David Victori, de ZERO a cien

Se dice que las cosas caen por su propio peso pero como bien sabe David Victori (Manresa, 1982), la gravedad tiene mucho que ver con esto. Y al igual que pasa en la webserie ZERO, proyecto que lo ha colocado en el mapa cinematográfico tanto en España como en el extranjero, su carrera empieza a despegar como si la gravedad se hubiera evaporado.

Hace pocos días que ZERO llegó a las 50.000 visitas en Youtube y en FilmLAB hemos querido hablar con él de este proyecto y de su desarrollo.

¿Cómo nació ZERO?

La idea de ZERO nació durante una sobremesa conversando con un amigo. Me estaba hablando de la gravedad, de cómo funciona. Cómo algo tan presente en nuestras vidas, que afecta a todo y que rige el universo, es invisible. Me iba enseñando con un tenedor, dejándolo caer sobre la mesa… De repente, yo me imaginé ese tenedor flotando. Me pregunté qué pasaría si la gravedad fallara en la Tierra. Como no se había hecho nada acerca de eso, al menos que yo supiera, me quedé atascado durante semanas pensando en ello. La verdad es que pensé que nunca podría hacer una película sobre esto.

¿Cuando ganaste el Your Film Festival tenías muy desarrollada la historia?

Cuando me dicen que estoy en la final del Your Film Festival (con su cortometraje La Culpa) y que, por tanto, tenemos un mes para presentar la idea que haríamos en caso de ganar, me encerré. Justo me había ido a vivir a Los Angeles y estuve mi primer mes trabajando full time: desarrollando un dossier de presentación, un teaser y desarrollando un poco la idea. Una vez yo decido que la idea es el high concept de qué pasaría si la gravedad fallase en el mundo, empecé  a darle vueltas. Era un contexto, un mundo en el que se desarrolla una historia y sobre unas líneas de desarrollo de personajes trabajé este dossier de presentación.

¿Cómo fue este proceso de desarrollo?, ¿Tenías claro de qué iba ZERO?

En el momento que voy a la final tengo claro lo de la gravedad y que existe una historia de perdida relacionada con la desaparición de la gravedad. Para mí la pieza importante, es que en un mundo en el que la gravedad falla, pasa lo inesperado. Ese es el mundo perfecto para una historia de una muerte repentina. Entonces tenía muy claro que los personajes iban a lidiar con una muerte cercana y que de alguna manera el high concept va a provocar una catarsis para que aprendan en su historia personal. Es su oportunidad para ver de forma diferente lo que están viviendo. En el pitch que hice en Venecia esto ya estaba claro. Luego empezamos a trabajar y desarrollar con Scott Free, cuál era la estructura, los personajes y cómo tenía que suceder esta catarsis.

¿Cómo fue trabajar con Scott Free?

Fue increíble. El mejor proceso de desarrollo que he vivido nunca por dos factores. Primero porque su equipo de desarrollo es muy bueno. Tienen un sistema muy productivo cuando tú presentas versiones de guión o líneas de tramas. Ellos se limitan a preguntarte. Solo te mandan listas de preguntas sobre lo que estás proponiendo pero nunca te proponen respuestas para que tú a través de la pregunta, desarrolles, te plantees cosas o arranques tu imaginación en otras direcciones. Esa forma de trabajar para mí es muy efectiva y es muy respetuosa con el autor. Y segundo, porque ellos entendieron que este era mi premio y que de alguna manera ellos tenían que acompañarme pero que yo tenía que marcar el camino a seguir.

¿Supuso un reto para ti adaptar un cortometraje a un formato de webserie?

Sí, totalmente. Los primeros meses trabajé en el guión (fueron bastantes meses) y la mayor parte de esta energía iba en la dirección de encontrar el equilibrio en el formato, en cómo podía crear episodios de cinco minutos con cliffhanger final, que te involucraras con los personajes y que al final te emocionaras. Esta era mi obsesión.

¿Como director es esta tu prioridad, emocionar al espectador?

Para mi la prioridad es emocionar y crear historias que funcionen como metáforas que sugieran significado al espectador.

¿Qué supone para un director de Barcelona estar apadrinado por Ridley Scott y Michael Fassbender?

Pues hombre, está bien (risas). Obviamente es una oportunidad muy grande y que quieres aprovechar siendo muy fiel a ti mismo. Es como tener un gran escaparate y unos socios de los que puedes aprender mucho.

¿Te aportaron algo desde un punto de vista creativo?

Con Fassbender me pude reunir para hablar del guión y me dio muchos consejos de cómo varios directores trabajaban con él, qué le funcionaba más a él y qué no tanto. Pudimos hablar bastante de guión y del proceso de dirección desde el punto de visto del actor. Ridley envió notas en post-producción cuando había un primer montaje sin efectos. Cosas del montaje que podíamos mejorar. Por suerte les gustó mucho a los dos y no sugirieron grandes cambios.

Al cambiar de formato, ¿crees que el formato de webserie ha jugado a favor de ZERO o crees que como una obra sin episodios hubiera tenido un resultado muy distinto ?

Sí, claro. Yo ya no veo otra opción. A mi me ha gustado mucho cómo ha quedado, consigue lo que se propone y me parece interesante explorar nuevas formas narrativas. Obviamente, sabe a poco pero tampoco me importa, también entiendo que es una forma de dejar al espectador con más ganas. Como carta de presentación mía entiendo que es interesante, que he hecho algo que podría ser más grande. Si hay mucha demanda de que esto sea más algo grande pues por qué no.

¿Te planteas desarrollar algo más grande como un largometraje?

Sí, es un universo que da para muchas líneas argumentales y dentro de ese contexto, intencionadamente, está sugerido. Todas las opciones que hay. Cuando lo pienso se me ocurren tantos giros, opciones, oportunidades narrativas que si en algún momento se da el caso que pueda ser algo más grande pues lo disfrutaré mucho.

Para hacer ZERO contaste con medio millón de dólares del premio del Your Film Festival. ¿Es mucho?

Cualquier película española, un drama íntimo puede tener un millón de euros pero en una historia como ZERO, aunque sea de media hora, en la que hay tantísimos planos de post-producción que el medio millón (que son menos de cuatrocientos mil euros) no da para tanto como aparentemente podría parecer. La post-producción es muy cara, rodar en croma es muy caro y el hacer volar a los actores también. Técnicamente es muy complejo y rodar en Los Angeles durante 14 días es muy caro.

David en el rodaje de ZERO
David en el rodaje de ZERO

¿Qué diferencia encontraste entre rodar en Los Angeles y cuando ruedas en España?

Lo más sorprendente que me encontré y que no me esperaba fue que ciertos técnicos vinieron, para mi gusto, con falta de pasión. De pronto aquí está muy normalizado que la mayoría de la gente que se dedica al cine lo hace por pura vocación y por tanto le ponen mucha energía y de pronto allí te ves rodeado de gente joven que están haciendo cine como podía estar haciendo otra cosa. Es una industria tan grande y da trabajo a tanta gente que es como ir a la oficina.

ZERO es una webserie con un concepto muy universal. ¿Crees que en España hacen faltan más apuestas que busquen ser universales para exportar cine?

Para mí es muy natural crear historias muy universales, poco localistas, muy poco ubicadas en un lugar u otro. No sé si es algo común en mi generación que hemos crecido con el cine norteamericano y de pronto nuestra influencia está descontextulizada y ahí hay una mezcla extraña. Aquí hay dos factores a destacar; uno es que yo nunca hubiera podido hacer esta historia si no hubiera tenido ese presupuesto para ese tiempo, que proporcionalmente es un presupuesto que está bien. Y el otro es que si hubiera pensado en hacer esto en un largometraje en España hubiera sido muy complejo. Creo que cada uno tiene que conectar con su esencia, cada creador tiene que hacer lo que le salga. Si tiene que ser un drama íntimo en el pueblo que nació me parece bien si es lo que le nace y de forma auténtica. Pero si lo que te nace es algo más universal, más generalista, también tienes que hacerlo, sin miedo. Pienso que cuanto más cine hagan los de mi generación y de generaciones por debajo habrán más historias más universales porque también hemos crecido en una sociedad más globalizada.

¿Te ves más trabajando aquí o en el extranjero?

Siento que sacando lo bueno de allí y lo de aquí. Hay cosas buenas en ambos sitios. En Los Angeles la industria es muy madura, con muchos recursos, muy fuerte y como tal, está siempre buscando nuevos talentos estén donde estén. Busca nuevas miradas en la narrativa, pero también es un negocio que mueve tanto dinero que existen muchos miedos y temores que lo que provoca al final es fichar al de fuera por hacer algo único pero dándole el dinero para que haga lo que hacen los demás. Los europeos tenemos muchas ventajas que no debemos perder si hacemos cine desde allí. Me gustaría conservar mi voz.

¿Qué consejo le darías a alguien que esté en España desarrollando un proyecto ambicioso como ZERO y que no dispone de ese presupuesto para poder hacerlo?

Yo le aconsejaría que haga lo que sea posible para desarrollar un proof concept, una pieza ya sea de un minuto o de cinco que demuestre que eso tiene posibilidades de ser real. Si tú creas tres minutos de ese mundo que estás imaginando y demuestras que es posible con un presupuesto que también es posible levantar,ya sea solo España o en conjunción con Europa o USA, ese proof siempre va a ayudar. La hagas tú o un director con el que te asocies. Va a haber menos miedo a la hora de lanzar ese proyecto. Nosotros lo hemos hecho con un proyecto que estamos desarrollando. Hemos hecho un trailer de dos minutos como si la película ya estuviera hecha pero en realidad estamos aún en la fase de desarrollo.

Ya puedes ver los tres primeros episodios de ZERO en Youtube.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub