Desarrolla tu proyecto desde casa Cómo sacarle ventaja al teletrabajo

Durante muchos años, se ha visto la figura del guionista como una profesión solitaria, para gente introvertida y con un carácter especial. Más tarde, llegó la preciada “Writers Room” y la figura del guionista empezó a transformarse.  Escribir guiones, sobre todo en series, ya es algo colaborativo. Relacionarse y compartir ideas con más guionistas en una misma habitación es casi obligatorio y el proceso creativo en sí mola bastante.

Desarrollo proyecto

Sin embargo, por más que el guionista haya cambiado de actitud o por fin tenga facilidades y ventajas por las que abrirse al exterior, es cierto que éste siempre ha tenido su propio mundo interior para desarrollar su imaginación. Puede que sea un poco introvertido y, desde luego, tiene un carácter especial pero eso, al contrario de lo que a veces se tiende a pensar, juega a su favor. Si algo sabe el guionista sobre la soledad es sobre cómo aprovecharla. Efectivamente, quemando teclado y sin parar de escribir historias.Desarrollo proyecto

Ahora es época de trabajar desde casa y aprovechar el parón para invertir tiempo en desarrollar vuestro proyecto. Sea cual sea el estado de desarrollo en el que se encuentra vuestro proyecto, os dejamos algunas pautas o rutinas para ser productivo durante estos días y seguir avanzando en su desarrollo sin moverte de casa. ¡El espectáculo debe continuar!

  1. CONCEPTO

Como todos sabéis, este paso es elemental en el proceso. Primero, porque sin él no hay proyecto. Segundo, porque define las bases de tu proyecto y te servirá de guía a la hora de escribir el guion en sí. Y tercero, porque si el concepto de tu proyecto no es a prueba de balas probablemente no llame la atención y tu proyecto caiga en el olvido. Por eso, es muy importante invertir tiempo en desarrollar el concepto y reforzarlo para hacerlo destacar.

La primera base es tener una idea sólida y muy específica sobre lo que irá tu proyecto. Para que sea atractiva tiene que ser original, ofrecer algo distinto. Por ejemplo, hacer una película de zombies no es original y ni siquiera es una idea. Pero si la idea es que un sheriff después de estar en coma se despierta en medio del apocalipsis zombie, la cosa cambia. Ahí tienes “The Walking Dead”. El reto es crear una premisa que haga que los productores quieran saber más sobre tu historia, a eso se refieren con el tan nombrado “high concept”. Es cierto que en muchos casos se parte de hipótesis o de ironías para hacer que una idea tenga gracia. Así que imaginarte situaciones disparatadas o contradictorias podría ayudarte a sacar una buena idea para una película o serie. De hecho, entre muchos guionistas, es bastante común bromear con aquello de “podríamos hacer una película sobre esto” cuando algo extraño o cómico les sucede.

Desarrollo proyecto

Igual de concreto debe de ser el tema de una serie o una película, sea del ámbito que sea. Lo que el guionista quiere decir con su proyecto, el mensaje que quiere transmitir y sobre lo que quiere que reflexione el público va a condicionar absolutamente todo lo que suceda en la historia. El guionista nunca debe de perder de vista su mensaje principal y debe ser claro y fácil de identificar. Por ejemplo, en el ámbito político y social tenemos la serie “Years and Years” que cuyo tema es “Las decisiones que tomemos hoy afectarán en el mañana”, es una llamada a gritos a la acción por parte de una sociedad que parece pasiva ante lo que, piensan, no les afecta directamente. Todo lo que sucede en la serie está condicionado por el tema.

Desarrollo proyecto

Uno de los elementos que parece que muchos guionistas tienden a olvidar más, es la creación de un mundo que tenga sentido y responda a sus propias reglas. Parece obvio que si tu proyecto es de ciencia ficción, fantástico o es una distopía tendrás que saber cómo se comunican los personajes, qué tipo de gobierno hay (si hay), qué tipo de tecnología utilizan, jerarquías sociales, religiones, educación, etc. Tendrás que plasmar hasta el más mínimo detalle para luego poder ir introduciendo sutilmente estos detalles que hagan saber al público las reglas del universo ficticio.

Desarrollo proyecto

Pero, ojo, porque si tu guion no va sobre ninguna distopía sino, por ejemplo, sobre el mundo actual la cosa funciona exactamente igual y eso es algo que muchos guionistas tienen a pasar por alto porque: “¿Por qué tendría que hacer una descripción del mundo en el que mis personajes viven si es el mismo en el que todos nosotros vivimos?”. Muy fácil, porque simplemente no lo es. No olvidemos que estamos hablando de ficción y cada ficción tiene sus normas. Por ejemplo, el universo de “Girls” y el de “Gossip Girl” no funcionan igual. La ciudad sigue siendo Nueva York en la actualidad, pero se comporta diferente en cada una de estas series y, por lo tanto, la percepción no es la misma.

 Desarrollo proyecto

Otro de los elementos a tener en cuenta respecto al concepto de tu proyecto son sus personajes. Como ya sabes, se trata de crear personajes característicos, con sus peculiaridades y con los que la gente se pueda identificar. Pero no sólo eso, sino que deben tener conflictos internos los suficientemente interesantes, dramáticamente hablando, como para que nos importen. Cada personaje debe de sufrir cambios (motivados por estos conflictos) a lo largo de una serie o un largometraje. No importa si al final un personaje sigue igual que al principio pero debe de haber un motivo por el cual siga igual. Sí, hablamos de arcos de transformación. De igual forma, el cómo se relaciona cada personaje con los demás es completamente relevante ya que de ahí saldrán las tramas que se irán entrelazando y impulsando la trama principal. Al final, todo se trata de saber cómo mover los hilos para que la marioneta baile.

Cada uno de estos elementos tiene que estar absolutamente controlado y desarrollado con muchísima precisión ya que es lo que hará que tengas un concepto completamente blindado y te sea mucho más fácil empezar a escribir. Siempre pueden surgir algunos cambios pero debes tener claro las bases de tu proyecto para poder escribirlo. Así que dedícale el tiempo necesario.

  1. ESTRUCTURA

Ya hayas acabado de escribir tu guion o aún no hayas empezado, la estructura es una de las cosas más importantes en el contenido de guion. Es lo que marca el ritmo de un guion e incluso la atención del público. No nos detendremos en explicar el paradigma de Syd Field ya que, a estas alturas, probablemente ya lo conozcáis de sobra. Sin embargo, me gustaría detenerme para hablar de dos herramientas que considero completamente necesarias y complementarias a la hora de planificar o revisar la estructura de tu guion y que, en realidad, son básicamente lo mismo: el outline y el tablero. Partiendo de la base de que la mayoría de guionistas utilizan el paradigma de Syd Field como modelo de estructura, ambas herramientas ayudan a que esa estructura sea más fácil de visualizar para el guionista.

Desarrollo proyecto

El outline básicamente es un resumen esquematizado del guion. Es algo entremedio de una sinopsis y de un tratamiento. La clave para realizar un buen outline es sintetizar al máximo. Para escribir un outline se debe sintetizar cada escena del guion en una frase corta que contenga la información esencial de ésta. En un documento en blanco en tu ordenador, vas apuntando una frase por cada escena. De esta forma, el resultado final será un conjunto de frases concisas que marcaran el núcleo de acción dramática de cada una de las escenas de tu guion. Así, podrás definir y visualizar mejor los puntos de giro, los actos de tu guion, etc. También te permite ver qué escena encaja y cual igual funciona mejor en otro lugar. En definitiva, es una herramienta simple y muy útil para tener una idea general de tu proyecto.

[Foto: postitFMH]

Probablemente, una de las cosas de las que me convenció Blake Snyder en su famoso libro “¡Salva al gato!” es la utilidad del tablero. El tablero básicamente es como un outline pero más visual y más desarrollado a nivel dramático. Los elementos básicos para rellenar el tablero son:

  Un pilón de fichas en blanco: cada ficha en blanco representa una escena de nuestro guion. En ella escribimos el encabezado de escena y la acción principal de esa escena, similar al outline. Synder recomienda tener un total de cuarenta fichas lo cual para un largometraje me parece muy razonable pero, obviamente, para una serie el número de fichas se reducirá.

  Ajá, un tablero: necesitas un corcho, una pizarra o lo que sea donde meter esas fichas, moverlas y volverte loco. Este tablero debe de estar dividido en 4 secciones (Acto I, Acto II, Acto II y Acto III).

  Los puntos de inflexión: las primeras fichas que debes colocar son las más complejas y corresponden al primer punto de giro, segundo punto de giro o midpoint o punto intermedio. Synder recomienda empezar por el midpoint ya que resolverla cuanto antes te desbloqueará muchas otras escenas.

  Códigos de color: con rotuladores de diferentes colores se pueden llegar a marcar las diferentes tramas de la historia y ver cómo se relacionan entre sí.

  +/- para cambios emocionales y > < para conflictos: en las fichas se marca el cambio de actitud que lleva a cabo un personaje en cada escena así como un conflicto. De esta forma, te aseguras que realmente esa escena sea necesaria así como interesante para el público.

Estas son herramientas que generalmente se utilizan antes de escribir el guion para facilitarte el proceso de escritura. Sin embargo, si ya has escrito tu guion y conservas las fichas en el tablero vuelve a echarle un vistazo después ya que, probablemente, haya sufrido cambios o haya cosas que funcionen mejor en otro lado. Y si no habías creado un tablero antes de la escritura de tu guion ¡¿a qué esperas?! Hazlo, porque entonces te aseguro que tu guion no está para nada acabado. Ahora que hay que trabajar desde casa, tienes todo el tiempo del mundo para dedicarle a montar y reforzar el gran puzzle de la estructura. En el fondo, es un juego de lógica.

  1. REESCRITURA

Este es un paso vital en el desarrollo del proyecto que muchos guionistas no se toman tan en serio como deberían. Aquí es donde te toca ser humilde, sincero y dejar de tratar tu guion como si fuera tu bebé. Esta vez, te toca ponerte en el papel del analista.

Desarrollo proyecto

Asegúrate que tu guion está en el formato correcto. Esto es algo de lo que ya te tendrías que haber asegurado antes de escribir el guion pero, aún así, revísalo con lupa. Hoy en día, no cuesta absolutamente nada escribir tu guion en el formato correcto porque hay un montón de softwares gratuitos que te permiten hacerlo como Celtx o Fade In y otros de pago bastante efectivos como Movie Magic Screenwriter o Final Draft. Así que, por favor, no hagas cosas raras como formatear el guion desde Word o Pages porque te aseguro que el resultado es poco profesional y se nota enseguida.

Evita parrafotes en las líneas de acción de tu guion. No olvides que éste tiene que ser fácil de leer y las descripciones densas nunca han sido plato de buen gusto. Si localizas un párrafo demasiado largo, márcalo y trata de decir lo mismo con menos palabras. Seguro que eres capaz de reducir las páginas de tu guion considerablemente y dinamizarlo. Si te preocupa quedarte corto de páginas, el problema no viene de reducir las descripciones sino que a tu guion ya le faltaban escenas de por sí. Vuelve al tablero y trata de averiguar qué es lo que falta. Hablando de escenas, revísalas y mira si hay alguna innecesaria o que no acaba de encajar bien. Si tienes dudas, probablemente sobra.

Otra de las cosas que es muy importante hacer cuando estas revisando tu guion es leerlo en voz alta. Incluso trata de poner diferentes voces para los distintos personajes aunque te parezca ridículo. Así es como puedes escuchar aquellas partes o aquel diálogo que pide a gritos un cambio. Y por favor, no quiero insistir demasiado, pero repasar las faltas de ortografía y los “typos” de vuestro guion.

Desarrollo proyecto

 Atención, el proceso de reescritura no es un proceso que se haga sólo al acabar el guion sino que es un proceso que tienes que llevar a cabo cada día antes de empezar a escribir. Lo ideal es que al levantarte de tu cama y antes de ponerte a escribir leas lo que hayas escrito el día anterior y lo reescribas. Así cada día. De esta forma, no sólo refuerzas lo que habías escrito anteriormente, sino que además es posible que se te ocurran nuevas o mejores ideas que ayer no se te ocurrieron.

  1. PLANIFICA

Probablemente, tus planes hayan cambiado drásticamente pero no canceles el desarrollo de tu proyecto. ¡Tienes opciones para avanzar en tu proyecto! Con el teletrabajo más de moda que nunca los cursos online están ofreciendo varios descuentos y recibiendo muchísima atención. Estos cursos son una muy buena opción para adquirir conocimientos sobre aquellos temas en los que flaqueas. Quizás sea un bueno momento para ponerse a aprender aquello de producción que habías pospuesto para más tarde. Todo guionista debería tener nociones de producción, debes entender cómo va la industria para hacer avanzar tu proyecto.

Desarrollo proyecto

Pide feedback sobre tu guion. Como sabes, nosotros recomendamos contratar un Script Analysis para que un profesional lea tu guion y te de notas constructivas y útiles para mejorarlo. Sin embargo, ahora que la gente está aislada en casa, también tienes la opción de enviárselo a tus conocidos y ver que opinan sobre éste o incluso puedes mantener alguna videollamada y tener una conversación sobre esa escena que te está dando algún problema que otro. Todo feedback es valioso, pero ojo, sigue siempre tu intuición.

Por último, pero no menos importante, mueve tu proyecto presentándolo a diferentes concursos de guion ¡éstos no cierran nunca! Crea una lista y marca los deadlines de cada uno en tu calendario. Seguramente, ahora puedes llegar a algún deadline al que antes no conseguías llegar por falta de tiempo. Como comentábamos en un post anterior, los concursos de guion son una opción muy a tener en cuenta a la hora de desarrollar tu proyecto.

Desarrollo proyectos

Hay otras cosas que os ayudarán a avanzar tu proyecto cómo leer guiones o ver películas y series de referencia. Al fin y al cabo, todo guionista y cineasta aprende de otros grandes guionistas y cineastas. No puedes ser guionista sin haber leído muchos guiones. Incluso puedes practicar tus dotes para crear conceptos e identificar estructuras a partir de otras obras. Es divertido y productivo al mismo tiempo. Desde luego, quien se aburra no será porque no tiene nada que hacer.

Esperamos que estos consejos os ayuden a poder seguir desarrollando vuestro proyecto durante estos días. En Filmarket Hub siempre estamos buscando descubrir nuevo talento, os animamos a seguir al pie del cañón y darle caña al teclado ¡queremos que  vuestros proyectos vean la luz!

TV Pilot Contest

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub