¿Cómo hacer un logline efectivo?

Hace dos semanas en Filmarket Hub celebramos la segunda edición de nuestro evento de pitching, Pitchbox 2015. Un evento donde 7 proyectos de largometraje se presentaron a productoras y distribuidoras. Cada uno de ellos tuvo 7 minutos para presentar su película, además de disponer de una sesión de networking en la que hablar más tranquilamente con las productoras, algo que sin duda aprovecharon. Haber trabajado todos los aspectos de pitching y venta del proyecto concluyó en nombrosas peticiones de guión.

En ocasiones es posible que se tenga tiempo de sobra para hablar de un proyecto, como fue durante la celebración de Pitchbox. Pero la verdad es que cuando te encuentras cara a cara con un productor en un festival, un mercado o en un evento de industria, lo más habitual es tener muy poco tiempo para explicarle tu película (documental, serie…) y cada palabra que digas, cuenta. Y mucho. Por ello, es muy importante tener un logline realmente efectivo que llame su atención. Pero, ¿qué es un logline? En resumidas cuentas, es el concepto de tu película rebajado a dos o tres frases. Así de simple y así de corto.

Es importante tener un buen logline ya que es una herramienta muy útil que se utiliza en la industria del cine (especialmente en Estados Unidos) de cara a vender la idea global de tu proyecto. Tirás el anzuelo a ver si un productor pica y quiere saber más acerca de tu historia. En la industria anglosajona está tan extendido que el logline es en muchas ocasiones lo primero que se solicita acerca de un proyecto. Más adelante ya vendrá la sinopsis.

Al hablar de nuestros proyectos, nos encanta explicar cosas y más cosas pero, en muchas ocasiones, termina siendo contraproducente porque lanzamos elementos sin orden ni control y el oyente termina perdiéndose en un mar de ideas e información. Hay que dejar al oyente con las ganas de saber más, y el logline es perfecto para ello. No obstante, éste debe estar muy bien estructurado y explicar claramente ciertos elementos para que el productor vea que detrás de esas dos o tres frases realmente hay una historia con recorrido e interés.

¿Qué historia cuenta? ¿Quién o quiénes la protagonizan? ¿Qué buscan? ¿Qué obstáculos encontrarán? ¿En qué contexto? Estas son las preguntas principales que un logline debe responder para entender qué película estamos vendiendo. Es importante saber que un logline no debe contar la historia, sino VENDER la historia.

El proceso para captar el interés del oyente.
El proceso para captar el interés del oyente.

Pongamos algunos ejemplos de un logline:

“Un chico y una chica de distintas clases sociales se conocen y enamoran poco antes de que el barco en el que viajan se hunda convirtiéndose en una de las mayores tragedias de la historia”.

“Un abuelo visita a su nieto enfermo para leerle un cuento. Una de las mayores historias de amor jamás contadas llena de duelos a espada, gigantes, milagros, venganza y amor verdadero”.

“En pleno post-franquismo, dos agentes de policía son enviados a las marismas andaluzas para resolver la desaparición de dos hermanas en un lugar en que todo el mundo oculta secretos”.

Hay momentos en que no se dispone de tiempo suficiente para hacer un pitch de varios minutos. En esas situaciones, el logline puede ser ese recurso que te impida perder una oportunidad, ser ese anzuelo que despierte la curiosidad en un productor.

 

Filmarket Hub

Facebook & Twitter

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub