Fernando Hugo Rodrigo, autor de Convoy

Entrevista 4th Pitchbox: Fernando Hugo Rodrigo, guionista de Convoy

Fernando Hugo Rodrigo es el guionista de Convoy, un proyecto de terror que ha obtenido una mención especial en 4th Pitchbox.

Fernando estudió Comunicación Audiovisual en la Facultad de Comunicación de Sevilla, y además ha hecho otros cursos relacionados con el cine, uno de ellos en la New York Film Academy, y más recientemente el Máster de Producción Audiovisual MegaPlus en la MEDIA Business School.

Ha escrito guiones para televisión, como el de la serie Señorío de Larrea, que se emitió en ETB2 o el de la TV Movie Asalto Informático, tras ser seleccionado por la FORTA para desarrollarlo.

Hablamos con Fernando para que nos hable de Convoy y de su carrera en el mundo audiovisual.

¿Qué otros trabajos has hecho? ¿Nos puedes hablar o enseñar algo de tu trabajo más destacado hasta la fecha?

Después de trabajar en el desarrollo de otra TV-movie, dejé la ficción, y me dediqué al documental y a otro tipo de contenidos. Había que sobrevivir. Lo de guionista ahora es más secundario. De hecho, me dedico más a la producción ejecutiva y de desarrollo. Con diferentes productoras españolas e internacionales. Sí destacaría que por ciertos azares al final acabé dirigiendo un documental además de escribirlo: La derrota de las aulas, sobre la evolución de la educación en España desde los años 30 hasta después de la guerra civil. He aprendido muchísimo, en especial sobre montaje: no hay nada como buscarle imágenes a un texto, y reescribir pensando en el material que sí tienes, sentado, además, al lado del montador.

Ahora mismo leo y analizo proyectos, trabajo para sacar adelante largometrajes para la productora Tandem Films, recién nacida, y que cuenta con Cristina Zumárraga y el argentino Pablo Bossi (productor de entre otras, Nueve reinas o El secreto de sus ojos). Con Cristina trabajaba en su productora Tormenta Films. De hecho, como tal productora, estamos en Filmarket Hub ¡y conozco bastantes guiones aquí! Yo sueño que al menos dos de los que leí se hagan realidad.

Háblanos de tu proyecto Convoy. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

La idea originaria era muy distinta, y, como muchas de las que uso, venía de un sueño. No soy capaz de recordar bien por qué en dicho sueño se mezclaban trenes y soldados, pero así era.

Juro que sólo me percaté en una segunda versión del guión de que “convoy” igual aplica a un tipo de tren que a un grupo de soldados, y que de pronto el “backstory” del protagonista y la trama en presente tenían esa conexión.

La idea de alguien que regresa a un sitio del que todos se marchan… eso vino más tarde. Me apetecía ese concepto visto en otro tipo de films y que a mí me generaba asociaciones con el “western”, pero transferirlo a un entorno de terror. El jinete blanco, de Clint Eastwood no deja de ser la historia de alguien que vuelve como “fantasma” de cara al Malvado principal.

Quizá Convoy sea la historia de un hombre que tiene que volver al hogar porque sólo allí es capaz de confrontar lo no resuelto.

Convoy, proyecto de Fernando Hugo Rodrigo

Encontramos a unos personajes muy marcados por su pasado, además de la historia de terror, ¿qué temas podemos encontrar en Convoy, qué más nos cuenta?

Además de lo mencionado sobre, digamos, el peso (o el precio) del pasado, como mencionaba en el dossier, el tema de origen es el poder de la imaginación. Por algún motivo que sigue apareciendo aquí y allá en otros guiones míos, el tema de los cuentos populares me fascina. Niños y adultos seguimos necesitando hablar de monstruos para darle cuerpo a eso que nos atemoriza.

Al final, los monstruos somos nosotros; el infierno, como decía una amiga hace poco, somos nosotros, enmendándole la plana a la famosa frase de Sartre.

Ayalga es capaz de creer tanto en su infierno que lo hace real.

Leyendo tu dossier y el guión, están muy claros los escenarios, y aunque es una historia que se podría desarrollar en muchos sitios, ¿tenías alguno concreto en la cabeza mientras la escribías?

Canadá. Por mi reciente paso a la producción, por lo contado por varios de los asistentes al Megaplus, Canadá tiene probablemente los mejores “tax credits” del mundo. Estoy seguro de que habrá sus contraprestaciones (por ejemplo, los precios allí será más altos) pero es perfecta porque siempre pensé Convoy como película, que, al menos en un escenario A, se rodara en inglés y con actores internacionales.

Coproducir con cualquier país cada vez es más complejo en España, también es cierto. A diferencia de otras naciones, las ayudas públicas no tienen un apartado específico para coproducciones minoritarias (como pasa, por ejemplo, en Portugal), ni tenemos fondos específicos para coproducir con otros países (como tienen Francia y Alemania, entre otros). Pero Canadá ahora forma parte de EURIMAGES, lo cual debería facilitar una coproducción con este país.

En todo caso, hay otras opciones, un escenario B, de producción, en castellano, a rodar en Colombia, por ejemplo, otro país con muchos incentivos a los rodajes.

Una mina, un tren abandonado y niños. Parece una combinación ganadora para una película de terror. ¿Lo es?

Como guionista intento primero acabar la historia que quiero contar. Como diría mi colega “script-doctor” Ana Sanz Magallón, primero me pongo la gorra de guionista solamente. Sólo después, ya me pongo la de productor.

Como el marketing es algo en lo que también trabajo con diversas productoras, en ese momento posterior ya sí analicé qué elementos de la historia eran esos posibles “key selling points” que la hacían distinguible, y, al tiempo, que se relacionaran con lo que ya ha habido en el mercado. Un proceso curioso y contradictorio, esto del marketing en cine. Tienes que ser lo suficientemente original para “destacar” un tanto pero a la vez mejor cuentas con ciertos referentes, porque el mercado es conservador. Si pisas lo demasiado común, es “demasiado visto”; si te caes en lo “nunca hecho”, los financieros se preocupan.

Yo sí creo que tiene componentes comerciales claros. El cine de terror ahora mismo es el más rentable en la taquilla mundial. Si yo fuera quien tomara decisiones, estaría rodando cine de terror todo el tiempo, en todas sus posibilidades; más “autoral” como It follows o The Babadook o más comercial como las películas de James Wan. Ruedas por, pongamos 5 millones, vendes a todo el mundo, y no dependes de la taquilla local. Pero es mi visión, como digo. Pero diría que en España ahora mismo terror, fantasía, ciencia ficción, siguen sin acabar de gustar a los “gate-keepers”, que prefieren comedia o “thriller”.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en este proyecto?

Acabé una sinopsis para la convocatoria de DAMA, que debió de ser en septiembre de 2014. Yo uso las fechas límites de concursos y convocatorias como acicate para no procrastinar demasiado. Me sirvió, aunque no la eligieran, para poner las ideas por escrito. Luego, ya estuve quizá unos 9 meses trabajando en el tratamiento.

2016 y 2017 han sido para escribir la versión inglesa, y usarla de texto que me hicieran refinar, matizar, la española.

¿En qué punto se encuentra actualmente? ¿Qué es lo que necesita para poder desarrollarlo?

Necesita un/a productor/a que comprenda qué se quiere contar, y, claro, que le guste. Al final todo se reduce a eso. Ya puedes tener el guión mejor escrito o el peor, el más trabajado o el más improvisado, que todo depende de que a alguien le guste el punto de partida, el género, y, diría, el tono.

¿Te gustaría contar con alguien en concreto para este proyecto?

No pienso nunca en actores cuando escribo. No sé si es que me ancla mucho en España, y mis guiones nunca los pienso demasiado en función de qué hay aquí: ¡tendría que escribir comedia todo el tiempo!

En cambio, sí pienso en directores. Hice en su momento todo un “business plan” del proyecto para una productora noruega amiga. Y ahí sí que hay que proponer directores. Como el terror, según lo veo, requiere directores que sepan crear atmósfera, más visuales, diría que a Convoy le encajan mejor directores que ya tienen pie en Estados Unidos, como Paco Cabezas, Miguel Ángel Vivas, Andrés Muschietti…

¿Qué es lo que más destacarías de tu proyecto?

Que es una indagación lo más personal que he podido sobre ese gran tema del cine de terror: el pasado siempre vuelve, y es de dónde provienen todos nuestros terrores.

¿Habías intentado moverlo antes de conocer Filmarket Hub? ¿Cómo te fue?

Lo moví por contactos. Se lo mandé, de hecho, a Pedro Uriol, de Morena Films, al que conocí en el Megaplus. Han dicho “no”, por desgracia. También se lo pasé a otro productor. Todavía no ha contestado. Seguiré moviéndolo cuanto pueda.

¿Qué es lo que te llevó a inscribirlo en 4th Pitchbox?

Como digo, conozco la plataforma porque de ella saco guiones que leer y evaluar, para Tormenta Films. También conocí a Andrea Giannone en San Sebastián. Este 4th Pitchbox me servía de fecha límite para cerrar una última versión (de momento) y, hasta que haya novedades, dejar que el guión respire. Tengo que acabar uno de ciencia ficción que estoy escribiendo sólo en inglés.


Cuestionario rápido

3 guionistas favoritos: No tengo guionistas favoritos, me pasa como con los directores o los escritores: si tengo que ser “fan”, lo soy de obras, no de autores. Me gusta mucho el guión de William Goldman para Los tres días del Cóndor, admiro mucho lo que consiguió David Simon en The Wire, reconozco la imaginación de Moffat cuando escribía capítulos sueltos para Doctor Who (en su etapa como “showrunner” me interesa bastante menos), y creo que el guión de El dilema es de los más inteligentes de los últimos años.

Pero si tuviera que elegir un modelo, una especie de aspiración, de cómo ser capaz de escribir un día, entonces diría que el escritor Alfred Bester.

3 libros de guión favoritos: Sólo tengo uno, porque es el que siempre he utilizado, y me ha resuelto muchos problemas. Lo menciono porque, además, no suelo verlo en el “canon”: Técnicas del guión para cine y televisión de Eugene Vale.

3 directores favoritos: complicado; además, por lo ya mencionado. Soy más de obras. Pero suponiendo que un buen director, a mis ojos, es el que haya dirigido el mayor número de obras que considero importantes, entonces Hitchcock, Fellini y Orson Welles.

3 películas favoritas: Digamos Taxi Driver, Ocho y medio, Carretera perdida.

*Fotografía de Fernando Hugo Rodrigo realizada por Natalia Rodrigo.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado