De teasers y dossieres de venta: Cómo mejorar la presentación de nuestro proyecto.

Probablemente, a cualquier recién llegado al mundo de la producción cinematográfica le entraría el pánico al ver que su película tiene que “competir” en taquilla contra la avalancha de superproducciones que se promocionan inundando la red prácticamente cada semana, con la aparición de impresionantes y ruidosos teasers, trailers o teasers trailers que tan solo alimentan el hype de un espectador hipnotizado por el efectismo casi histriónico de muchas superproducciones.

Es por eso, que ante el abismo – tanto a nivel de búsqueda de financiación como el  que encontramos una vez conseguimos llegar a las carteleras – que les separa de cualquier blockbuster, las producciones mucho más humildes, para así no nadar y morir en la orilla, deciden armar con todas sus herramientas y potencial ése hype que tan bien les puede ir una vez llegados a la orilla.

¿Y cómo podemos construir tal hype? ¿Cómo podemos conseguir que, con el menor de los presupuestos, un productor se fije en nosotros?

  1. Teasers: Qué son y cuáles son sus claves.

El teaser como tal ha ido perdiendo identidad propia hasta mezclarse con los trailers para acabar denominándose teaser trailers. En su origen, y tal y como te lo definiría cualquier publicista: “En el teaser, no se debe reconocer cuál es el producto que estamos patrocinando”. Por lo tanto, principalmente, el teaser debe generar incógnita por su misterio más que atracción por su reparto o espectacularidad. Si conseguimos que nuestro teaser genere una pregunta en el espectador, conseguiremos que el mismo vaya a buscar tal respuesta en el cine.  Dos buenos ejemplos son los teasers trailers de dos películas completamente opuestas, ““Zero”  debut en la dirección del español David Victori que tendrá su premiere mundial en el Festival de Venecia,  o el primer teaser tráiler de Batman vs. Superman: Dawn of Justice, polos opuestos a la hora de promocionarse, pero la evidencia visual de que el hype no depende del presupuesto, sino de la incógnita y de la suspensión de la intriga que puedas provocar con él. De algún modo, el teaser funciona como anticipo de una campaña o de anticipo de un proyecto para así poder levantar la financiación.

A la hora de poder financiar nuestra película, han empezado a aparecer los denominados Mood Teasers, que se realizan durante la preproducción y que de algún modo se podrían definir como el teaser que no busca captar la atención del cliente (en este caso, espectador) sino que su cliente es el productor, es quien debe interesarse lo suficiente en nuestro proyecto como para poder levantarlo.  En el mood teaser se debe ver plasmado cuál será el estilo, la temática e incluso las intenciones del futuro filme.

Para más saber más sobre la industria del trailer, aquí.

  1. Dossier de venta: Qué es y cómo estructurarlo.

A la hora de presentar nuestra idea a productores, es importante que esté resumida y explicada de forma clara, concisa y vistosa (no debemos olvidar que lo que queremos vender es una obra audiovisual, por lo que el apartado visual deberá ir acorde con la película que queramos hacer). Los dossieres de venta debe contener una serie de puntos para que nuestro proyecto quede desglosado con la intención de transmitir solidez y confianza a los productores que puedan llegar a leerlo. Los puntos a tener en cuenta son:

  • High concept – Es la frase conceptual que resume nuestra trama y argumento, incluso podría ser utilizada como frase promocional en la fase de marketing y promoción. Normalmente podría ir acompañada de un “Y si…” o “Qué pasaría si…” para añadirle pegada, interés y atractivo tanto a la hora de vender nuestra idea como a la hora de promocionarla.  Más información aquí.
  • Pitch – Al igual que el pitch hace (más) referencia a una presentación verbal que condensa la idea principal de nuestra película, también se puede introducir, de forma escrita, en nuestro dossier de venta. En el pitch encontramos la información básica junto con el argumento resumido brevemente en una o dos líneas pero que pueda tener reclamo y gancho. Más información aquí.
  • Log line – Es la trama argumental, ya redactada como si se tratara de una sinopsis completa. Tampoco debe ser muy extensa, pues a parte de conseguir impresionar al productor en cuestión, también debemos conseguir transmitir que tenemos las ideas claras y directas con una trama que se adecua con su propia forma. Más información, aquí.

En nuestro dossier, también va a ser fundamental plasmar y explicar de forma clara el tono que queramos darle a nuestro proyecto (incluso, poniendo las referencias – sean fílmicas, artísticas o literarias – que han sido importantes a la hora de confeccionar nuestra idea, podemos colaborar a que el productor interesado pueda previsualizar e imaginar mejor la película que tan bien se ve en nuestra cabeza de cineasta amateur). Nuestro tono deberá ir acorde con los personajes y las localizaciones de nuestra historia, que también deberán ser capítulos segmentados en nuestro dossier.

Por último, pero no menos importante, el target es otro capítulo indispensable en cualquier dossier de ventas, pues de él puede depender la cabida comercial que puede llegar a tener nuestro proyecto, puede condicionar el ser más o menos atractivo según el momento social y cultural que se viva en el momento, o incluso según que productoras a las que nos dirigiremos.

Category: Herramientas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Joan Pàmies