Entrevista Pitchbox: David Cordero y Rafa G. Palencia, creadores de “Al Matadero” Mención Especial en Sitges Pitchbox 2018

Hablamos con los dos creadores del proyecto de largometraje de género, con toques de comedia negra,” Al Matadero”. Bebiendo de comedia y terror a partes iguales, David y Rafa nos cuentan cómo ha sido su andadura por la industria del cine hasta la fecha, el proyecto por el cual han obtenido una Mención Especial en Sitges Pitchbox y mucho más.

FMH: Queremos saber un poco más de vuestra trayectoria, ¿por qué elegisteis esta profesión? ¿Dónde estudiasteis? ¿Dónde empezasteis vuestra carrera?

D.C: Imagino que todo empieza por un recuerdo de infancia. Aquello de “la magia del cine”, de ver una película y entrar en ella, y también el ritual de ir a la sala, que siempre es un momento especial. Luego, cuando decides dedicarte a esto, supongo que ese recuerdo inconscientemente participa de la decisión. En mi caso también pesa cuando un día tras otro te das cuenta de que no te basta con contar las cosas, sino que las adornas todo lo que puedes. No por exagerar, ¿eh?, sino por contarlas bien, que es muy importante (risas). Ahí es cuando ves que es muy posible que necesites hacer algo más que hablar, y en mi caso ese algo ha salido por aquí. Estudié dirección cinematográfica en la Escuela Universitaria TAI, en Madrid, y empecé como casi todos… muchos cortos y aventuras, con más o menos presupuesto, en los que se aprende y se sufre mucho cada plano.

R.G: Escribo desde que tengo uso de razón, y no es exagerar. Mi madre guarda una historia que escribí a los 6 años en una libretilla, en la que unos niños desmontan una trama para asesinar ¡al rey! ¿Te lo imaginas? Ejerzo como periodista y soy autor de dos libros de historia, un manual de estilo y una novela negra. David y yo nos conocimos en el instituto, antes incluso de que él empezara a estudiar cine, y desde entonces hemos colaborado juntos. Al principio de manera más esporádica, pero en los últimos años hemos madurado unos cuantos proyectos que son el fruto de la pasión que compartimos por la narrativa audiovisual. Uno de ellos es “Al Matadero”.

FMH: ¿Qué otros trabajos habéis hecho? ¿Nos podéis hablar o enseñar algo de vuestro trabajo más destacado hasta la fecha?

D.C: Pues hay muchas cosas, pero como director y guionista, mis cortos “Mienin” y “Z Fest” son mis “criaturas”. Son absolutamente diferentes entre sí, y creo que como carta de presentación eso es interesante. Tampoco ha sido algo premeditado, pero creo que los cortos están para eso, para arriesgar, buscar cosas, ponértelo difícil, y ante todo, no repetirte. “Mienin” es un cuento en voz en off con un solo personaje que espera el fin del mundo, y “Z Fest” es casi el otro extremo, una historia en la que una pareja discute dentro de una tienda de campaña, ajena al holocausto zombi que se ha desatado a su alrededor. Mucho diálogo, una situación que se va de las manos, y mucha mala leche. El guion de “Z Fest” lo firmamos Rafa y yo, y es un poco el culpable de todo esto. Por suerte son cortos que han funcionado muy bien en festivales (“Z Fest” sigue dando guerra todavía). En general me han dado muchas alegrías, y algún momento incomprensible… (carraspeo elocuente).

FMH: Habladnos del proyecto Al Matadero. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

R.G: El punto de partida es el guion de un corto escrito originalmente por David y del que llevábamos mucho tiempo ‘enamorados’, cuyo título era “La Fan Terrible”. Es la historia de un ‘serial killer’ que se encuentra con su mayor admiradora, y también es la historia con la que arranca “Al Matadero”.

D.C: Sí, pero en realidad todo se pone en marcha cuando Rafa me dice que hay que hacer algo con ese guion, que bien podría ser el arranque de algo. Yo al principio no lo tenía muy claro, pero después me comentó que tenía una idea muy delirante sobre un tipo que tiene ensoñaciones violentas… y enseguida encontramos algo que unía las dos historias: eran dos visiones muy diferentes pero complementarias sobre el asesinato. El guion inicial nos marcó un poco el formato, y propició que la idea de hacer una película serial tuviera más sentido que intentar estirar ese guion como un chicle.

R.G: Así que convertimos “La Fan” en el cuchillo que atraviesa todas las historias y da un sentido de conjunto a los cinco relatos del largometraje. A lo largo de ella tratamos de sacar punta, con un humor muy negro, a todos los tópicos y los absurdos del acto de matar y sus consecuencias.

FMH: Se ve que es una historia que intenta subvertir el género de terror clásico; ¿cómo fue el proceso de creación de un guion así?

D.C: La verdad es que ha sido algo bastante natural. Teníamos claro el tono que queríamos desde el principio. El género de terror tiene unos códigos, y en base a ellos nosotros hemos construido las tramas. Luego solo hay que intuir un poco por dónde puede escaparse el humor, y atacarlo.

R.G: Como en “Z Fest”, que una situación aparentemente aterradora se convierte en todo lo contrario. Tuvo una acogida muy buena, tanto en Sitges como en los festivales que lo seleccionaron después, y eso nos afianzó en lo que ya pensábamos incluso antes de rodarlo: un guion tan divertido y con tanto gancho no podía fallar. Así que nos marcamos el reto de escribir un largo siguiendo la misma fórmula, porque tiene muchos ingredientes de éxito.

D.C: Luego el guion como tal es un proceso curioso porque no encaras su desarrollo como en un guion de largometraje al uso, y eso tiene sus pros y sus contras. Es mucho más flexible, pero a su vez, si no tienes una idea clara de cómo debe ser el conjunto, se te puede ir fácilmente de las manos. Es como estar siempre muy al borde. Rafa y yo escribimos por separado y luego nos lo intercambiamos todo. Sabemos en lo que está trabajando el otro, y cuando nos llega “su parte” tenemos total libertad para “trastearla”. Eso le da mucho sentido y hace que todo tenga un estilo común.

FMH: ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en este proyecto?

R.G: Ha sido prácticamente un año, de una edición de Sitges a otra. En la edición de 2017, además de participar con “Z Fest” nos quedamos con las ganas de presentarnos a Pitchbox. Este año no podíamos fallar.

FMH: ¿En qué punto se encuentra actualmente? ¿Qué es lo que necesita para poder desarrollarlo?

D.C: Bueno, ya hemos puesto en marcha algunas cosas para dar los siguientes pasos… La Mención Especial en Sitges Pitchbox ayuda mucho. Digamos que “nos hace interesantes” (risas).

Nosotros estamos convencidos de que “Al Matadero” es diferente y será una gran película. No es una producción complicada, y solo necesita que algunas piezas se encajen. Si te lees el guion es muy difícil no ver el potencial que tiene… Por cierto, querido productor, lo encuentras sin problemas en Filmarket Hub (guiño guiño).

FMH: “Al Matadero” es un proyecto de terror con toques de comedia negra, al estilo de Álex de la Iglesia, más notoriamente, por lo que hemos leído en el dossier de ventas y el guión. ¿Por qué os decidisteis por el formato episódico en vez de centraros en una única historia? A veces ese tipo de proyectos pueden pecar de irregulares en cuanto al nivel de cada historia… ¿se trata de un afán de mostrar diferentes caras del terror en fechas navideñas?

D.C: Es verdad que en algunas películas de antología parece que pasa eso, que dos o tres historias sobresalen por encima del resto, pero yo creo que es debido a que no hay un guionista (o guionistas) responsable de todas las historias, que vele por un resultado en conjunto. Eso es absolutamente necesario. Si cada director, en base a una idea común o un concepto, se pone en marcha según su estilo, eso hace que el global de la película sea algo irregular. Es muy bonito ver los barrios de París retratados por grandes directores, pero en realidad el conjunto te deja frio. “Al Matadero” es una película episódica, pero en su concepto global sí que la tratamos como un largo al uso. Tiene que tener sus tempos, y eso es algo fundamental. Teníamos una historia inicial muy potente, y en base a ella surgió la idea principal. De alguna manera cada historia posterior se escribió teniendo en cuenta lo que ya teníamos, y lo que nos quedaba por contar. Por eso, aunque son tramas completamente diferentes, el conjunto funciona muy bien. Sin duda “Relatos Salvajes” de Szifron es un buen referente. Una película de antología, escrita por un mismo guionista (él mismo), que en conjunto funciona fenomenal, y que además recibió magníficas críticas, premios y batió records de taquilla en su país.

R.G: El engranaje de los cinco relatos ha sido muy sencillo porque todos tienen elementos muy potentes, tanto en lo visual como en la construcción de los personajes, y porque no nos hemos puesto límites a la hora de sentarnos a concebir cada una de las historias, pero sí hemos tenido muy en cuenta la estructura del largometraje a la hora de encajarlas. En ese sentido, como dice David, “Relatos Salvajes” ha sido una referencia clave. La razón de ambientarlas todas en Navidad es claramente autoparódica: hablamos de matar y, seamos sinceros, ¿a quién no le han entrado ganas de matar a alguien en esas fechas tan señaladas? (risas).

D.C: Y sí, cuando hablamos de comedia negra Álex de la Iglesia es una fantástica referencia. Para nosotros está muy claro.

R.G: Hemos crecido viendo sus películas.

FMH: ¿Qué es lo que más destacaríais del proyecto?

R.G: El guion, el guion es la clave. No solo porque las historias funcionan, sino porque la idea estética y cinematográfica que transmiten está clarísima. Es gamberro, tiene un toque ‘indie’ muy fresco y nunca pierde la capacidad de sorprender al espectador.

D.C: Además no olvidemos que es una horror comedy… tiene ese juego entre risas y tensión que engancha mucho.

FMH: ¿Habíais intentado moverlo antes de conocer Filmarket Hub? ¿Cómo os fue?

R.G: No, fue un proyecto diseñado expresamente para Sitges Pitchbox.

D.C: Es verdad. Podemos decir que nosotros somos un proyecto nacido con ese objetivo. Es algo que imagino ya intuyen en Filmarket Hub, que hay proyectos que se desarrollan con la intención de llegar a participar en uno de sus eventos de pitching, y así conseguir tener la oportunidad de salir del cajón. Eso la verdad es que es algo muy valioso. Es muy muy difícil tener oportunidades.

FMH: ¿Qué es lo que os llevó a inscribirlo en Sitges Pitchbox?

D.C: Pues eso básicamente, buscar la oportunidad. Desde el primer momento que “Al Matadero” cogió forma, nuestro objetivo era tenerlo listo para el próximo Sitges Pitchbox. Llegamos a tiempo… pero no sin cierta tensión jajaja. ¡Como debe ser!


Cuestionario rápido

Nombra tus tres guionistas favoritos

D.C: Joel y Ethan Coen, Charlie Kauffman, Jorge Guerricaechevarría.

R.G: Shane Black, Rafael Azcona, Taylor Sheridan.

3 libros de guión favoritos

D.C: “Cómo crear personajes inolvidables” de Linda Seger, “¡Salva al gato!” de Blake Snyder, “Escribir ficción” de Gotham Writers Workshop.

R.G: “¡Salva al gato!” de Blake Snyder, “El libro del Guion” de Syd Field, “Making Tootsie” de Susan Dworkin.

3 directores favoritos

D.C: François Truffaut, Luis García Berlanga, David Fincher.

R.G: Steven Spielberg, Billy Wilder, Charles Chaplin.

3 películas favoritas

D.C: “Ser o no ser” de E. Lubitsch, “Doce monos” de Terry Guilliam, “La Haine – El Odio” de Mathieu Kassovitz.

R.G: “Tiburón”“Con Faldas y a lo Loco”, “Luces de la Ciudad”.

Category: IndustriaSin categoríaTalent

Tags:

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Alex Barraquer