script wall

Consejos básicos si estás pensando en presentar tu proyecto de serie de televisión Recomendaciones y consideraciones que pueden ser útiles antes de sentarte a escribir

Este verano se han cumplido diez años desde que empecé a trabajar como analista de guiones. En todo este tiempo he aprendido mucho, y sigo haciéndolo cada día, no sólo en el aspecto del contenido sino también sobre las dinámicas, el proceso y los factores que afectan a una producción.

En este texto mi intención es recopilar algunos de esos factores y ofrecértelos a modo de consejos y o valoraciones personales. Por supuesto, éstos son fruto de mi experiencia (en este caso trabajando desde dos cadenas de televisión privadas) y mi punto de vista. Añadir además que para todo hay excepciones y particularidades; aquí encontrarás un acercamiento desde un prisma general. Valóralo, cuestiónalo y toma lo que te sea útil :).

Primeros pasos

  • Lee. Vivir en la era de internet nos da un acceso a información y herramientas que pueden ayudarte y enriquecerte como guionista. Hay muchos libros, blogs y material que te ofrecen herramientas para escribir, analizar y entender mejor cómo funciona esto de contar historias. También existen sitios online donde descargar guiones para poder ver el material de origen de esas películas y series que tanto admiras. Leer es un gran aliado. Puedes empezar echando un ojo a Go into the Story, Bloguionistas o date una vuelta por nuestro FilmLab.
  • Registra tu material. Antes de enviar tu material a nadie, pásate por el registro. Es un proceso relativamente sencillo y barato que, además de protegerte y darle un toque oficial a tu trabajo, facilita el acercamiento a posibles interesados que prefieran evitar riesgos.
  • Contacta con productoras. En mis años como analista en una cadena privada hemos recibido llamadas y acercamientos de particulares deseosos de presentarnos su idea. Como apuntaba en el consejo anterior, los productores y distribuidores de contenido prefieren curarse en salud y no entrar en situaciones que puedan llevar a problemas. Además del asunto legal, tu proyecto tiene muchas más posibilidades de ser considerado por un distribuidor si lleva a un productor de la mano que lo avale.
  • Conoce la parrilla. Como comentábamos en este artículo sobre cómo puedes beneficiarte del cambio que está sufriendo la industria audiovisual, conocer las tendencias actuales es un valor muy positivo de inicio. Conocer la parrilla y qué funciona a las cadenas de televisión (o plataformas) que puedan estar interesadas en tu proyecto será una ventaja a la hora de crear historias y personajes que encajen con su perfil. Es algo que también beneficiará en el proceso de venta, ya que contarás con argumentos concretos sobre el género, el tono, la temática, el horario de emisión, el perfil de público o todos los factores que puedas reunir para darle valor comercial a tu trabajo. Contar la historia que quieres no tiene que estar reñido con hacerlo de una forma que tenga cabida en el mercado.
  • Conoce el oficio. En la línea de lo anterior, también es esencial saber cómo se realiza una película o una serie de televisión; saber cómo funciona la maquinaria, el papel de cada persona que interviene en el producto final, cómo se trabaja, etc. De cara a escribir el guión, tener en cuenta todos estos aspectos te ayudará a hacer tu proyecto más viable y atractivo.
  • Busca visiones ajenas, sobre todo profesionales. Cuando empecé a trabajar como analista tenía un punto de vista muy externo y teórico. Conocer el oficio, la parrilla y la industria me convirtió, y sigue haciéndolo, en una analista más completa. Un momento clave que no olvidaré fue la primera vez que tuve una reunión de guión con mis compañeros productores y realizadores, cuyo punto de vista y forma de analizar el guión y las secuencias era sorprendentemente diferente a la mía. Es algo que me enriquece día a día, y creo que es el mejor consejo que puedo ofrecer en este texto: deja que otros lean tu trabajo y te sorprenderá las cosas que ellos ven.

¿Qué presento?

carpeta

En cine quizá está más claro qué material hay que presentar. El guión ha de hablar por sí mismo, y suele ir acompañado como mucho de una sinopsis y una declaración de intenciones. En televisión, al contrario de lo que pueda parecer, también menos es más. Un error muy común que he visto estos años es el presentar biblias (así se llaman en el gremio a estos documentos) que parecen un trabajo de universidad.

Cuando nos formamos lo habitual es que el trabajo tenga que incluir pasado, presente y futuro de personajes e historia, escaletas, argumento de temporada, escenario, desgloses de producción, localizaciones, presupuesto, etc. Es comprensible ya que el objetivo es tener conocimiento de las características y los procesos de todas estas áreas, pero un documento de venta tan completo en el ámbito profesional pierde el sentido.

Desde que se concibe hasta que se emite, una serie de televisión pasa por muchos cambios, propiciados por el propio guionista, por la productora y por la cadena o distribuidora que lo emita. El presupuesto estará marcado y eso condiciona no sólo áreas como las localizaciones o el reparto sino que también puede influir, y mucho, en el guión.

Es por esto que, de cara a desarrollar un proyecto y presentarlo a un posible inversor, es recomendable que el foco esté en lo básico; en aquello que diferencia al proyecto, en lo destacable, en lo que le da valor. En por qué tu historia o tus personajes son diferentes. Si, por ejemplo, en tu caso la forma es más potente que el fondo, será más provechoso editar un teaser de estilo que desarrollar un argumento detallado al milímetro. Y adáptalo a tu interlocutor;  al igual que hacemos con nuestros curriculum cuando buscamos trabajo, un documento y pitch de venta para Netflix y Mediaset no deberían ser iguales.

Eso sí, esto no quita que un desarrollo amplio y completo de tu proyecto es un trabajo que te beneficia como creador, que beneficiará a tu serie y además te ayudará a tener claras y argumentadas tus ideas a la hora de presentarlo y responder a dudas o sugerencias.

Otros consejos variados

harry potter
La escaleta de J.K. Rowling para “La Orden del Fénix” de Harry Potter. Más info sobre su metodología aquí.
  • Referentes: Considero que tener referentes siempre es bueno. Antes recomendaba leer guiones por este motivo; leer, ver películas y series, analizarlas, identificar patrones. La narrativa nació con el hombre y hoy en día es difícil (¿imposible?) encontrar argumentos, patrones narrativos o personajes que sean puramente originales. Por eso no hay que tener miedo a los referentes; a inspirarse; a tomar algo y transformarlo haciéndolo tuyo.
  • Referencia a los referentes. Este trabalenguas es as algo que se hace con frecuencia en los documentos de venta; se añaden títulos de referencia existentes que ayuden a comprender la personalidad o intención de un proyecto. Pero es algo que puede volverse en contra, sobre todo cuando se abusa y se buscan referencias para todos los aspectos de una propuesta. Una vez encontré en el mismo proyecto como referentes a “Veronica Mars” y “Los Soprano”. Más que sumar, confunde. Si se abusa puede llegar a parecer que tu proyecto no es más que una mezcla de muchos referentes sin un carácter claro.
  • Sobreescribir. Esto es algo que se puede aplicar también en el cine y es que hay que evitar sobreescribir y sobredescribir. Las descripciones son acciones y un guión no es una novela. Por supuesto, cada uno tiene su estilo, pero cuanto más concreto seas en lenguaje audiovisual (en descripciones que sean trasladables a ese lenguaje) más hablará el guión por sí mismo.
  • Formato. Es importante que si entregas un guión se ajuste a un formato similar a los guiones profesionales. Es fácil encontrar plantillas o procesadores de texto que lo hagan por ti. También puede ser muy útil trasladar tus guiones a una escaleta; es una herramienta muy visual que te permite detectar agujeros, problemas de ritmo o incoherencias, y facilita el crear una lista de escenarios con la que veas claramente cuántos personajes tiene tu historia, cuántas secuencias tienes con sólo dos personajes, cuantas secuencias de noche y día hay en tu guión, etc. Son factores que cuando nos dejamos llevar por el proceso de escritura no intervienen, pero que son muy relevantes de cara a considerar su producción.

Como apuntaba al inicio, todo esto son una serie de consejos e impresiones muy personales derivadas de mi día a día como analista y de mi propio crecimiento profesional. Crear es un proceso único para cada artista, pero personalmente creo que cuanto más conozcamos el entorno y las herramientas a nuestro alcance mejor podremos decidir cómo queremos desarrollar nuestras ideas. Ahora, ¡a por ello!

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Adriana Izquierdo