Cuando vas a colaborar en un guión

¿Estás cansado de escribir solo y has pensado en colaborar con algún amigo o compañero guionista? ¿Te gustaría desarrollar un proyecto con otros guionistas y/o directores?

Haces bien. Colaborar es una actividad que aporta conocimiento, experiencia, trabajo en aquipo y hasta desarrollo personal. Sobre todo porque te permite aprender de otros profesionales y acortas tiempos al desarrollar un nuevo proyecto. Creo que siempre se aprenden cosas nuevas, para bien o para mal. Lamentablemente a lo que no se le suele prestar la suficiente atención son las implicaciones y posibles consecuencias cuando vas a colaborar en el desarrollo de un guión junto con un guionista o director.

Por ello, aquí van 4 consejos cuando vas a establecer una colaboración.

1- Firma un contrato de colaboración

Por muy amigos que seáis. Dejar las cosas claras por escrito siempre lo hará todo más fácil, especialmente si el proyecto termina haciéndose realidad. Los derechos de autor de todos los participantes en esta colaboración quedarán protegidos.

Demasiadas veces la buena fe o el miedo a qué pensaran de mí provocan que nos callemos y no pongamos las cosas por escrito en nombre de una falsa desconfianza. Y la mejor forma de trabajar protegidos, con total confianza entre las partes y estar seguros de que se nos pagará en caso de que el proyecto salga adelante es dejarlo todo por escrito en un contrato de colaboración.

2- Delimita los porcentajes

Una cosa que se suele firmar en los contratos de colaboración en Estados Unidos es delimitar las distintas parcelas en las que ha participado uno. Por ejemplo, si tú eres el autor de la historia y el otro guionista (u otros) ha participado solamente en el desarrollo del guión, tu porcentaje será mayor ya que tú eres el único autor de la historia.

Seguramente en España lo más probable es que se repartan los porcentajes en un mismo número dependiendo del número de personas involucradas y estas cosas no se tengan en cuenta, pero siempre he pensado que de alguna forma se debe recompensar a la persona que ha tenido la idea inicial del proyecto. Además, que esa persona tenga un porcentaje mayor tendrá todo el sentido del mundo en el siguiente punto.

3- Elegid un líder

Un proyecto necesita un líder. Alguien que empuje y tenga una visión global, ya sea de por dónde debe ir el desarrollo del proyecto así como de por dónde y cómo moverlo. Por eso, elegid un líder para vuestro proyecto. Alguien que lleve la voz cantante.

Puede ser la persona que tuvo la idea original o quien mejor se desenvuelva en tareas de venta; hablar con productores, pitchings, networking etc… Lo importante es que quien sea el líder sea capaz de defender el proyecto ante las personas a las que se le quiere vender.

4- Asesórate

Por último, siempre es recomendable consultar con un abogado especializado en propiedad intelectual que nos asesore en estos temas. Sobre todo porque hay muchos elementos que desconocemos.

Con gran facilidad podemos perder derechos (y dinero) en cláusulas que desconocemos. Como por ejemplo derechos de transformación, sobre un remake, escalado en taquilla, títulos de crédito, promoción de la película etc…

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Marc Agues