Empieza el American Film Market

Lanzarse a llevar tu guión o tu película ya terminada al American Film Market es un paso que cada vez más directores y guionistas españoles se atreven a dar. La grave situación de la industria en España junto al contexto de crisis obligan a buscar con más determinación y atrevimiento al productor o distribuidor para nuestra película.

Dar el paso de volar desde España hasta Los Angeles para asistir durante una semana al American Film Market en Santa Monica junto al emblemático muelle es, sin ninguna duda, una decisión muy valiente que muestra a todos aquellos que asisten al market la firme determinación de llevar adelante la película por parte del director y/o guionista. A diferencia de asistir al European Film Market en Berlín o al Marché du film de Cannes, trasladarse a Los Angeles implica toda una serie de gastos que nunca bajan de los mil euros y que en algunos casos se pueden acercar a los dos mil. Como guionista, director o productor independiente que asiste por cuenta propia supone un gasto considerable que en ocasiones puede no verse recompensado. La mejor forma de afrontar una semana incesante de reuniones ya concertadas o literalmente, perseguir a productores por los pasillos para conseguir una, es mentalizarse de que se trata de una inversión. Una inversión para conocer variadas opiniones sobre la calidad de tu idea, tu pitch y la productabilidad de la idea. Es decir, si la idea (por muy buena que pueda ser) entra dentro de los parámetros de lo que buscan las productoras y distribuidoras que participan en el market. Vivimos en tiempos de crisis y eso significa que las productoras venidas de todo el mundo buscan géneros baratos de producir y que sean fáciles de vender en el mercado internacional. El terror domina este market, seguido por el drama, la acción y la comedia. Ir con un género diferente reduce las probabilidades de levantar cierto interés y, por tanto, hay que pensar cuidadosamente si la inversión va a valer la pena. Ir a Hollywood ilusiona, pero puede ser más acertado ir a Cannes o Berlín según qué film intentas vender.

El American Film Market tiene un funcionamiento muy trabajado y ordenado, los primeros días se centran en el mercado de distribución. La venta de los derechos de films ya terminados copan el tiempo de los productores y los agentes de ventas. La propia organización recomienda a aquellos guionistas y directores que quieran vender un guión o proyecto no asistir esos primeros días debido a la poca productividad que sacarán. Una vez que han pasado esos primeros días y las distribuidoras han comprado o vendido los derechos de sus catálogos, obtienen más protagonismo los creativos, que en muchos casos, buscan lanzar o consolidar sus carreras. Resulta de mucha ayuda enviar e-mails una semana antes del inicio del market a las productoras que asisten para concertar reuniones con los productores creativos. Son esas reuniones la mejor oportunidad que tiene el creativo para pitchear su historia y tratar de convencer al productor de que se le está presentando un proyecto muy sólido. La estructura del propio market, organizado en el Loews Santa Monica Beach Hotel, facilita estos encuentros y proporciona cierta privacidad (siempre teniendo en cuenta que es un market y que los agendas están muy ajustadas). Abordar a las productoras y a los ejecutivos que se consideran ideales para nuestro proyecto tiene prioridad, pero  nunca hay que descartar productoras con cierta capacidad de financiación ya que nunca se sabe qué clase de proyectos puede interesarles.

Se dispone de muy poco tiempo para ejecutar el pitch, por tanto, es imprescindible acudir con el material necesario para dejar un recuerdo en la mente de los productores; un buen fajo debusiness cards, decenas de sinopsis muy trabajadas tanto en castellano como en inglés incluyendo aquellos adheridos al proyecto y una propuesta de casting (que sea realista) y, a ser posible, una tablet con un teaser. Entregar y enseñar todo este material puede ser inútil en muchos casos, pero siempre hay alguien que toma nota o muestra cierto interés ante el trabajo previo realizado y facilita el envío del guión, posteriores reuniones o tráfico de e-mails. El American Film Market no sólo puede ser un buen lugar para vender tu proyecto, puede ser también una excelente oportunidad para probarte en una industria tan competitiva como la americana e internacional y ampliar tu red de contactos.

Los cuatro últimos días del AFM se convierten en un asedio continuo de habitaciones de hotel con la esperanza de poder pitchear tu proyecto en el mercado internacional pero también, para tener una noción de qué se produce en realidad y cómo funcionan estas compañías si uno no está muy familiarizado con ellas. La película más comentada en el AFM de 2012 y que más impacto causó entre los asistentes no fue otra que la delirante Sharknado de The Asylum. Son este tipo de productoras las que copan una parte del AFM. Podéis encontrar de todo. Desde The Weinsten Co. a The Asylum, pero son aquellas más modestas las que, generalmente, están más predispuestas a escuchar ideas ajenas. Y ante todo, no hay que rendirse, hay que insistir e insistir ante las negativas. El AFM es un buen lugar para trabajar este aspecto. Levantarse e ir a por otro productor después de que uno te diga que tu película no es viable, que ya está muy vista o que tienes que rebajar el presupuesto a menos de un millón de dólares.

Para un creativo, Cannes o Berlín pueden ser mejores mercados, pero si se opta por el AFM es bueno tener todo esto presente, hay que ir preparado y saber venderse. Pero lo que está claro es que asistir a uno de estos mercados es una forma de enseñar tus proyectos en el mercado internacional. Un mercado que cada vez tiene más peso para la industria española.

Category: Festivales y Mercados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub