El arte del pitch: ¿Como se estructura?

El pitch, como cualquier otro arte, supone una forma estructurada de discurso con un objetivo específico, vender tu idea o proyecto. Si tienes un proyecto que quieres tirar adelante en algún momento tendrás que llevarlo ante gente que pueda dar luz verde a tu obra, únicamente mediante un buen pitch, podrás hacer que estén dispuestos a ello.

Los 30 primeros segundos son los más importantes, tus oyentes se hacen con una primera idea a partir de elementos visuales como la expresión corporal o el soporte audiovisual. Ambos pueden ser meticulosamente perfeccionados con una buena preparación. Parece una obviedad pero como mejor preparado se afronte un pitch más posibilidades hay de vender tu proyecto, además lograrás reducir tu nivel de estrés y nerviosismo en el momento de realizar el discurso ante tus posibles clientes.

Teniendo en cuenta que hay tantos formatos de pitch como puedan imaginarse, ya sean de noventa segundos o siete minutos, ante una persona o veinte, hay que saber adaptarse a la situación. Normalmente esa información se da de antemano con lo que podrás empezar tu preparación teniendo en mente esas variantes. Indistintamente, existen unas bases con las que trabajar, todo pitch tiene unos patrones estructurales que dependiendo del tiempo concedido pueden alargarse o acortarse a voluntad.

1. Introducción

Información personal. 

Es importante empezar introduciéndose a uno mismo, brevemente, para que el oyente tenga una noción de quién es la persona que les está hablando y para establecer un punto emocional, imprescindible en todo buen pitch. Es el momento de exponer el curriculum, si has trabajado anteriormente en otros proyectos, si eres un escritor novel, que experiencia tienes en el sector…hay que ser selectivo puesto que no debe ser largo ni contraproducente, es mejor limitarlo a la información imprescindible y dejar tiempo para lo demás.

¿Como te hiciste con la idea?

Este punto es el enlace entre tu y el proyecto. Aunque parezca poco importante es relevante que el cliente vea ese vinculo (que se terminará de potenciar con la conclusión). Lo que se debe hacer es responder a la pregunta formulada, si se trata de una historia real o una leyenda urbana, si lo leíste en una revista o es una adaptación de algún relato.

Es vital que cautives a tu audiencia cuanto antes, por ello todo lo que cuentes tiene que atraer la atención del público. La micro historia de como te hiciste con la idea, es un buen momento para diferenciarse de los demás. Sin maquillar excesivamente la respuesta ni perder la naturalidad y credibilidad de tu exposición, cuenta concísamente de donde obtuviste la semilla de tu proyecto.

2. Contenido

Posicionamiento y Logline.

En una frase debes situar al oyente en tu historia, clarificar el conflicto dramático y descubrir a tu protagonista. Expuesto de éste modo parece algo difícil, sin embargo solo lo será si aún no tienes una idea patente de tu proyecto. Para poder hacer un buen posicionamiento debes tener en tu mente el ADN de tu trabajo. Una plantilla que puede ser útil para hacer tu logline sería algo parecido a esto:

“Mi historia es un (género) llamada (título) en la que (protagonista) quiere (objetivo) a pesar de (obstáculo)”

Con esta frase llegas al punto de no retorno, todo lo que venga después pasa a ser un complemento de esa oración. La precisión que debe tenerse para poder reducir todo un proyecto a una frase es complicado, por ello toda palabra que se añada o extraiga de la misma es de suma importancia. Si se logra simplificar, la audiencia entenderá perfectamente tu proyecto, aumentando así las posibilidades de éxito.

Subgéneros y temáticas.

Para contextualizar tu historia es recomendable apuntar a un subgénero. Por ejemplo, si se está exponiendo una comedia, ésta puede se una Comedia Negra (American beauty, Relatos salvajes o Birdman) o una comedia romántica (Notting Hill, Love Actually o El apartamento). Dependiendo de cual se escoja, el presupuesto y el público del hipotético film varían enormemente.

Las temáticas que cubren la historia son los que hacen avanzar la narración, le dan un enfoque más profundo y hasta pueden establecer el mensaje del propio film. En Requiem por un sueño vemos como las drogas mueven a los protagonistas a llegar hasta limites insospechados, el racismo juega como arco evolutivo sobre el personaje de Clint Eastwood en Gran Torino o como George A. Romero que critica la sociedad de consumo mediante la temática zombie como en Dawn of the dead.

Resume tu historia.

Dependiendo del tiempo que tengas, puedes o no llevar a cabo este punto, con el Logline tus oyentes ya tienen una idea clara de tu proyecto aunque si tienes tiempo de contar tu historia, hazlo. Cuenta solo lo esencial, es recomendable no contar la historia al completo para crear algo de suspense. Tu resumen debe contener:

– breve presentación de tu protagonista (utilizar adjetivos concretos, su rutina y objetivos)

 – oportunidad que se le presenta al tu protagonista y sus consecuencias inmediatas

 – conflicto que dificulta el logro de dichos objetivos

3. Conclusión

¿Por qué? 

Llegamos a la culminación de tu pitch. Debes responderte a ti mismo esta pregunta, por que esta historia y no otra, por qué invertir tanto tiempo en esta historia. Mucha gente olvida responder a esa pregunta cuando es primordial para que el cliente decida comprar tu historia. Lo que realmente estás respondiendo es por que deben invertir en esta historia y no en otra, si logras una respuesta adecuada tu pitch será un éxito.

Al terminar tu pitch, se abre el turno de preguntas. Siguiendo con tu tono natural y directo, responde a lo que te preguntan, siempre breve. No hay que desanimarse si no se logra vender el proyecto, en muchas ocasiones puede que simplemente no busquen el tipo de proyecto que estás vendiendo. Siempre se puede aprender de los errores, trabajar las debilidades e ir ganando experiencia para afrontar con más recursos el siguiente reto que se te presente.

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Roger Navarro