dossier venta

Dossier de Ventas: estructura y consejos

Siguiendo el hilo de posts anteriores donde hablábamos de cómo mejorar la presentación de un proyecto, volvemos a hablar del dossier de ventas. Este será el primero de una serie de posts donde intentaremos encontrar la forma definitiva sobre como hacer buenos dossieres de ventas y cómo estructurar su presentación. Para llevarlo a cabo hemos contactado con Hugo Serra, productor y consultor en Necesitounproductor, y que nos ha prestado su experiencia en el campo de creación y desarrollo de dossieres de ventas.

Lo más importante es entender la función de lo que estás construyendo: se trata de un mostrador que expone tu proyecto ante toda persona a la que quieras tantear para que se una al equipo, ya sea un posible inversor o un director de fotografía. Hay que tener en mente desde un principio que estás realizando un documento para hacer tu idea atractiva, por lo tanto todo aquello que propicie el interés del lector en seguir leyendo es bienvenido. Normalmente los dossieres de ventas se leen antes del guión, por esa razón deben ser breves y atractivos, se debe incentivar la voluntad del lector en empezar a leerse el guión.

Es recomendable utilizar un diseño muy bueno y acorde con tu idea. De hecho, como mejor sea el diseño más posibilidades hay de que se tenga una consideración más positiva respecto al proyecto y, por consiguiente, más opciones de lograr tu objetivo. Si el diseño no llega a un mínimo, pasará inadvertido. No obstante, hay que mantenerse dentro de la honestidad y evitar la exageración.

Sin más demora, presentamos la primer versión de un Dossier de Ventas:

1. Presentación e inicio

Portada.

Aunque parezca muy obvio, en todo dossier es imprescindible la portada, un elemento que puede parecer secundario pero que en realidad nos da una primera idea de lo que vamos a ver. Hay que atraer al lector y dar unas primeras pinceladas sobre lo que viene a continuación. Los elementos que se deben exponer en esta son el título y si se desea, siguiendo el tono y el género de la idea, se puede inserir una fotografía o algún dibujo acorde junto a una pequeña frase que defina el formato y el género de éste. Lo primordial es que sea potente y atrayente.

Introducción.

Pequeño párrafo en el que se explique ¿Qué se va a leer? Si se trata de un largometraje o un corto, si es ficción, si es de época,…hasta se podría incluir uno o dos puntos fuertes que tenga el proyecto y que le proporcione una atracción especial.

High Concept.

Se trata de una frase atrayente en la que debe constar el concepto o idea que da pie a nuestro argumento. Por ejemplo, en el film Toy Story podría acompañarlo un high concept parecido a éste: “¿Que pasaría si los juguetes tuviesen vida propia?”.

Logline.

En no más de dos frases debes contar concisamente lo que tendría que servir para situar el lector en tu historia, presentar el protagonista y evidenciar el conflicto dramático. Es una proyección del ADN de tu trabajo. Se puede seguir un esquema parecido al siguiente: “Mi historia es un (género) llamada (título) en la que (protagonista) quiere (objetivo) a pesar de (obstáculo)

2. Contenido

Sinopsis.

Ahora es cuando uno tiene que contar más detalladamente el argumento, sin desvelar el final del mismo para mantener el suspense, no se debe alargar sino resumir el primero y el segundo acto. Todo aquel que lo lea debe tener suficiente información para ser conocedor de la historia pero no la suficiente como para satisfacer enteramente su curiosidad.

Personajes.

No se trata solo de diferenciar los personajes principales de los secundarios, sino de atribuirles la información necesaria para que puedas dar una idea general sobre ellos. En primer lugar tendrás que describir a tu protagonista que junto al resto de personajes principales (como por ejemplo en este dossier de Autómata podemos ver cómo es el androide protagonista), debe tener la información imprescindible para poder crear su perfil: nombre, edad, físico y actitud. Además, resulta muy útil disponer de alguna fotografía o dibujo que pueda asimilarse y representar al personaje descrito.

Los personajes secundarios aunque de por sí sean más prescindibles que los principales, no por ello hay que ignorarles. Uno mismo debe considerar si requieren o no de la misma atención, hay que tener en cuenta que no debe resultar cargado, siempre que sea ameno es recomendable añadir cuanto sea posible.

Localizaciones.

En este apartado es de suma importancia añadir fotografías parecidas a los espacios que se tengan en mente para las localizaciones. Si en el guión de tu largometraje hay 10 localizaciones, debes intentar proyectar el lugar que tienes en mente lo más fielmente posible. A cada fotografía hay que añadir una breve descripción acorde con lo que el guión expone sobre esa localización.

diseño dossier
Diseño de Syd Mead para Blade Runner

Se pueden coger fotogramas de otras películas, hacer las fotos uno mismo y añadirle o no photoshop. Lo importante es que el lector entienda perfectamente el ambiente que quieres crear, el tipo de localizaciones que pide la historia, a todo el mundo le vendrá una imagen diferente con el nombre de una localización; intenta que el lector vea la misma que ti.

Estilo visual.

El director escribe lo que pide o requiere de cada departamento técnico (fotografía, sonido, arte,…). No es primordial, se puede dejar en segundo plano, aunque no está de más añadirlo para hacer más patente la organización o control que hay en tu proyecto.

Presupuesto. 

Si se dispone de un productor se puede añadir al contenido un presupuesto, desglosado según el modelo del ICAA o explicando las premisas utilizadas para confeccionarlo. A todo posible inversor va a serle muy interesante esta información y va a proporcionar una seriedad, profesionalidad e intención muy notables.

3. Créditos

En los dossieres de ventas, como si de un film se tratara, al final se redacta una sección de créditos donde redactaremos de quién es la idea o proyecto y que motivación ha llevado a escribirlo/dirigirlo, quien ha realizado dicho dossier,  y junto a esto, exponer un poco el currículum para que se vea quien está detrás de ello y además hacer un tanto personal la lectura ofrecida. Algo así como una biografía con tintes predominantes de experiencia en el campo del audiovisual. Hay que denotar la capacidad de preparación que se tiene para afrontar el proyecto.

Al fin y al cabo, se reutilizan y recomponen constantemente los dossieres de un mismo film. Al principio puedes dirigirte a un productor con intención de buscar subvención y añadiendo algunos cambios al mismo dossier, puedes reutilizarlo como dossier de prensa o de ayudas. Quizá no es tan importante como hacerlo sino evidenciar que hay un trabajo y un equipo detrás que pueden llevarlo a cabo.

Category: Herramientas

Tags:

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Roger Navarro