¿Cómo trabajan los productores con los guionistas?

Todos queremos que un productora “compre” nuestra película pero, ¿qué sucede cuando llega ese momento? ¿Cómo es la relación que se establece entre creador y productor? ¿Es real esa mitología que nos imaginamos en la que el guionista defiende a cada y espada la integridad de su obra y el productor es alguien que solo piensa en rebajar costes y hacer cambios que desvirtúan la historia? Al igual que cada guionista tiene su librillo, cada productor tiene su forma de trabajar y para explicar cómo es esta relación entre productor y guionista hemos querido hablar con productores españoles para que echen un poco de luz en esta relación.

Xavier Granada, productor de La Estrella y El Cadáver de Anna Fritz, explica que “como productor, me adapto al talento con el que trabajo, con lo que hay infinidad de sistemas o métodos. Siempre depende de la combinación del talento, incluyendo al director. Durante los primeros años como productor trabajé directamente con guionistas desarrollando historias, pero actualmente prefiero hacerlo con un director ya en el equipo, o directamente con guionistas-directores, algo muy común en nuestra industria. Creo mucho en la re-escritura cuando es necesaria, y en la buena comunicación. Me gusta conversar y pedir documentos explicativos sobre qué quiere contarnos el guionista (y el director), antes de entrar a analizar el guión y trabajar en posteriores revisiones o nuevas versiones”.

Sin duda una forma de trabajar distinta a la que emplea Vicky Marcó en la productora Dream Team Concept: “Normalmente el guionista nos manda el guión, a todos los que estamos implicados en el proyecto. Entonces, hacemos una lectura individual y después de cada lectura, cada uno escribe un e-mail dando su opinión, tanto la parte positiva, remarcando los puntos fuertes de la historia, como las críticas constructivas. En los puntos donde la mayoría coincidimos es donde creemos que algo falla y entonces entre todos pensamos qué podemos hacer para mejorar esa parte del guión”.

Bryan_Cranston-2015-Trumbo

Pero, ¿los productores se implican en el desarrollo del guión? La respuesta es un SÍ rotundo. Granada explica que “para mí no tiene sentido producir una película (o cualquier producto audiovisual) sin tener bien desarrollada la historia, sin un buen guión no se puede avanzar (al menos en el tipo de películas que acostumbramos a producir). Además, el desarrollo es la etapa que permite trabajar codo con codo a director, guionista y productor para definir no sólo el guión sino muchos aspectos que deberán quedar reflejados en la película y que afectan a todo el proceso de producción, distribución, marketing…”. La implicación del productor es indispensable pero también una actitud abierta por parte del guionista como bien explica Marcó; “Deben implicarnos tal y como nos gusta trabajar, con guionistas abiertos a posibles cambios en el desarrollo de la historia. Esto no significa que todo lo que leemos lo queramos modificar pero sí que valoramos una postura positiva ante posibles cambios. Ellos escriben y nosotros debemos levantar el proyecto económicamente así que si hay que hacer cambios en el guión porque la producción es muy cara y hay que recortar, pues se hace. O si en algún momento no se acaba de entender parte de la historia o hay algún diálogo que queramos modificar nos gusta poder opinar con tranquilidad sin tener miedo a ofender”.

El talento, la profesionalidad, la ilusión, la coherencia, tener una mente abierta y ser un buen oyente son algunos de los elementos que más valoran los productores en un guionista.

A menudo uno se pregunta si una productora prefiere trabajar con un guión o un tratamiento a lo que ambos productores coinciden en el guión aunque hay situaciones en las que puede ser mejor hacerlo con un tratamiento. “Prefiero leer un guión, para poder entender mejor lo que se busca pero con guionistas con los que ya he trabajado anteriormente, o más experimentados, un tratamiento para empezar puede ser suficiente”, detalla Granada. Un escenario con el que Marcó concuerda dado el sistema de trabajo usado en Dream Team Concept; “Si la historia no nace en la productora prefiero que el guión ya esté desarrollado sobretodo si no conozco el guionista y nunca he trabajado con él. Pero si la idea de la historia es interna, es decir, de la productora, entonces es mejor empezar con un tratamiento, así todos podemos dar nuestra opinión e ir valorando el guión desde su nacimiento”.

¿Y ante los puntos de visto opuestos entre creador y productor? “Dialogas, negocias… Intentas entender el punto de vista del talento, pues la historia le pertenece al guionista y, en su caso, al director. Pero debemos llegar a un punto de encuentro, porque si me desconecto de una historia, no tiene mucho sentido producirla”, explica Granada. Para Marcó, cuando se trata de guionistas y directores inexpertos, “si hay puntos opuestos y el guionista se cierra a posibles cambios o decide que si él no es el director de la película que ha escrito no quiere hacer el proyecto, optamos por no producirlo. Es una lástima pero es mejor evitar problemas por falta de entendimiento desde el principio. No obstante, en ocasiones esta relación es fantástica. Trabajamos con un guionista de renombre, ganador de 4 Goyas, que escuchó las propuestas de todos los que trabajamos en el proyecto, valoró los cambios, que entre todos creímos oportunos, y modificó el guión tal y como acordamos entre todos. Eso es saber trabajar en equipo, tener la mente abierta y aprender cada día más de uno mismo y de los compañeros con los que trabajas. Las historias se enriquecen cuando hay más mentes pensando y aportando ideas”.

Podemos decir que si hay algo en lo que productores y guionistas se ponen de acuerdo es en la importancia de las ayudas al desarrollo de guiones. Para Xavier Granada “hubo épocas mejores con las ayudas a guionistas individuales y después a productoras para el desarrollo de los proyectos (que incluye mucho más que la escritura del guión). En Catalunya se han reimplantado estas ayudas, y esperemos que a nivel nacional se recuperen pronto. El apoyo por parte de las televisiones, agente vital en la financiación del cine español, sería muy bienvenido. Ya se realiza en caso de coproducciones por parte de las televisiones privadas, que yo sepa, en algunos casos, pero una línea de apoyo para conseguir mejores proyectos sería muy bueno”.

Granada menciona algo que desde Filmarket Hub ya hemos dicho alguna vez y es que “la profesionalidad y la experiencia, así como la comprensión de la realidad de la industria audiovisual, son aspectos que ayudan mucho a la hora de trabajar con un guionista”.

Category: Industria

Tags:

4 comments

  1. Una visión bastante sensata. Uno debe confiar en la capacidad de creación de los demás, el talento individual cuando se fusiona con lo colectivo crece de manera exponencial, siempre y cuando se trabaje con gente profesional y noble.

    1. ¡Hola Laura!

      Si lo que quieres es presentar tus guiones a productores puedes hacerlo a través del mercado online de guiones de Filmarket Hub 🙂

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Marc Agues