El equipo de El Aspirante con su premio en Sitges Pitchbox 2016

Entrevista Sitges Pitchbox: Juan Gautier, coguionista y director de El Aspirante y Andrea Gautier, productora del proyecto

El Aspirante fue uno de los proyectos seleccionados para participar en Sitges Pitchbox 2016, y consiguió el premio NAFF, gracias al cual, ha viajado recientemente a Corea, para presentarlo en el Bucheon International Film Festival.

Hablamos con Juan Gautier para que nos cuente cómo fue la experiencia de participar en Pitchbox y de viajar a Corea para presentar allí El Aspirante. Además, Andrea Gautier, la productora del proyecto, nos cuenta qué es lo que necesita actualmente para conseguir llegar a realizarse.

Cuéntanos, ¿por qué elegiste esta profesión? ¿Dónde estudiaste? ¿Dónde empezaste tu carrera?

Juan Gautier: Lo típico de hacer cortos y video clips de una banda que tenía desde los 15 años con un cámara de video ocho familiar: mi madre daba una optativa de cine en el cole. Luego con dieciocho empiezo a trabajar de auxiliar de dirección en pelis de Fernando Colomo PC mientras estudio. Al acabar la carrera de imagen cambié el cine por la televisión. Estuve varios años de realizador compaginándolo con la docencia, encargos y proyectos propios de ficción y documental. Hasta que hace nueve años dejo la tele y montamos una productora para tratar de hacer cine.

Háblanos de los trabajos más importantes que has hecho hasta la fecha.

J.G: El documental Sanfermines 78 fue una aventura desde el amor y el activismo y se convirtió en el segundo documental más taquillero del 2005 con 25.000 espectadores. Se vendió, ganó dinero y fue el impulso para lanzarnos a montar la productora y dirigir los cuatro cortometrajes que he hecho, más dos películas documentales. Por suerte, todos los trabajos han tenido el suficiente buen recorrido en festivales, ventas, etc., como para mantener el impulso por hacer cine y animarnos a seguir.

Vamos a hablar de El Aspirante. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

J.G: Dos chicos de provincias arrancan su primer año universitario en un Colegio Mayor de una gran ciudad. Lo que empieza como un inocente juego de novatadas se convierte en una espiral de manipulaciones, humillación y violencia que desemboca en tragedia.

La idea surge porque es un tema que conozco bien ya que mi padre es director de un Colegio Mayor que fue pionero en la lucha contra las novatadas en los ochenta. Siempre hemos hablado de las novatadas y todo lo que esconde detrás, como una especie de preámbulo educacional a este mundo competitivo y jerárquico. Funciona como un microcosmos perfecto para reflexionar desde una mirada política, que es el cine que me interesa. Temas como la educación en la masculinidad más conservadora, las relaciones de poder, la manipulación y el control de los grupos, la obediencia o el acto de rebelión. Además son un problema internacional, con una iconografía muy potente y por desgracia con base real de sobra para el terror y el drama sin tener que forzar el relato. Buenos ingredientes para hacer cine de género, explorar la conducta humana y reflexionar sobre los ritos de paso que perpetúan nuestro sistema de valores.

La historia tenía entretenimiento, drama y política y podíamos jugar con ideas de autores que me gustaban como Camus o Foucault. Y podíamos contarla a través del cine de género así que contacte con Josep Gómez Frechilla, un guionista al que casualmente conocí a traves de Filmarket Hub, con un guión muy bueno suyo que se llama El Sindrome Cotard y nos pusimos a escribir.

Este proyecto cuenta ya con un cortometraje previo que ha recogido muy buenas críticas. ¿En qué influye esta experiencia? ¿Siempre pensaste en realizar un largometraje, o esa idea nace después del buen resultado del corto?

J. G: Al revés. Lo difícil fue dar al corto una entidad por sí misma sabiendo que lo hacíamos para tener un teaser del largo. Y de paso, aprovechar para experimentar: el reto fue rodar con una escaleta sin diálogos, sin apenas ensayos ni preproducción. Probar dispositivos nuevos y seguir afinando el enfoque del diseño de producción de la película. Cómo mezclar dispositivos de rodaje más clásicos con otros que den más libertad de movimiento. Y cómo trabajar dentro de ese dispositivo el look de la película para encontrar un equilibrio entre imagen y acción e ir testeando cosas para el largo si es que al final ve la luz.

Cartel del cortometraje que sirve de Teaser para el proyecto El Aspirante, ganador del premio NAFF en Sitges Pitchbox 2016

¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en este proyecto? ¿En qué punto se encuentra?

Andrea Gautier: Llevamos muchos años trabajando en esta idea de El Aspirante. Ahora mismo tenemos una primera versión del guión co-escrita con Josep Gómez Frechilla, que iremos mejorando en sucesivas versiones a lo largo de este año y arrancar el diseño de producción. Aunque estamos en una fase temprana de desarrollo, el proyecto ya cuenta con la solidez suficiente para ir dándose a conocer en los mercados internacionales en busca de alianzas y acuerdos que garanticen una óptima producción y posterior distribución y ventas de la película.

¿Qué necesita actualmente El Aspirante para poder realizarlo?

A.G: Básicamente financiación. Ahora mismo estamos Smiz and Pixel y Solita Films, la productora de los hermanos Alenda. Terminar de definir si se suma alguien más a esta aventura para arrancar la búsqueda de financiación con una estrategia más clara y definida y la posibilidad de incorporar a un coproductor internacional que de una mayor proyección a la película.

¿Qué es lo que más destacarías del proyecto?

J. G: Sus ingredientes. Creo que son atractivos, al menos para mí como espectador. Arranca como una comedia teen americana, enseguida se cuece poco a poco el thriller psicológico y desemboca en un tercer acto de rebelión sangriento. Los arcos dramáticos y la transformación de los protas creo que son diferentes, y luego su natural relación con el tema que sustenta la trama: el bien y el mal no existen si no hay libertad para desobedecer. La mirada política no está forzada, forma parte de la esencia de estos ritos de paso pese a que creo que no se han leído así nunca en el cine. Esa es un poco la apuesta. Si me hablan de una peli de novatadas que se va enraciendo hasta un final salvaje y que reflexiona sobre las relaciones de poder, pues me apetece verla. Ahora a ver si somos capaces de hacerla bien y que este discurso esté realmente en el relato y en el guión. Nos queda mucho curro.

En Sitges Pitchbox 2016 conseguisteis el Premio NAFF al proyecto de mayor proyección internacional, que os ha permitido viajar a Corea del Sur para presentar El Aspirante en BIFAN (Bucheon International Film Festival). Sabemos que acabáis de volver de allí, ¿cómo ha sido la experiencia?

El Aspirante en BIFAN, tras conseguir su premio en Sitges Pitchbox 2016

J.G: La experiencia ha sido inmejorable por lo que estaré eternamente agradecido. Estar rodeado durante una semana de soñadores de todo el mundo que están peleando por sus proyectos, ya sea su primer corto o su tercer largo, es pura vida. Gente con el mismo sentido del humor que tú pese a ser de China, Irán o Finlandia, sin poses ni tonterías y que aman más la vida que el cine. Un buen síntoma es cuando el 90% del tiempo no hablas de tus trabajos, ni siquiera de cine. Profesionalmente, hemos aprendido latín en cuanto al mundo de los mercados, los puntos fuertes de los proyectos, cómo debe ser su desarrollo, etc. Y tenido reuniones muy interesantes.

A.G: Como dice Juan, ha sido una experiencia única e inolvidable. Poder compartir a nivel personal y profesional con personas del mundo entero, unidas por su amor al cine y al género fantástico, ha resultado inspirador y un chute de energía para seguir adelante con el proyecto de El Aspirante.

¿Qué es lo que os llevó a inscribirlo en Sitges Pitchbox?

J.G: Sitges es uno de los festivales más importantes del mundo y de Filmarket Hub ya me hablaron muy bien varios amigos cineastas que habían participado antes. Era el sitio al que ir.

¿Qué tal fue la experiencia en Pitchbox? ¿Cómo te sentiste? ¿Qué tal el networking posterior?

J.G: Muy bien. Era la primera vez que pitcheaba un proyecto de largo y es todo un aprendizaje. Para aclarar tu película y definirla mejor. Incluso de cara a retoques de guión. Te obliga a pensar en lo esencial del proyecto y luego asegurarte de que esas ideas están realmente en el guión. También, los cineastas tiramos mucho de ideas generales que quedan bien para cualquier proyecto, adjetivos y conceptos genéricos que en el fondo son humo y esto te obliga a encontrar lo específico de tu propuesta. El networking posterior muy bien, se nos acercaron varias personas interesadas en el proyecto.

Una vez pasado el evento, ¿te resultó útil? ¿Repetirías?

J.G: Claro que repetiría. Más bien es una suerte poder estar seleccionados en este tipo de mercados y convocatorias que además, nos guste o no, funcionan cada vez más como filtro de cara a buscar aliados (productores, agentes de ventas, distribuidores) para tu proyecto. Y estos escenarios de pitching, esperemos que poco a poco se asienten más y que los productores se muevan y se acerquen a ellos como pasa fuera. Por ejemplo en BIFAN, ves productores muy gordos de blockbusters internacionales acudiendo al evento, con interés real en conocer nuevos proyectos, con humildad, haciendo su trabajo, vaya.

¿Qué consejos darías a futuros participantes?

J.G: Mi experiencia está muy marcada por haber dejado mi anterior trabajo en la tele y montar una productora para hacer cine con todos los riesgos que conlleva. Creo que hay que moverse por la pasión y no por la prisa o por los resultados de lo que haces porque no es tan importante. Por desgracia, me ha llevado un tiempo perdido llegar a esta sencilla y poderosa reflexión: lo importante es la aventura. Si solo piensas en la meta, abandona esto.

Como dice una de las abogadas de la serie Goliat “No sé por qué estoy con este caso, no cobramos nada. Pero todos necesitamos una buena razón para levantarnos por la mañana. Y esta es jodidamente buena”. Simplemente digo esto porque es una aventura larga y dura, en la que además creo que hay que hacer cosas hasta que te llegue el golpe de suerte y disfrutar mientras de los placeres de la creación colectiva, con cortos, proyectos, largos low cost, lo que sea. Luego, existe la primera división con sus reglas del juego. Pero cada año conozco un caso nuevo de otros locos que se saltan esas reglas o las reinventan y no les sale mal, así que nadie sabe nada. Si te aventuras, la vida será más interesante y en este mundo del cine, cada año se inventan caminos nuevos.

Luego en los pitchings, más allá de que te curres la exposición de tu idea, con materiales de apoyo, destacando lo realmente específico de tu propuesta, etc., etc., al final es el proyecto: tener buenos ingredientes casi más que una buena historia con un tono claro y que además tenga que ver con el cine que has hecho, con tu mundo como cineasta. Que ningún otro pueda defenderlo. Eliminar todas las frases hechas tipo “un guión con sorprendentes giros y una estructura potente” o referencias obvias y genéricas.

Algunos productores en Bifan por ejemplo nos dijeron que están un poco hartos de mood trailers que se parecen todos entre sí. Se producen más de 10.000 películas al año en el mundo. ¿Realmente, qué sentido tiene querer hacer tú la número 10.001? Los agentes de ventas, productores, etc., van sobrados donde elegir y los grandes tienen ya su cola de proyectos para los próximos tres años. Así que al final supongo que todo se reduce a lo de siempre: tener un buen proyecto con la claridad y seguridad de que lo es y encima diferente a los demás.


Cuestionario rápido

Nombra a tus tres guionistas favoritos:

No tengo. Pongo tres que me gustan. Billy Wilder, Lillian Hellman, Sarah Treem,

¿Cuáles son tus 3 libros de guión favoritos?

Las aventuras de un guionista en Hollywood, de William Goldman, Cómo se escribe un guión, de Michel Chion y Arthur Penn: Interviews, de Arthur Penn.

¿Cuáles son tus 3 directores favoritos?

Soy más de pelis que de directores: Harmony Korine, Lars Von Trier, David Fincher

¿Cuáles son tus 3 películas favoritas?

Pelis que me marcaron: Matar a un ruiseñor, Rebeldes, El Odio.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado