lo siguiente:

  • Establecer contacto con la Film Commission local para gestionar los permisos de rodaje en espacios públicos.
  • Si se trata de una casa o edificio, habrá que contactar a sus dueños o a la agencia que los lleva, para negociar un precio de alquiler por días de rodaje (sí, normalmente se cobra por rodar en lugares privados).
  • Si hay que cortar calles, avenidas…habrá que gestionarlo con la policía local, quienes se encargarán de controlar el tráfico durante las horas que nos permitan realizar los cortes.

Todo esto suma a la hora de calcular nuestro presupuesto. Al final, la idea que te tiene que quedar clara es que cuanto más compleja sea nuestra historia en cuanto a lo que necesita de valores de producción, más dinero nos costará.

Es por eso que podemos ver muchas óperas primas que siguen un patrón determinado:

  • Pocos personajes
  • Pocas localizaciones, muchas veces reducidas al interior de una casa o piso u otro tipo de edificio donde se pueda desarrollar la historia. También puede ser que se usen muchos exteriores, que en lugares como España, si son públicos, habitualmente no se cobran, solamente se tiene que obtener el permiso municipal para rodar.
  • En definitiva, historias sencillas a nivel de rodaje y planificación.

Algunos ejemplos:

  • Verano, 1993
  • Amar
  • Júlia Ist
  • La Llamada
  • El secreto de Marrowbone
  • Órbita 9
  • Pieles
  • Tarde para la Ira
  • Todas las canciones hablan de mí
  • La herida
  • El Orfanato

En la siguiente entrega vamos a plantear un ejemplo y analizarlo des del punto de vista de producción, para que veas cómo lo han hecho equipos de películas noveles.

Category: HerramientasIndustria

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Alex Barraquer