Entrevista Pitchbox: Gerard Rodríguez y Frank Lucas nos hablan de su proyecto de serie, “WV$P” Selección Oficial Madrid TV Pitchbox 2017

Entrevistamos a Gerard y Frank, productor y guionista del muy fresco y original proyecto de serie “WV$P”, nos reunimos con ellos para ver en qué fase se encuentra el proyecto, un año después de su paso por Madrid TV Pitchbox.

Breve Sinopsis: 

Toni, un joven acomodado de Barcelona cuya vida es el baile urbano, harto del mundo de apariencias y pasividad que le rodea, decide hacerse pasar por lo que no es y abismarse al extrarradio de su ciudad para unirse a una pandilla de chicos de barrio que hacen street dance, junto a la que comenzará a experimentar lo que es ser realmente libre… con todas las consecuencias que ello conlleva.

 

FMH: Queremos saber un poco más de vuestra trayectoria, ¿Por qué elegisteis esta profesión? ¿Dónde estudiasteis? ¿Dónde empezasteis vuestra carrera?

G.R: Sinceramente, no me veía trabajando 8-10 horas al día en lo mismo. Lo que más me gusta de esta profesión es lo aleatorio de nuestro día a día: el desarrollo es la parte más divertida, más cuando llevas varios proyectos a la vez, una mañana estás metido de lleno en el mundo del trap y lo sabes todo del pique entre C. Tangana y Yung Beef y por la tarde eres un experto en el flamenco rosa y su influencia en la cultura pop de los 60 para un documental que estamos preparando. Y a la vez estás contactando con un domador de animales para “alquilarle” un zorro para un videoclip, true story.

Cuando escogí la carrera no me imaginaba ni de coña que sería así, pero sí que sabía que no quería pasarme encerrado en una oficina el resto de mi vida, ya había sido demasiado formal hasta los 18 años en la escuela donde estudié, ¡por eso me apunté a la ESCAC! Luego ya tuve la suerte de empezar a trabajar en Zentropa Barcelona, donde aprendí todo lo que sé.

F.L: Sí, como dice Gerard, ambos estudiamos en la ESCAC que es dónde nos conocimos y comenzamos a hacer combo productor+director. Mi caso es un poco atípico porque inicialmente estudié económicas y venía de las antípodas de lo que es ser realizador: me dedicaba a la auditoría y consultoría.

Siempre había querido estudiar dirección de cine pero por unas cosas y otras no pude y acabé en ese camino; y no toda la culpa era externa, yo también me condicioné bastante pensando que en España dedicarse al cine era un poco una utopía…

Después de un tiempo como hombre de traje y corbata –cosa que casi nadie se cree hoy en día cuando me ve- decidí dar un giro de 360 grados a mi vida e intentar comenzar carrera en el cine, estudiando como he dicho en la ESCAC y haciendo de realizador de videoclips, publis, fashion films etc; y escribiendo mucho, lo cual siempre me ha encantado, claro.

La verdad es que haciendo cómputo de lo pasado no me arrepiento de nada, creo que entré en el sector ya con una consciencia bastante clara y madura de lo que quería hacer y cómo quería hacerlo; además, nada de lo anterior queda en saco roto ya que mi trayectoria anterior ha influido mucho en lo que soy y cómo soy hoy en día -personalmente y como director-, y me ha aportado un background brutal que me ofrece oportunidades únicas como la de poder emprender y haber formado junto a Gerard, Japonica Films…y en eso estamos, ¡espero que haya suerte!

 

FMH: ¿Qué otros trabajos habéis hecho? ¿Nos podéis hablar o enseñar algo de vuestro trabajo más destacado hasta la fecha?

F.L: Con Japonica lo que más hemos hecho en este último año y medio es desarrollar proyectos, por lo que lo mejor está por venir. Tenemos algunos proyectos interesantes en la parrilla de salida que creo que molarán demasiado: un docu sobre los pink flamingos del director valenciano Javi Polo que es pura fantasía, la primera peli de BRBR films (para nosotros, uno de los colectivos audiovisuales actuales más punteros de España) que hemos escrito mano a mano, Aurora que es mi primera película como director…¡y mucho más!

Gerard: Sí, como dice Frank, de lo que estamos más orgullosos hasta la fecha es de los proyectos que aún no hemos rodado, ¡así que tocará esperar! Fuera bromas, estamos en la postproducción de 3 videoclips con AÛM Studio, un colectivo audiovisual que hemos creado para sacar piezas más arriesgadas y experimentales, que cuando estén terminados serán brutales. Si no nos los censuran, ¡podréis verlos en nuestras redes!

 

FMH: Habladnos del proyecto WV$P. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

F.L: WV$P es la historia de Toni, un adolescente acomodado de Barcelona, apasionado del krump y el baile urbano en general, que un día descubre a una pandilla de chicos de barrio que practican street dance, por los cuales siente una gran fascinación inmediata. Harto de un entorno en el que nunca ha llegado a encajar del todo, se aventura al extrarradio de su ciudad, totalmente desconocido para él, para unirse a esta crew/pandilla, los WV$P, junto a los que descubrirá una Barcelona mucho más cruda pero auténtica, real.

La verdad es que en sí WV$P surgió de una anécdota: mi chica por aquel entonces comenzó a hacer clases de un baile rarísimo –para mi yo de aquel entonces- a medio camino entre la pelea callejera y el trance chamánico: el krump. Youtube hizo el resto, me abrió una puerta a coreografías imposibles, battles caóticas e impresionantes y un mundo fascinantes que no hizo más que plantar el “inception” enfermizamente en mi cabeza de que tenía que escribir algo sobre ese universo.

Y una cosa llevó a otra: comencé a patear calle informándome y conociendo a gente que bailaba krump, a raíz de esto comencé a descubrir otros bailes urbanos y la forma de hacer de los bailarines callejeros, eso a su vez me llevó a poner el ojo en los códigos callejeros y de los chavales jóvenes (generación Z, muy infrarrepresentada en la ficción actual), de ahí me metí en el mundo trap, el cual en esos momentos (2012- 2013) era puro underground y para mi totalmente desconocido…y poco a poco todas estas conexiones y pequeñas casualidades acabaron conformando lo que es WV$P.

En cuanto a la narrativa, surge de todo este proceso y todo lo que estaba viviendo yo en aquel momento. Supongo que Toni hereda todo ese sentimiento de no pertenencia de mi etapa de juventud en un entorno en el que me sentía un poco pez fuera del agua, y su transición a un nuevo mundo no es más que reflejo de lo que fue la mía al adentrarme en el universo WV$P. Y, como no, casi todas las situaciones se inspiran en experiencias reales mías o de los chavales que conforman e interpretan a la pandilla de los WV$P.

 

FMH: Me parece muy interesante tratar una historia con personajes de esta generación, que como bien dices, no están muy representados en la cultura de hoy en día, quizás por que aún son muy jóvenes y sólo ahora empezamos a considerarlos como personajes dignos de explorar. ¿Cómo fue el proceso de creación de una serie así?

F.L: Fue bastante orgánico, dentro de lo largo y laborioso que ha sido. Como decía, fue una serie que no nació desde una idea de guión, de trama concreta, sino desde una intuición acerca de lo fascinante e interesante de cierto universo. Y, como contaba, ese universo se fue haciendo grande: comenzó con el krump para ir expandiéndose hacia la realidad callejera en Barcelona y se concretó como el retrato sincero y descarnado de la generación Z o trap en la ciudad condal: los adolescentes de hoy en día, una generación de lo más interesante y aún sin explotar bien en la ficción televisiva española.

Lo que más me gusta de WV$P, en cuanto a proceso de creación, es que ha sido un proyecto en constante mutación y evolución, en lo que considero es un interés por la realidad más inmediata y actual. Estar con este proyecto ha sido una constante cura de humildad, en el buen sentido; y debo reconocer que es el proyecto con el que siento que he madurado como realizador.

Supongo que el punto clave del proceso de creación de esta serie fue encontrar a los protagonistas de la misma, a los WV$P. La serie no existiría sin ellos o, mejor dicho, la serie es ellos. Antes de encontrarlos tenía mucha cosa escrita que se fue de inmediato a la basura, ya que era todo demasiado impostado, anquilosado. Me descubrí ante unas experiencias, unas vidas y unas formas de hacer que daban mil patadas a todo lo que yo pudiera haber pensado, imaginado o escrito, y lo único que tenía que hacer era adaptarlas.

Así es como a cada paso que daba el proyecto (ensayos con los actores, rodaje del piloto, escritura de la biblia…) la narración avanzaba en una dirección muy concreta: adaptarse cada vez más a las vidas reales de los chavales.

En conclusión, fue un interesante proceso de ida y vuelta continuo, de retroalimentación entre realidad y ficción, con el objetivo último de contar de una forma interesante y cinematográfica la historia de Toni sin dejar de ser veraces en el retrato generacional que estábamos haciendo y atrapando toda esa autenticidad y alma que tienen los chavales protagonistas y su entorno. Por todo ello, creo que WV$P respira esa frescura tan necesaria y falta en ficciones adolescentes actuales. Frescura que, a la vez, siempre defiendo a capa y espada que es heredera de la realidad de la gente que está tanto delante como detrás de las cámaras.

 

FMH: ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en este proyecto?

G.R: La verdad es que Frank lleva mucho más tiempo que yo. Sé del proyecto desde que nació, pero no pude entrar desde el principio porque estaba trabajando y no podía dedicarle todo el tiempo que éste requería, pero una vez nos juntamos para empezar con lo que hoy es Japonica (allá por junio de 2017), fue el primer proyecto con el que empezamos a trabajar juntos en la empresa.

F.L: El germen del proyecto parte de 2012 pero, como decía antes, tuvo un proceso de documentación y conocimiento del universo largo, más cercano al que se vive en el documental que en la ficción. Digamos que madurar, maduró en 2015, cuando rodamos el piloto-teaser y la consolidación total la ha tenido en estos dos últimos años cuando ya dimos estocazo final a la biblia y comenzó a salir y moverse en el mundo real.

 

FMH: ¿En qué punto se encuentra actualmente? ¿Qué es lo que necesita para poder desarrollarlo?

G.R: Pues ahora mismo está en una fase de desarrollo muy avanzado. Tenemos una biblia con todos los capítulos desarrollados y un piloto escrito que funciona como un tiro. ¿Qué necesitamos ahora? Estamos en conversaciones con una de las plataformas que conocimos en Pitchbox para ponernos a escribir definitivamente los capítulos restantes y entrar en producción (crucemos dedos!).

 

FMH: ¿Qué buscáis explorar o qué queréis enseñar con esta serie?

G.R: Seguro que Frank tiene una respuesta mucho más larga a esta pregunta, pero para mí resulta muy interesante representar una generación muy maltratada en la ficción actual. La música ha sabido retratarla a la perfección, pero con la ficción nos hemos quedado muy en la superficie. ¡No todos los chavales de 16 años van a institutos pijos y resuelven asesinatos!

F.L: Más allá de contar una buena historia que guste y entretenga al público, buscamos sobre todo romper ciertos estereotipos y tabúes y poder hablar sin tapujos de realidades que suelen ser invisibles en la ficción actual. Poder demostrar que no todo es la Barcelona turística de lucecitas y noches de amor, que existe de verdad esa Barcelona que por ejemplo enseñó Iñarritu en Biutiful dónde, sin hacer moralinas de ello, existe la prostitución de lujo juvenil, el tráfico y consumo de droga en todos los estratos sociales, los desahucios, la enfermedad mental, la inmigración etc.

Y, obviamente, buscamos hacer un buen retrato de la generación Z en España como no se ha visto antes: la nueva juventud heredera de la crisis e hija de la inmigración, la precariedad económica, la adicción a la tecnología y los móviles, la precocidad sexual, el auge de la cultura callejera (música trap, movimiento swag, baile callejero, twerking, reggaetón) etc. Un retrato aún inédito en la ficción española y que es cada vez más necesario, sin concesiones.

 

 

FMH: ¿Qué es lo que más destacaríais del proyecto?

G.R: Lo que personalmente me flipa de WV$P es su crudeza y unicidad. Desde Japonica siempre hemos hecho un esfuerzo para ir a cuchillo con nuestros proyectos, y creo que este proyecto es un gran ejemplo de nuestra filosofía.

Aparte de esto, creo que es muy destacable el nivel de empatía que puede generar la serie en su público, retratando los conflictos de la juventud de hoy en día y hablándoles de tú a tú.

F.L: Su sinceridad y crudeza, que, como dice Gerard, pueda hablar al espectador de tú a tú. Llegar a ese nivel en el que el espectador pueda decir: “que bien por fin se habla en una serie de esto” o “ Ya era hora que se tratara este tema”; con temas controvertidos pero necesarios a poner en el candelero hoy en día como el feminismo, trato y consideración en la ficción de la gente racializada, problemas reales de la juventud etc.

 

FMH: ¿Habíais intentado moverlo antes de conocer Filmarket Hub? ¿Cómo os fue?

G.R: Antes de conocer Filmarket Hub presentamos el proyecto a Movistar+ a través de una sesión de pitchings que organizó la ESCAC. La verdad es que el feedback fue bueno pero se quedó bastante ahí. TV Pitchbox fue lo que realmente nos puso en el mapa.

 

FMH: ¿Qué es lo que os llevó a presentarlo a Madrid TV Pitchbox?

G.R: En mi opinión TV Pitchbox era una muy buena oportunidad para tantear el proyecto en territorio nacional. ¡Tener a (casi) todas las plataformas en una misma habitación escuchando tu proyecto es una ocasión que no se puede dejar escapar!

CUESTIONARIO RÁPIDO 

Tres guionistas favoritos

G.R: Matt Groening, Quentin Tarantino, Seth Rogen.

F.L: Paul Thomas Anderson, Efthymis Filippou y David Lynch.

Tres libros de guion favoritos:

G.L: Podría decir el Guión de McKee o Hitchcock-Truffaut, lecturas “obligatorias” en la uni, pero mentiría. El único que me he leído -Frank se meterá conmigo- es Save the Cat! de Blake Snyder.

F.L: Creo poco en los libros de guión, pero McKee es básico y está genial para tener una base, después ya harás con ella lo que quieras. A mi, personalmente, me ayudó mucho leer cuentos cortos para aprender a estructurar – Foster Wallace e Ian McEwan para mi son maestros de ello- y Atrapa el pez dorado de David Lynch es mi libro de cabecera.

Tres directores favoritos: 

F.L: David Lynch, Lynne Ramsay y Gaspar Noe.

G.R: Tarantino, Wong Kar-Wai y Denis Villeneuve.

Tres películas favoritas:

G.R:

Pulp Fiction (Tarantino, 1994) (Es la única que repite siempre, un cliché que no me quito de encima)

Spring Breakers (Korine, 2012) (Es la película de nuestra generación)

Inherent Vice (Anderson, 2014) (El nombre de la productora sale de ahí)

F.L:

Carretera Perdida (Lynch, 1997)

Enter the void (Noé, 2009)

Morvern Callar (Ramsay, 2002)

 

 

Category: IndustriaTalent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Alex Barraquer