Raúl Cerezo recoge el primer premio en Sitges Pitchbox por su proyecto Los Viejos

Entrevista Sitges Pitchbox: Raúl Cerezo, director de Los Viejos y Javier Trigales, guionista del proyecto

Raúl Cerezo presentó Los Viejos el año pasado en Sitges Pitchbox 2016. Su pitch le sirvió para conseguir el primer premio del evento, 6.000€ en metálico para invertir en su proyecto. Hablamos con él y con Javier Trigales, guionista del proyecto , para que nos cuenten cómo ha sido este año después de ganar Sitges Pitchbox.

Contadnos, ¿por qué elegisteis esta profesión? ¿Dónde estudiasteis? ¿Dónde empezaron vuestras carreras?

Raúl Cerezo: Vaya, ¡cuántas preguntas existenciales! La elegí por pura cinefilia. Amo de manera animal el cine. De hecho, soy de la generación donde deberíamos ser más cineastas y menos cinéfilos, porque muchas veces nos obcecamos en volver a contar cosas que están mucho mejor contadas y, a su vez, perdemos demasiado tiempo viendo cine y demasiado poco en vivir, en sentir, en leer, en hacer. Hay que luchar cada día contra eso.
Mis estudios no puedo considerarlos demasiado claves. Todo lo que sé y todo lo que veo que saben las personas con las que trato y trabajo a diario tienen poco que ver con sus años académicos en este oficio. Hay que estudiar y trabajar mucho pero hay que saber dónde hacerlo. En mi caso, mis estudios audiovisuales principales vienen de una diplomatura de dos años en el CES en dirección/producción y otros estudios complementarios, pero no lo veo nada clave para lo que soy. Hay dos semanas esenciales en esos cursos y el resto ya tiene menos relevancia, a no ser que tengas la fortuna de que te toque un profesor como Luis Aller. Pero eso ocurre una vez entre un millón. Como todo, hay que saber dónde estudiar y con esa edad te hace falta la ayuda de tus padres o buenos tutores. En cualquier caso, todo depende de lo que quieras hacer con tu vida y hacia dónde quieras disparar. Hay cosas interesantes pero hay que saber encontrarlas. Ojalá hubiera sabido entonces lo que sé ahora, pero tampoco puedo quejarme. En fin, la rueda de la vida.
Mi carrera empezó con cortometrajes amateur y siempre en dirección/producción. Es curioso observar cómo la mecánica de entonces era la de ahora, mucho menos pulida y con mucha menos infraestructura. Animo mucho a la gente que empieza a que haga cortos muy trabajados, aunque no hay dinero. Con lo que se tiene, darlo todo, porque vas creciendo pero no cambiando tanto como parece. De hecho, mantener la pasión es la esencia de esta profesión. Acostarte cada día sonriendo con lo que haces. No se puede usar esos primeros rodajes para fumar unos porros con colegas. Si te lo pasas teta en el set todo el rato, algo falla. Aunque un par de rodajes míticos de esos nunca vienen mal, pero hay que despertar pronto.

Javier Trigales: Bueno, el cine me interesa desde que tengo raciocinio gracias a una familia que cultivaba el interés por las artes. Y me gustaba tanto ver películas como leer sobre ellas. Al principio pensaba que era algo que debía quedarse en el espacio del hobby, pero tras experiencias deprimentes en la facultad de Ciencias Políticas y Derecho me dije ¿qué diablos? Y aunque ya era un poco tarde, me apunté a la Escuela de Cinematografía TAI (bueno, debía tener unos 23 años), en Madrid y un módulo de montaje en CES.

Allí lo más importante fue conocer a gente con unas inquietudes comunes y con la que empecé a fajarme en cortometrajes amateur y demás. También estuve un tiempo trabajando en producción de vídeos musicales y como ayudante de cámara y copy creativo para una productora de publicidad.

Javier Trigales, guionista de Los Viejos
Javier Trigales, guionista de Los Viejos

Habladnos de los trabajos más importantes que has hecho hasta la fecha.

R.C: La verdad, soy un vejete. Tengo 41 años a cumplir en días y resumir esto puede ser muy loco, porque he estado implicado en casi 60 cortometrajes desde los 17 años, así que imagínate, ha habido de todo. Mi mayor éxito como director fue 8, que consiguió 260 nominaciones nacionales e internacionales (récord de un corto de género hasta esa fecha) y varias decenas de importantes premios, ventas, etcétera. Escarnio fue mi anterior corto como director y estuvo cerca de las cifras de 8 (240 selecciones, récord hasta que llegó 8), pero con muchos menos premios. Desde entonces me he volcado más en la producción, la exhibición (festivales) y la distribución. Soy productor ejecutivo y ayudante de dirección de Mr Dentonn, de Iván Villamel (cortometraje con el mayor número de premios y nominaciones del mundo a día de hoy), productor ejecutivo de Behind, de Ángel Gómez (el corto de género con mejores números ahora mismo) y otros tantos, así como socio cofundador de Yaq, Cortopatía, Cortópolis, Escorto, Córtate, Festival Yaq y director de producción de Cortopilar y Los Premios Fugaz, por hacerte un resumen esencial. En cualquier caso, haberme asociado y encontrado con gente como Harmonica Rental, Mordisco Films, Iván Villamel, Alicia Albares, Paco Cavero o Helion Grande es realmente lo que da significado y fortuna a todo esto.

J.T: Un tiempo más tarde empecé a trabajar como redactor y guionista en TV, para Globomedia sobre todo y en programas de todo pelaje y condición: Brigada Policial, El Intermedio, Sé lo que hicisteis…
Ahora trabajo sobre todo como profesor de audiovisuales, programador, comisario y gestor cultural para Museos, Ayuntamientos, Casas de Cultura… autónomo polivalente, vamos. También escribo para varias publicaciones como Transit Cine, Canino, colaboraciones en programas de radio y he participado en una decena de libros sobre cine.

Vamos a hablar de Los Viejos. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

R.C: Los Viejos surge del que iba a ser mi próximo cortometraje tras el éxito de 8: Los Ancianos, pero pronto nos dimos cuenta de que ahí había dentro una película sin necesidad de estirar el chicle, así que Javier Trigales se puso a escribir el guión sobre mi idea y argumento. Hemos trabajado codo con codo desde entonces y han surgido cosas bonitas que seguimos puliendo locamente cada día. El “de qué va” se lo dejo a Trigales que sé que lo va a disfrutar.

Cartel del proyecto Los Viejos, ganador de Sitges Pitchbox 2016

J.T: ¿De qué va? Digamos esto: hay un momento clave, nuclear en la película, una escena que funciona como bisagra para un antes y un después: en ella un anciano interrumpe una cena familiar y anuncia con aterradora gravedad que la noche siguiente los va a matar a todos, sin piedad.

La película arranca con el suicidio de una anciana. Su muerte será el detonante de la progresiva degeneración física y mental de Manuel, su esposo. Su hijo decide llevarlo a vivir con su familia, pese a la oposición frontal de su mujer. Naia, su nieta adolescente, comienza a sufrir extraños sueños y su salud empeora de forma paralela a la de Manuel. La convivencia con el anciano degenera hasta límites insospechados: en la noche más fría del siglo se librará una lucha a vida o muerte.

Raúl quería jugar con la inquietud que producen las figuras de ancianos en el cine de suspense y terror, del que ambos somos amantes. A partir de ahí, elaboramos una trama muy anclada en la actualidad donde el telón de fondo es la problemática de la convivencia entre varias generaciones en una misma casa debido a la crisis y la falta de recursos. Así, el guión empieza como un drama familiar, pero poco a poco se va oscureciendo hasta adquirir los tintes del thriller, para desembocar en el terror puro y duro. Todo ello en una historia de cocción lenta y en la que cada acto es consecuencia directa e inevitable de la acción que le precede.
Este guión nos permite explorar un tipo de localizaciones y de paisaje humano (un barrio de clase media venida a menos) que escasea en el cine de género, donde predominan los espacios impersonales y las urbanizaciones idénticas y diáfanas (herencia directa y tramposa del cine americano de los 70, con Steven Spielberg a la cabeza, ambientado en los suburbs). Aquí el barrio, la calle y la casa tienen personalidad y son identificables por el público en general, por lo que el vínculo y la implicación creados con el espectador son más fuertes y directos. Las relaciones personales son las que vertebran la acción y son a su vez herederas de una tradición de cine español que aquí muta para convertirse en algo completamente distinto.

Nuestros personajes están vivos porque no viven en decorados, sino en el mundo real. Y por ello también es más aterrador: porque identificas los espacios, los personajes, la atmósfera. Es la perversión de la normalidad: partir de la realidad para llevarlo a nuestro terreno, al límite. El impacto es así mucho mayor. Ésta nos parece la mejor manera de llevar a cabo un guión de género que, como todas las grandes películas, nos habla a su vez del aquí y del ahora. De nosotros. Del mundo.

¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en este proyecto?

R.C: Pues llevamos la friolera de tres años. Y ojalá le queden tres más…, si no, mal asunto.

J.T: Creo que son tres años, sí. Con temporadas en que le dedicamos más horas, otras menos, pero siempre con él en la cabeza y trabajando en ello de una manera u otra.

Los Viejos consiguió el 1er premio en Sitges Pitchbox 2016, dotado con 6.000€. ¿Cómo ha evolucionado desde entonces? ¿En qué medida ha servido la ayuda económica?

R.C: Los Viejos ha tenido un desarrollo cómodo gracias a Montreux Entertainment, productora del proyecto y empresa que se está dejando la vida en que cortometrajistas con buen recorrido debuten, porque ahí fuera la cosa está muy mal para las óperas primas. Jon Mikel y Estefanía Cortés ya tienen su primera película gracias a ellos. Digamos que ahora mismo Montreux es La Galia. Si funciona su modelo, creo que van a ser bastante salvadores del cine español, sobre todo de cara a las caras nuevas. Ojalá.

La ayuda económica ha sido un buen apoyo para Montreux, por supuesto, aunque obviamente ellos llevan gastado más porque, como digo, permiten que se trabaje cómodo en el desarrollo. De hecho, creo que Pedro de la Escalera y Belén Estevas, fundadores de Montreux, son los únicos que cuidan tanto el desarrollo. Y no me refiero sólo entre debutantes.

J.T: El apoyo y confianza de Montreux han sido cruciales y serán determinantes para que finalmente el proyecto llegue a buen puerto. De eso estamos seguros. Y también de que ha sido el inicio de lo que será una bonita y fructífera relación.

Además, el proyecto consiguió otro premio, para viajar a Macao y participar en The Crouching Tigers Project Lab, un encuentro de coproducción y cofinanciación dentro de las actividades del International Film Festival & Awards · Macao. ¿Qué tal fue la experiencia?

R.C: Sí, también tuvimos esa suerte y otras tantas. El desarrollo del proyecto tuvo una etapa muy bonita y fue justo ésa. La experiencia fue francamente potente. Nos permitió conocer y mezclarnos con todo tipo de productoras y proyectos, escuchar y que nos escuchen. Una cosa que se tiene en esas latitudes es que te escuchan a ti tanto como a la productora de Nicolas Winding Refn, que estaba también en el encuentro. A día de hoy estamos hablando con alguna importante major conocida allí, pero todo va lento, ya sabes. Más si eres debutante ESPAÑOL, insisto.

¿Qué necesita actualmente Los Viejos para poder realizarlo?

R.C: Sería clave que entrara una televisión. Eso aceleraría mucho las cosas. Si no, habría que pensar en planes B. En eso estamos.

¿Qué es lo que más destacaríais del proyecto?

R.C: Yo creo que es un proyecto con un target muy amplio y atractivo que, además, conjuga géneros sin eliminarlos. Pienso que puede ser una película muy atractiva para un gran sector del público, sin abandonar un sello personal. De hecho, está diseñada para mantener un blindaje del alma de la película.

J.T: Lo más ilustrativo que puedo decir es que es una película que me muero por ver como espectador. Y tengo que decir que me precio de ser un espectador fantástico y muy fiable. El estreno de una película como ésta será como un gigantesco regalo para el público. Será de esas películas de las que uno dirá: “¿te acuerdas de la primera vez que viste LOS VIEJOS?”.

¿Qué es lo que os llevó a inscribirlo en Sitges Pitchbox?

R.C: Bueno, Sitges es la cuna mundial del género y dijimos… ¿un pitch allí? De cabeza. Y con suculentos premios. Y poder de convocatoria. Obviamente, si no inscribes tu proyecto en Sitges Pitchbox andas extraviado o crees poco en él.

¿Qué tal fue la experiencia en Pitchbox? ¿Cómo os sentisteis? ¿Qué tal el networking posterior? Una vez pasado el evento, ¿os resultó útil? ¿Repetiríais? ¿Qué consejos darías a futuros participantes?

R.C: Qué de preguntas juntas. Here we go!

La experiencia de Sitges no ha tenido rival. Creo que la organización, el cuidado, los consejos y el poder de convocatoria que tenéis os hace el mejor evento de esta índole en España. Es una gozada que sigáis creciendo porque eso es una noticia muy importante para nuestro cine. Os agradezco la iniciativa desde aquí. Nos hizo sentirnos muy bien.

El único pero que pongo es precisamente el networking posterior, ahí sí que se pagó la novatada y si bien comimos y bebimos divinamente, no estaba organizado para que nos conociéramos nadie y todos dábamos vueltas por el césped. Creo que esa sensación será general. Asimismo, la entrega del premio en el photocall pedía algo más solemne y organizado. Yo es el único pero que tengo y lo expongo constructivamente.

Por supuesto, repetiría sin dudarlo. Y en nuestro caso tuvimos el primer premio así que imagínate qué te puedo decir de su utilidad. Muchas gracias de nuevo.

Mi consejo a futuros participantes es que no aburran. He ido por muchos pitchings en esa etapa y sólo salvo tres pitchs de los 50 que vería. Que vayan más al grano, que sean más concisos y que piensen que tienen que vender su película, no contarla. Y una película que tiene futuro se tiene que contar en pocas frases. Ánimo y mucha suerte a todos.


Cuestionario rápido

Nombra a tus tres guionistas favoritos:

R.C: Nombraré tres que me chiflen. Lo de FAVORITOS es complicado, ya sabes. Jean Claude Carrière, Los Hermanos Coen y Rafael Azcona.

J.T: Las listas son lo más injusto que existe. Pero también son divertidas. Hablo de uno español que me gusta mucho, Michel Gaztambide, por su sequedad, concisión y brevedad telegráfica y una ética del trabajo con la que me identifico. Y de los foráneos, Paul Schrader es alguien con mundo interior, personalidad demostrable y que se olvida de manuales para convocar universos muy bien plasmados y reconocibles. Y el extraordinario Tonino Guerra. Alguien que escribe para directores tan descomunales y personales como Michelangelo Antonioni, Andrei Tarkovski, Fellini o Angelopoulos tiene que ser a la fuerza, un dios. El trabajo del director es más fácil con gente como ellos.

¿Cuáles son tus 3 libros de guión favoritos?

R.C: La Semilla Inmortal, de Jordi Balló; Práctica del guión cinematográfico, de Pascal Bonitzer y ¡Salva al gato!, de Blake Snyder

J.T: En su día me leí una torre de “manuales”, y he de decir que no creo en absoluto en la obra de Robert McKee, Syd Fied, Linda Seger y demás popes. Son libros artificiales, que basan la escritura en fórmulas casi matemáticas e industriales y que aún así, no tienen por qué funcionar. Prefiero quedarme con el trabajo breve de dos verdaderos cracks del oficio: Jean-Claude Carrière y Pascal Bonitzer (que han trabajado con Godard, Buñuel, Rivette…) y su pequeño librito: “Práctica del guión cinematográfico”. Cerezo es hombre sabio y también lo incluye junto a otra delicia como “La semilla inmortal”, aunque ése no sabría si catalogarlo en “guión”.

¿Cuáles son tus 3 directores favoritos?

R.C: Paul Thomas Anderson, Bergman y Buñuel

J.T: Uno actual: Pedro Costa. Uno de siempre: Raoul Walsh. Uno de género: John Carpenter.

¿Cuáles son tus 3 películas favoritas?

R.C: Para hacer honor a los directores citados: Magnolia, El Silencio y Viridiana.

J.T: Eso es imposible, pero juguemos. Vamos a decir una moderna, una clásica y una española: 2001, una odisea del espacio (sí, es de 1968, pero siempre será moderna), La novia de Frankenstein y Arrebato.

R.C: Ha sido una entrevista bonita. Muchas gracias.

J.T: Salud!!

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado