Joanes Urkixo - La Aguja y el daño

Entrevista 4th Pitchbox: Joanes Urkixo, guionista de La Aguja y el Daño

Joanes Urkixo lleva más de media vida dedicada a escribir guiones, aunque empezó tarde en la profesión. Estudió Filología Vasca e iba para profesor e investigador, pero un trabajo para la industria del doblaje hizo que cambiase de rumbo.

Empezó trabajando en los estudios K-2000, traduciendo y adaptando diálogos y, al final, el estudio se convirtió en productora y le ficharon como guionista.

Desde ese momento, Joanes no ha parado de escribir, tanto libros (más de 20 títulos publicados, casi todos en euskera) como guiones, en español y en euskera.

Queremos conocerle más, porque su proyecto La Aguja y el Daño es una de las menciones especiales de 4th Pitchbox.

Tienes una larga trayectoria a tus espaldas, nos gustaría conocer algo más de tus trabajos. ¿Qué es lo más relevante que has hecho hasta ahora?

En los primeros tiempos hice documentales, programas de entretenimiento, infantiles, clips musicales y dos series de comedia, todo ello para ETB. Con el paso de los años me fui centrando en la ficción, especialmente en la animación, y trabajé en varias series para productoras de Madrid y Barcelona, también en coproducciones europeas.

En ese tiempo empecé a escribir largometrajes y hasta la fecha llevo siete estrenados, si bien uno de ellos fue directo a vídeo. Varios son de animación y cabe reseñar que el primero de ellos, Goomer (1999), en el que compartía guion con mis amigos Pedro Rivero y Gregorio Muro, ganó el Goya de animación de 2000.

Mi trabajo de mayor éxito ha sido el último largometraje, Lasa eta Zabala, que fue seleccionada para la sección oficial del Zinemaldia de Donostia y en Euskadi se convirtió en la película en euskera más vista de la historia (el metraje cuenta con un 60% de euskera y un 40% de castellano). Fuera de la comunidad en cambio, y con la excepción de su emisión en TV3, la película es totalmente desconocida porque los exhibidores no la compraron y la propia TVE decidió ignorar, en contra de su propia norma y quizá por primera vez, una película española participando en sección oficial. Las razones de esta espantada hay que encontrarlas en la historia que contamos, el primer caso conocido del GAL, en concreto los guardias civiles del siniestramente célebre cuartel de Intxaurrondo, que secuestraron en Baiona a los refugiados vascos Joxean Lasa y Joxi Zabala, los torturaron salvajemente durante semanas y finalmente los asesinaron de sendos tiros en la cabeza enterrándolos en cal viva. Es obvio, pues, que con Lasa eta Zabala se quiso mirar hacia otro lado, que España sigue sin estar preparada para superar el discurso único y digerir con naturalidad el hecho de que también en nombre del estado y de la democracia, valiéndose de sus recursos y su impunidad, se cometieron crímenes y atrocidades de los que es preciso hablar.

Háblanos de tu proyecto La aguja y el daño. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

Preparando Lasa eta Zabala pude darme cuenta de que existe un enorme vacío en esa parte de la historia de los vascos que suele citarse como los años del “conflicto”. De hecho, la película era una de las primeras en hablar de esa época y sin duda la única que no se centraba en los crímenes de ETA, por eso pude comprobar el gran desconocimiento que hay entre la gente joven sobre esa parte de nuestra memoria histórica.

Un tiempo más tarde decidí volver sobre ello y me centré en los años de la heroína, la devastadora década y media transcurrida entre principios de los 80 y mediados de los 90 que arrasó a una generación de jóvenes casi por completo causando mil veces más muertes que los atentados de ETA.

Cartel de La Aguja y el daño, mención especial en 4th Pitchbox

La acción de La aguja y el daño transcurre en 1983 y se centra en un pueblo pesquero de Bizkaia, uno de los más castigados. Es la historia de un concejal independiente de izquierdas que se ve forzado a encargarse de los problemas ciudadanos y en especial el de la droga. Cada vez más involucrado, se da cuenta de que la Guardia Civil, que es el cuerpo responsable del problema, no mueve un dedo para atajarlo y decide encargarse personalmente. Su sueño es que los niños del pueblo puedan jugar en una plaza totalmente limpia de jeringas, y para conseguirlo tratará de identificar la vía de entrada de la heroína al pueblo, denunciarla y así acabar con el problema. Su inocencia e idealismo pronto chocan con una realidad poblada de asesinos sin escrúpulos, Sida y muertes por sobredosis que acabará por… No, mejor no sigo, ahí está el guion por si algún productor quiere seguir leyendo.

La historia transcurre en un momento muy concreto (los años 80 en el País Vasco), ¿cómo viviste tú aquella época? ¿Hay algo de autobiográfico en La aguja y el daño?

Desde luego viví en persona esa época y sin duda hay algo… El concejal existió, fue uno de mis camaradas de partido de aquellos tiempos, conocí a bastantes yonquis, incluso uno de mis colegas más cercanos estuvo enganchado aunque ha vivido para contarlo. Pero yo no viví situaciones como las que narro en la historia, lo que hice fue entrevistarme con diferentes personas de Ondarroa y Bermeo supervivientes de esa época: la que perdió a un hermano y a tres primos, uno de los primeros diagnosticados de Sida en el estado al que dieron una esperanza de vida de un año (y ha vivido para contármelo), la que atravesó el infierno recurriendo a mil trapicheos y jugándose la vida para pagarse el pico sin tener que recurrir a la prostitución como todas sus amigas… El mundo que ellos me contaron está reflejado en La aguja y el daño y todos los hechos que narro sucedieron en la realidad de otra forma, todos los personajes existieron con otro nombre.

¿Por qué crees que es importante contar una historia como esta? ¿Es ahora más fácil hablar de tema del que trata la película que hace unos años?

Obviamente, el cese de ETA abrió una nueva etapa en la que hay cada vez menos miedo, o pudor según cada caso, a hablar de determinados temas. Aunque eso no ocurrió de modo automático y, sin duda, Lasa eta Zabala contribuyó de manera importante a romper el hielo.

Por otro lado, como he explicado antes, los años de silencio habían empezado a crear un olvido generacional que es preciso combatir, porque todos tenemos derecho a conocer nuestra historia y porque, como ya nos explicaron otros más sabios que yo, ignorarla es condenarse a repetirla.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en este proyecto?

El proyecto recibió una de las ayudas a la escritura de guion del Gobierno Vasco de 2016. Las ayudas se fallan a finales de año, y empecé a escribirlo allá por Febrero o Marzo. De modo que tiene un año escaso de vida.

¿En qué punto se encuentra actualmente? ¿Qué es lo que necesita para poder desarrollarlo?

El proyecto lo concebí en euskera y así escribí la primera versión. Entre Mayo y Junio hice una segunda versión, también en euskera, sobre todo porque no estaba muy contento con la parte final. A finales de año, y como seguía sin conseguir ningún acuerdo, me lo replanteé y escribí la versión en castellano que he presentado en Filmarket Hub. Aunque cuenta con un nuevo pulido, no he cambiado ninguna parte importante y por eso la he subtitulado también como segunda versión.

Ahora mismo, lo que necesita La aguja y el daño es a un productor que quiera ponerlo en marcha y a un director con quien empezar a reescribir hacia la versión de rodaje. Así de simple.

¿Te gustaría contar con alguien en concreto para este proyecto?

La verdad es que no he pensado en actores concretos, no hay muchos españoles que me apasionen y además en La aguja y el daño predominan los personajes jóvenes y muy jóvenes y supongo que, llegado el caso, los productores tendrán mucho donde elegir entre las últimas hor(mo)nadas televisivas. Uno que siempre me ha gustado mucho es Víctor Clavijo y hay un personaje que le iría muy bien, un personaje con dos caras que acaba asesinado.

¿Qué es lo que más destacarías de tu proyecto?

Destacaría algo que ya he mencionado antes: es una historia de ficción, pero auténtica. Casi todo lo que cuento ha sucedido en los lugares que describo, en alguna ocasión y de algún modo. Todos los personajes han existido y en muchos pueblos, no solo de Euskadi sino de muchos otros lugares, podrían reconocerlos de inmediato. Quizá aquí debería destacar también lo bueno que es mi guion, ja, ja, no sé, puede que algunos hagan esto, yo prefiero que cada cual lo lea y saque sus conclusiones.

¿Habías intentado moverlo antes de conocer Filmarket Hub? ¿Cómo te fue?

Ya he mencionado que inicialmente escribí el guion en euskera. Intenté moverlo entre las productoras vascas, pero aquí las oportunidades de éxito son muy reducidas porque el mercado es minúsculo: de las 6-7 películas vascas de cada año solo 2 ó 3 se producen en euskera y entre estas nunca faltan los proyectos personales o, como yo los llamo, “juanpalomos”, en los que guionista, director y productor suelen ser una misma persona o un tándem. Entre las productoras que hacen cine aquí, son contadísimas las que no están formadas por personas de ese perfil. En esas condiciones, a menudo resulta inútil recibir una ayuda para la escritura aunque tu proyecto haya sido el mejor valorado entre más de cien.

¿Qué es lo que te llevó a inscribirlo en 4th Pitchbox?

Coincidió que se abría el plazo de convocatoria justo cuando tenía el guion listo para colgarlo en Filmarket Hub, lo cual ya tenía intención de hacer y, como una única inscripción me daba opción a ambas cosas, me pareció una estupenda idea.


Cuestionario rápido

Queremos conocerte mejor, nos gustaría que nos dijeses tus 3 guionistas favoritos, 3 libros de guion que nos puedas recomendar, tus 3 directores favoritos y 3 películas que quieras destacar.

Ah no, nunca he sido de santísimas trinidades, lo siento pero me resulta imposible reducir tanto mis afectos en este terreno. Además, el orden en que me lo planteáis tampoco me deja cómodo, de modo que empiezo al revés, por mis películas favoritas: Centauros del desierto, Con faldas y a lo loco, Con la muerte en los talones, Blade Runner y Taxi Driver.

Lo dejo en 5 pero, de verdad, podrían ser 50 y me costaría valorar más unas que otras, así que me quedo bastante intranquilo. Sois MUY crueles, Filmarket Hub.

Sea como sea, estas pelis me llevan a mis directores favoritos. O sea:

John Ford – no solo por la peli elegida. Podrían ser muchas, casi todas, pero tengo una especial debilidad por Las Uvas de la Ira y Pasión de los Fuertes.

Billy Wilder – Lo mismo… ¡Rayos, por qué he elegido solo una peli suya! Empieza a dolerme todo.

Alfred Hitchcock – Por todas, toditas, todas sus pelis. Vale, puede que alguna no tanto pero no la recuerdo.

Ridley Scott – Una de cal y otra de arena, pero quien dirigió Blade Runner aquí se queda.

Martin Scorsese.

Pero, entonces, ¿dónde pongo a Coppola, a Clint Eastwood, a los Coen…? Y ahí lo dejo, que podrían ser más.

Guionistas. Bueno, aquí empezaré con un par de novedades: Rafel Azcona y Jean-Claude Carrière.

Pero, obviamente mis pelis y directores favoritos algo tienen que decir en este apartado:

Billy Wilder y su inseparable coguionista I.A.L. Diamond.

Frankk S. Nugent, que escribió muchas con John Ford.

Paul Schrader – Taxi Driver, Toro Salvaje, Obsession (Fascinación)…

David Peoples – Blade Runner, Sin Perdón, Doce Monos

Podría seguir con más, citar también a varios showrunners de series, pero nunca acabaría.

Libros de guion favoritos:

Aquí voy a sorprenderos: ninguno.

No es que desprecie los libros de guion, es tan solo que nunca han ejercido un papel fundamental en mi formación continua como guionista. Algunos de estos libros sirven bien como manuales básicos, pero una vez aprendidos los rudimentos del guion ya no sirven de mucho: Linda Seger, Syd Field, Robert Mckee, Viki King, Blake Snyder, Christopher Vogler, David Howard, Jean-Claude Carrière… Otros son más personales, los hay que ofrecen un punto de vista irónico, descreído o revelador… sobre el mercado anglosajón. Hay también un montón de trabajos sobre géneros, directores o cinematografías específicas que siempre tienen un punto de interés. Pero, con el paso del tiempo, mi balance es que he aprendido mucho más destripando el trabajo de otros guionistas o directores que leyendo sobre ese trabajo. Mi última película destripada es Animales Nocturnos, por ejemplo.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado