Producir a quien dirige, las bases de la escucha

En los eventos promocionados por Filmarket Hub nos damos cuenta del coqueteo que puede tornarse una relación fructífera entre dos departamentos pilares dentro del cine: la producción y la dirección. Esta relación suele ser de larga fecha y, bien llevada, generadora de grandes beneficios.

Los pitchings que realizamos como una iniciativa para acercar estos dos departamentos representan el inicio de una relación profesional basada en un arte de doble vía: el arte de la escucha.

El productor, responsable de negociar la viabilidad del proyecto que quiere representar tanto con guionistas como con directores, puede enfrentarse a resistencias por parte de estos profesionales que defienden su trabajo desde el ostracismo.

Un productor que se muestra dispuesto a trabajar con un director o guionista debe sentir que está trabajando con una persona abierta a escucharle. La madurez del guionista o director debe expresarse por la capacidad de escuchar argumentos convincentes que sujeten su proyecto.

Dani de la Orden, director de Barcelona Nit d’Estiu (2013) y Barcelona Nit d’Hivern (Diciembre/2015) no se muestra remiso a las propuestas que llegan desde el departamento de producción aunque apunta de que “hay cambios que no significan más público y hay otros que corrompen totalmente el proyecto”, dice De La Orden quien también afirma que “de momento, no he tenido ningún contratiempo a este respecto”.

De la Orden dando instrucciones en un rodaje
De la Orden dando instrucciones en un rodaje

La experiencia de Dani, quien, en diciembre, tiene previsto estrenar en las salas su segundo largometraje considera que su estreno cinematográfico “fue un regalo, una película hecha con amigos, con menos medios de los que podría tener un cortometraje” demuestra que cuando esta relación entre productor-director funciona a base de escuchar, ambos salen ganando. El resultado es que su segunda cinta está a punto de llegar a los cines.

Sin embargo, el director barcelonés –quien no teme trabajar con un productor novel-, destaca lo “importante que es para un realizador contar con una plataforma personal para levantar sus movidas”.

bnh_1
Dani de la Orden durante el rodaje de «Barcelona, Nit d’Hivern»

La experiencia apunta a que cada productor tiene su director y al revés también suele pasar.

Con dos diferentes proyectos en el mercado, Jorge Yúdice resalta la importancia de eventos como Pitchbox para llegar a más oídos. Yúdice evidencia “la realidad terrible acerca de proyectos de gente novel que carece de apoyo. Gentes a las cuales nadie espera sus proyectos, porque nadie los ha pedido y que posiblemente nadie quiera leerlo”.

Jorge Yúdice en el rodaje del teaser de Cómo cazar a un gnomo
Jorge Yúdice en el rodaje del teaser de «Cómo cazar a un gnomo»

De la mano opuesta a Dani de la Orden, a la hora de buscar a un productor, Yúdice recuerda la grata experiencia que le proporcionó el American Film Market. Allá “pudimos establecer una relación muy buena con una cadena de televisión española que se interesó por nuestro proyecto”, recuerda.

La buena relación a la que se refiere el joven realizador versado en cortometrajes, anuncios publicitarios y la enseñanza universitaria pasa también por el arte de ceder. “A día de hoy, y por suerte, nadie me ha impuesto cambios drásticos (a mis guiones)”, asume haber tenido que realizar alguno y su capacidad de aceptarlos. “Las notas que nos ha dado alguna televisión o productora suelen ser más observaciones y propuestas que obligaciones. Además, en nuestro caso, dieron en el clavo”, reconoce.

Jorge Yúdice, quien actualmente mueve dos proyectos: uno de ellos, una comedia gamberra que experimentó cambios en el guión y que va de camino de convertirse en una película de bajo presupuesto. Lo que persigue más allá de su coste es el punto diferencial en la historia. Su segundo proyecto es una película familiar, de aventuras y fantasías. Este proyecto, que se encuentra en pleno progreso, “nació gracias al departamento de desarrollo de una televisión. Estamos muy contentos porque tiene una gran acogida en todas las reuniones donde lo hemos presentado”, reflexiona.

10930530_481146738706003_5210113002267562620_n
Yúdice junto a la co-guionista Zebina Guerra presentando «Cómo cazar a un gnomo» en 2nd Pitchbox

Más allá del desafío de la escucha, Yúdice se ve capaz incluso de ceder la dirección de su proyecto a otro cineasta, desde que “bajo otra dirección (su guion) podría convertirse en una mejor película y desde que (esa condición) no obedezca a razones económicas o de marketing”.

Las dos partes en ese matrimonio de película parecen dispuestas a escuchar y a ceder para avanzar, desde que los argumentos sean capaces de convencer al respectivo oyente.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Juba Childs