Cómo Hacer que “Parezca una Película” Un repaso de la magia del valor de producción

Todo aspirante a director, guionista, cinematógrafo o productor pasa por un momento muy particular de felicidad y orgullo. Es ese momento cuando alguien ajeno al proceso te dice que tu proyecto parece una película.

El cine tiene la cualidad de funcionar en un lenguaje más allá del escrito. Cuenta con muchos ritmos y muchos planos. El resultado final si bien puede terminar en Youtube al lado de blogs y vídeos de gatos, puede alcanzar una textura profesional digna de meses de trabajo. El cine funciona de forma subliminal. Pocos pueden decirte exactamente lo que disfrutan de una película, de la misma manera que pocos pueden decirte qué les gusta en una moto o un descapotable.

Afortunadamente estas capas tienen un nombre: Valor de producción. Un proyecto no tiene que hacer todo bien, tiene que hacer lo que se propone. Pero para conseguirlo hay un par de cosas que marcan la diferencia.

Location Location Location

Todo guión se desenvuelve en una localización. Tener un espacio donde se desenvuelva tu historia de una forma creíble ayuda a todo el mundo. Ayuda al espectador a entender la historia, ayuda al director a entender cómo contarla y ayuda a los actores a meterse en el personaje. Pero existen trucos. En ocasiones, un hospital no es mucho más que un pasillo y una camilla y un castillo no es más que un plano de establecimiento y una pared de piedra. Una gran localización es saber lo que necesitas de un lugar para contar tu historia.

Piensa en una oficina de película. Hay libros, sillas grandes y escritorios de roble. Ahora piensa en las últimas oficinas en las que has estado. Hoy en día una oficina no tiene más que un par de sillas de Ikea y unos tablones de madera. Pero así no son las oficinas en el cine. Lo que parece el desembarco de la capital de los Siete Reinos no es más que un pequeño muelle en Croacia.

dock

Un Buen Ángulo

La cámara es el ojo del cine. Entender el lenguaje cinematográfico es crucial en cualquier proyecto. Muchos cortos y teasers terminan en la papelera de reciclaje porque usan ángulos de TV, los planos no cuentan una historia y no generan un vínculo visual que el espectador asocie con otras obras de calidad.

No todos los proyectos se pueden o tienen que rodar con una cámara de cine. Michael Mann puede rodar un asalto a un banco que nos dejaría sudando fríos con un iPhone. Más allá de las herramientas, Mann entiende el ritmo del cuadro, por eso ha jugado con vídeo y celuloide a lo largo de su carrera.

Recuerda que cada plano que te dispones a rodar te cuesta tiempo, dinero, esfuerzo y muchos más recursos. Trata que todo lo que grabe la cámara sea valioso y le hayas puesto creatividad y cariño. Los rellenos siempre serán rellenos. Aprovecha que el cine digital llegó para quedarse y edúcate sobre las posibilidades que tienen las cámaras de hoy en día, será como hablar un nuevo idioma.

La Caracterización

Es difícil de hablar de todo lo que ocurre delante de la cámara sin mencionar a los actores. Cometer el error de escoger a la persona equivocada puede matar a tu proyecto. No solo es cuestión de talento, esfuerzo o trabajo, es una cuestión de credibilidad. Los personajes funcionan en 3 dimensiones:

  • Cómo se ven. (su ropa, actitudes, gestos)
  • Sus decisiones. (a quienes aman, a quienes odian, las cosas que hacen)
  • La profundidad. (cómo los dos puntos anteriores se relacionan, justifican y hacen creíble al personaje)

Por eso todo lo que es tu personaje tiene que salir en pantalla por un motivo. Si tu personaje es joven, viejo, gordo, atractivo, feo o cualquier cualidad que resulte tener, tiene que ser justificada. Toda la información que recibe el espectador tiene que tener un objetivo. Los grandes actores son tan buenos interpretando emociones falsas como ocultando las verdaderas. Y ese es el verdadero mensaje de este post. Les dejo una lista de actores británicos.

Varios de estos personajes son más que un acento fingido, se han convertido en iconos de las ciudades de donde provienen.

Existe un capítulo de los Simpsons donde la ciudad hospeda el rodaje de la película del Hombre Radioactivo. Los niños ven a un hombre pintando un caballo de blanco con manchas negras y tienen este intercambio.

¿Señor, por qué no usan vacas de verdad?

Las vacas no lucen como vacas en las pelis. Hay que usar caballos.

¿Y qué hacen cuando necesitan algo que se parezca a un caballo?

Amarramos a un montón de gatos.

Esa es la magia del cine.

 

 

Category: HerramientasIndustria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Cristian Caroli