¿Conoces la industria tanto como crees?

Cuando un creativo, guionista o director le enseña su idea a un productor.

Hace unas semanas en Filmarket Hub, organizamos unos talleres del “arte del pitching” y el “storytelling” con una invitada argentina, Marian Sánchez, y fue una experiencia muy interesante. Marian no sólo compartió técnicas importantísimas de pitching a los guionistas y directores que asistieron, sino que también aportó valiosos consejos para abordar a un productor cuando se le presenta un proyecto.

Es importante saber abordar a un productor

Pero, ¿saben realmente los creativos acercarse a uno? ¿Cómo hablarle, cómo presentarse, cómo tomarse su valoración? Tengo la impresión de que la mayoría de las personas no lo saben o están un poco perdidos en esto. Marian comentaba en su taller que fundamental para que un pitch triunfe: Know your industry, conocer tu industria y eso incluye conocer bien la producción.

Como ya he dicho, la gran fortuna que estoy teniendo con Filmarket Hub es que conozco diariamente personas interesantísimas del sector cinematográfico. Un día estoy hablando con un productor y su éxito de taquilla y al otro con un guionista y las estrategias para encauzar su guión. Soy como una celestina entre ambas partes y en los últimos meses he observado que en nuestra industria trabajan miles de profesionales que no se conocen entre si. No existe una comunicación fluida entre ambas partes cuando realmente el uno sin el otro no puede existir.

Cosas que creo que un creativo, guionista o director, debería saber de su industria.

1. No se puede meter a todos los productores en un mismo saco. Existe una tendencia a generalizar y a equiparar la producción con “mordor” cuando es el mayor error que un creativo puede cometer, principalmente porque es algo que le bloquea y no le permite avanzar en el desarrollo de su proyecto. No podemos negar que hay productores que no deberían ejercer la profesión y muchos otros que utilizan frases para salir del paso que se marcan como fuego en los creativos. Sin embargo, tampoco es correcto no tener criterio y repetir lo que la mayoría dice. Una cosa es –personas ejerciendo mal una profesión– y otra muy distinta es el –ejercicio de la profesión-. Está claro que cuando hablo de “conoce tu industria” me refiero a la profesión y no al profesional. Aún así es importante remarcar este punto porque ayudará a los creativos a conseguir otra perspectiva. La actuación de unos pocos no condiciona al resto de profesionales. En España se cree que los guionistas no saben escribir otras historias que no sean de la guerra civil, ¿es cierto esto? Hay que trabajar el criterio y aprender a separar las cosas.

2. Conocer los procesos de producción. Una vez entendido que un productor no es todos los productores, hay que tomarse el tiempo para entender el ejercicio de la producción. ¿Cómo funciona realmente? ¿Cuales son los procesos, los riesgos y la responsabilidad que asume el productor cuando coge un guión?¿Cuáles son los pasos a seguir para convertir mi guión en un proyecto de película?¿Cómo se financian la películas? ¿Qué derecho asume el productor?¿Cómo se amortiza una película? ¿Por qué eligen algunas historias y otras no? La respuesta fácil y mal enfocada, “es que sólo les interesa el dinero” cuando en realidad la respuesta a todas estas preguntas es mucho más complicada de lo que parece e imposible de exponer en un simple párrafo. Estamos hablando de muchos procesos administrativos y de valores de producción que se tienen que alienar para dar luz verde a una producción o no.

3. No subestimar la financiación. Es un error pensar que cuando una persona o institución con capital no aportan el mismo son unos “malos”, “Total, con todos los millones que tiene qué más da”. Insistiré en el concepto de criterio y no dejarse llevar por lo que dice la mayoría. Un guión o un proyecto tiene que currarse el capital, ganárselo porque es lo que merece la idea. “Un qué más da” es des-valorizar la idea, cuidado aquí. Entonces, un productor debe saber dónde está el capital y cómo vender ese guión para conseguirlo. Esto no significa que le sea fácil hacerlo. Puede parecer que a unos se les da mejor que a otros, pero la realidad es que la búsqueda de financiación es la tarea más difícil e ingrata de todas. Por no agregar la gran responsabilidad que esto supone a la productora. Dentro del proceso de selección de guión y financiación ocurren una serie de valoraciones y pequeños matices entre cada tipo de financiación que un productor puede tener en la cabeza pero un creativo no. Por simple lógica, al igual que un productor no se especializa en escribir un segundo acto de un guión con tramas entrelazadas donde se ve una patente transformación del personaje principal, el guionista poco sabe de cuánto dinero se requiere para recrear ese segundo acto, que proveedores se podrían utilizar, cuánto equipo técnico se tiene que contratar, el impacto que generará ese segundo acto en la audiencia por lo que seguramente se podría sacar tanto número de copias en los cines, o como mejor aconseje el distribuidor, lo que permitirá tal número de espectadores llegando acumular el dinero necesario en taquilla para amortizar ese segundo acto. Las películas se tienen que amortizar. Este proceso, que en realidad es muchísimo más complicado y largo de lo aquí expongo, es lo que el productor tiene que realizar cuando elige un guión. Por eso, antes de levantar semejante empresa y correr el riesgo de su reputación, de sus empresa y su patrimonio, simplemente quieren buscar una idea que sea viable y que le guste.

4. La financiación se tiene que ganar. Muchos dirán “Obvio”. Pero es que no es tan obvio. A nuestra plataforma llegan proyectos con presupuestos de 1,5 ó 3 millones de euros con trabajos de packaging compuestos de: un dossier explicativo de pocas páginas, un guión en tercera versión y sin ningún trabajo audiovisual o fotográfico. ¿Dónde quedó el presupuesto, y el plan de financiación? ¿Una propuesta visual? ¿El plan de marketing estratégico que vaya más allá de comparar esa película con otras similares de contenido y sus taquillas? ¿Donde quedó ofrecer información de manera lógica para demostrar la capacidad del equipo de poder gestionar millones de euros? Es complicado ver esa capacidad con resúmenes de plan financieros como el siguiente:

conoces-la-industria-2

Uno es un PDF y el otro es un documento en Excel con más de 10 pestañas todas interconectadas. ¿Cómo se puede esperar que alguien se ponga a trabajar cuando los proyectos no están trabajados al máximo? Cambia mucho la percepción de un proyecto cuando viene acompañado de una biografía completa de los personajes, sus intensiones, su relación con la historia. Un guión con más versiones transmite más confianza que uno con pocas y un guión que ha pasado por otras manos, analistas y expertos, tiene menos factor de riesgo.

5. La culpa NO es de otro. El culpable de que un guión no salga adelante es el mismo creativo. Ni el productor ni el distribuidor ni la cadena que no quiso invertir. Por otra parte, es importante entender que: 1) El productor que no selecciona una película no es un mal productor por defecto. 2) El público que no va al cine a ver la película no es porque tiene mal gusto o es un ignorante por defecto. 3) La película que no tiene éxito en taquilla no es una mala película por defecto. Puede ser que se haya planteado mal la producción y la distribución. Y atención, 1) Sí existen malos productores 2) Hay públicos muy complicados 3) Las películas malas existen. Hay de todo en nuestra industria, sólo hay que tener ¡Criterio! Y cuando digo que la culpa es del creativo lo digo por el punto 6.

6. No vendas tu guión al productor equivocado. Para finalizar, es importante tener en cuenta que no todos los productores van aceptar y querer la idea del creativo de igual manera. Es por esto que es recomendable siempre hacer una investigación primero. No hay que quedarse sólo con los productores que hay alrededor. Puede que la oportunidad no se encuentre ahí, ¿por qué no intentar en Colombia, México, Argentina, Francia, UK?

Me gustaría invitar a todos los creativos a que se unan a una actividad recreativa que les propongo. Tómense un café con el productor (e inviten ustedes, ¡hombre! Que quedarán la mar de bien). Pero sobre todo, cuando lo hagan intenten entablar una comunicación verdadera y honesta, sin intentar venderle nada, para llegar a descubrir por si solos cómo funciona la producción. Esto les ayudará a desarrollar una perspectiva diferente y se la generarán al productor también. Salgan de esas trincheras en la que se encuentran y recuerden, las guerras no se ganaron desde las trincheras. Se ganaron luchando en el campo y conociendo las estrategias del oponente.

 

Andrea Giannonne

CEO & Founder de Filmarket Hub

@Andrea_Giannone

Category: Sin categoría

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub