Entrevistamos a David Victori en la presentación de su primer largometraje, “El Pacto” El cineasta nos habló de cómo fue escribir "el Pacto", su trayectoria hasta la fecha y cómo destacar ante la Industria

David Victori (Barcelona, 1982) es el director y guionista, junto a su coguionista, Jordi Vallejo, de su primer largometraje “El Pacto”, protagonizado por Belén Rueda y Darío Grandinetti, y presentando a la joven y talentosa Mireia Oriol. La película se estrena en cines el 17 de Agosto.

Su trayectoria es la envidia de cualquier cineasta en ciernes, habiendo escrito los guiones de varios largometrajes (“Segundo origen”, “Hijo de Caín”) y de exitosos cortometrajes, como “Zero”, producido por Michael Fassbender y Ridley Scott. El año pasado presentó su proyecto “Quemad Barcelona” en TV Pitchbox. Estuvimos en el preestreno de “El Pacto”,  hablando con él sobre cuál ha sido su trayectoria hasta la fecha, el proceso de escritura de la película, así como de los consejos que daría a guionistas y directores que están intentando sacar adelante proyectos propios.

¿Cómo surgió la idea para tu primer largometraje como director y guionista, “El Pacto”?

“El Pacto” nace de una forma muy peculiar. Normalmente todos los proyectos en los que trabajo suelen ser ideas originales mías, pero en este caso, la historia nace de una situación personal muy triste que vivimos hace unos años mi familia y yo. Una hermana mía falleció de forma repentina; al cabo de un tiempo de eso, mi padre me llamó para contarme que no podía dormir por las noches por que le venía una historia a la cabeza, como una pesadilla, con todo lujo de detalles. Lo único que se me ocurrió decirle, y eso que mi padre es músico y no ha tenido que ver nunca nada con el mundo de la narrativa, es que escribiera esa historia. En ese momento pensé que podría ser una catarsis para él.

Al cabo de una semanas, me vino con una libreta escrita de principio a fin, y me quiso leer él mismo la historia. La sorpresa fue, primero, lo que me conmocionó darme cuenta de que mi padre había usado la ficción para él mismo preguntarse algo que, entiendo, le inquietó durante mucho tiempo: hasta dónde él estaba dispuesto a llegar para evitar la muerte de su hija. Lo segundo que me conmovió es que, a pesar de que la película arranca en un sitio muy visitado por la literatura y el cine, que al final se trata de ese pacto fáustico con el diablo, la película va un poquito más allá y, de alguna manera, esa pregunta la lleva muy al límite y ésta acabó siendo al final la semilla de “El Pacto”. Al final, la estructura, la historia más esencial sigue conservándose en la película.

 

¿Cómo ha sido el proceso de escritura?

 

En este caso he tenido la suerte, una suerte que he estado persiguiendo muchos años, de encontrar una persona con la que conectes completamente a la hora de escribir, algo muy importante cuando se escribe.

Se trata de algo que he echado mucho de menos cuando no lo he tenido; durante muchos años he estado buscando a esta persona, y es muy complicado, porque al final, escribir es un hecho muy personal y, casi muy íntimo. Entonces, al ser un acontecimiento tan subjetivo, el que te emocionen unas ideas y no otras, es algo tan único, que encontrar a una persona que se emocione con las mismas ideas que tú, es casi como si te tocase la lotería; así es como yo me siento con Jordi Vallejo. Hasta ahora con gente que había escrito, sentía que a mí me emocionaban ideas que a esa persona no le emocionaban, sino otras; de alguna manera la escritura acababa poniéndonos de acuerdo en algo que más o menos nos gustase a los dos. Esto no puede ser en ningún caso en un proceso de escritura de éxito. Porque tienes que encontrar lo contrario, a alguien que se emocione con tus ideas, pero que las lleve más lejos, que le pueda dar una vuelta de tuerca, y al final es lo que ha acabado siendo con Jordi. Yo me emociono con una posibilidad de cómo puede avanzar la historia y él se emociona el doble añadiendo algo a esa idea.

Volviendo un poco atrás en tu trayectoria cinematográfica, ¿de qué manera crees que tu cortometraje “Zero” (producido por Michael Fassbender y Ridley Scott) afectó a tu carrera como guionista y director de cine?

Si, obviamente es un acontecimiento muy importante en mi carrera profesional y también permite que la sinopsis de mi propio personaje sea más fácil de explicar, porque al final la narrativa no es sólo una cuestión del cine, sino también es una cuestión de la vida, y eso me ha ayudado mucho a tener acceso a gente, a profesionales, a productores y a actores… a los que les he podido proponer los proyectos que quiero sacar adelante. Es muy, muy importante rodearte de gente que comparte tu misma sensibilidad, tu misma forma de trabajar y de entender el oficio, para que de alguna manera, la esencia de lo que quieres transmitir no se pierda por el camino.

 

Siguiendo en esta línea, desarrollar tu primer largometraje dirigido y escrito por ti, ¿qué consejo darías a guionistas/ directores que están intentando hacerse notar ante productoras nacionales/internacionales?

Lo primero que uno tiene que entender es que, a los productores y la gente que tiene el potencial de producir tus proyectos, no vale con convencerles de palabra. De alguna manera, tú les tienes que demostrar que tu visión tiene algo especial y único, y para demostrarlo, ellos tienen que verlo.

No tienen por qué ver una obra de 30 minutos, con un teaser de 2-3 minutos ya está bien, pero tienen que entender cuál es tu forma de mirar el mundo. Entonces, no hay otra forma que no sea haciéndolo y demostrándolo, y vivimos en una época en que es más fácil que nunca hacer productos con un valor de producción alto y un look profesional, a bajo coste. Por lo tanto, la gente tiene que volcarse en mostrar cómo es su mirada. Luego, sobre todo, hay que ser muy valiente, ser atrevido en lo que uno quiere hacer y no crear desde la especulación, no crear desde lo que tú crees que venderá más o te dará más trabajo. Tienes que ser listo y tener muy claro a quién quieres acercarte de la industria del cine o cuáles son los tipos de proyectos que quieres hacer. Al fin y al cabo, estas explicando historias y quieres dedicarte a explicarlas, por lo que, lo más importante es que esas historias sean importantes para ti. Ahí no puede entrar la especulación, si son importantes para ti o no es algo que sólo tú sabes y, eso es algo que nunca podrás fingir.

¿Hasta qué punto crees que es importante que el creador de la historia original de la película (guionista/director) se involucre en los procesos de venta y packaging de la misma, que los entienda y siga?

Hay muchos puntos de vista sobre esto, y al final, todos son válidos. Desde mí punto de vista y mí experiencia, justamente el lanzamiento de la película, cómo estamos promocionándola, es algo que me interesa genuinamente. Tengo mucha curiosidad por ver cómo lo estamos haciendo, por qué estamos haciendo una cosa y no otra, pero porque va con mi personalidad.

Me parece fascinante el hecho de que alguien, de entre toda la oferta de entretenimiento que tiene, elija una cosa y no otra. Ese hecho, que es un hecho casi misterioso, me parece realmente fascinante y, por tanto, pregunto, pero pregunto casi por curiosidad antropológica más que por otra cosa.

Yo me he involucrado mucho en el lanzamiento, he participado en el montaje del tráiler, he participado en el diseño del póster de forma muy activa, quizás más de lo que tocaría… pero me importa, por que se trata de tu primera película, y la entiendes de una forma muy íntima, y con razón o no, sientes que tú sabes como el público va a recibirla y qué es lo que quieres transmitir.

Por último y hablando de esto, en la fase de desarrollo del proyecto, es importante que tú cómo director y guionista tengas claro y entiendas qué es lo que quieres vender y trasmitir con esta historia, ¿no es así?

Sí, yo creo que sí. Insisto, hay muchas formas de ver esto que me preguntas, y todas son válidas. Pero, desde mi forma de entender, sí que es verdad que tienes que entender que el cine es un negocio que mueve mucho dinero y que cuesta mucho dinero, entonces es muy difícil conseguir financiar cine si ignoras cómo ese dinero invertido va a venir de vuelta. Entonces, para mí es interesante tenerlo muy en cuenta desde el inicio, sin nunca poner en jaque eso que quieres contar. Pero creo que son dos cosas que pueden convivir y que no son excluyentes. Al final, lo que estás haciendo es contar una historia para que haya alguien que la escuche y la vaya a ver, pero aunque esa historia cueste un millón, o dos o tres, o medio millón de euros, yo creo que tienes que poder entender cómo ese dinero va a venir de vuelta sin que eso tenga por qué presionarte o hacerte cambiar tu visión de lo que estás contando.

“El Pacto” se estrena el viernes 17 de agosto en salas de cine en toda España.

 

Category: BuzzIndustria

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Alex Barraquer