Post-it desarrollo tratamiento

El tratamiento cinematográfico Consejos prácticos para escribir el tratamiento de un largometraje

Recientemente Filmarket Hub ha empezado a aceptar y recibir en su mercado de online el tratamiento como versión previa del guión.

Este sería pues un buen momento para intentar aclarar el concepto de tratamiento, pues no habiendo unas reglas muy rígidas, puede generar dudas al respecto de su contenido y forma.

El tratamiento es un amplio resumen del argumento de un proyecto en una forma cercana al relato. Sería una fase intermedia del desarrollo de tu historia, más amplia que una sinopsis pero previa al desarrollo del guión literario.

El estilo

El tratamiento de un largometraje lo conforma la descripción de las acciones que se suceden desde el inicio hasta el final. Suele estar escrito en presente y en tercera persona, aunque puede incluir algunos diálogos en estilo indirecto y entre comillas.

Éste debe ser lo más visual posible, sin incluir tecnicismos narrativos (como la división en actos), pero, siempre y cuando sea imprescindible, puede llegar a incorporar tecnicismos cinematográficos (como movimientos de cámara).

Así mismo, es importante que con cada nuevo personaje se escriba su nombre en mayúsculas y se incluya una breve descripción. También hay que empezar a delimitar los espacios en los que se desarrollará la acción, lo cual será de ayuda para empezar a apuntar el presupuesto.

En esencia, como narración completa detallará dónde y cuándo sucede la acción, qué personajes participan y cómo se relacionan…

Este relato suele estar escrito en interlineado sencillo y dejando al final de cada párrafo un espacio extra. Su estilo debe ser conciso y evocador, principalmente empleando verbos y evitando cadenas de adjetivos.

Tipos básicos de tratamiento:

Fundamentalmente, existen dos tipos básicos de tratamiento, dependiendo en torno a qué se articulan.

  • Por nudos de acción: en un estilo más cercano al relato se relata la historia mediante la sucesión de párrafos, que no necesariamente se corresponden con actos o secuencias.
  • Por secuencias: aquí ya se apuntan las secuencias que se van a desarrollar posteriormente en el guión literario, habitualmente precedidas por una cabecera. Esto permite visualizar más claramente la estructura de la historia y apuntar las necesidades de producción.
Fragmento de tratamiento de E.T.
Fuente: www.simplyscripts.com

En cualquier caso, el tratamiento describirá las acciones que suceden de manera concisa, incluyendo solamente aquellos detalles que sean significativos para la trama o que contribuyan a generar el tono de la historia.

Los tratamientos cinematográficos suelen girar en torno a las 25-45 páginas, en las cuales se incluyen la presentación, las secuencias de acción y sus puntos de giro y la resolución.

En síntesis, este documento de trabajo (incluso de venta) contribuye a desarrollar la historia y a estructurarla, por lo tanto es el momento en el cual se puede prestar a incorporar saltos temporales de un primer borrador de la historia, escrita probablemente en orden cronológico.

Finalmente, cuando demos el paso a convertir uno de nuestros tratamientos en guión nos veremos obligados a simplificar, pues en esencia los guiones muestran a los protagonistas “haciendo cosas”. En esta línea puedes leer más acerca de guiones literarios y su formato en posts anteriores de Filmlab.

Pero vayamos paso a paso, ¿a qué esperas para empezar a desarrollar tu tratamiento?

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Marta Ávila