Entrevistas 4th Pitchbox: Jorge Guerrero, guionista de Just Play

Jorge Guerrero es el guionista del proyecto Just Play, y ha recibido una mención especial en 4th Pitchbox.

Jorge lleva diez años trabajando en el sector audiovisual y ha hecho casi de todo: guión, realización y postproducción. Se adapta a lo que venga, tanto ficción como documental.

Hablamos con él sobre su trayectoria y sobre Just Play.

¿Qué otros trabajos has hecho? ¿Nos puedes hablar o enseñar algo de tu trabajo más destacado hasta la fecha?

Durante un par de años estuve colaborando como guionista con una productora llamada Tiempo de Rodar, fue una época muy bonita, la más cercana que he tenido a ser guionista profesional. Escribí para ellos varios guiones por encargo, un largo y varios cortometrajes, uno de ellos, titulado Don Enrique de Guzmán, llegó a producirse gracias a una subvención del ICAA.

Lamentablemente, la productora tuvo que cerrar a causa de la crisis y yo volví a escribir por mi cuenta. Hace un par de años, un poco cansado por la imposibilidad de sacar mis guiones adelante, comencé a dirigir documentales, algo que me ha dado muchas alegrías. Poco a poco, estoy intentando montar mi productora, Wild About Films, dedicada al cine documental y los videos corporativos.

Háblanos de Just Play, tu proyecto. ¿De qué va? ¿De dónde surge la historia?

En 2012, los estudios de postproducción en los que comencé mi carrera cerraron. Había estado allí cuatro años y tenía ganas de probar cosas nuevas, así que decidí invertir el dinero del finiquito y parte mis ahorros en viajar de mochilero durante casi un año.

Empecé mi viaje en Cuba, donde estudié un taller de guión en la escuela de San Antonio de los Baños. El resto del viaje lo pasé en México, Guatemala y California. Durante este viaje entré en contacto con la cultura latinoamericana y aprendí a vivir de una forma más libre y relajada, fue un viaje iniciático para mí y en cierto modo eso es lo que cuenta Just Play.

Cartel del proyecto Just Play

Just Play cuenta la historia de un joven guitarrista de flamenco que proviene de un entorno muy rígido y que viaja a Nueva York en los años 60. Allí entra en contacto con músicos de Jazz Latino, que le introducen en el mundo de la improvisación, lo que cambia su manera de hacer música y de vivir.

Yo no soy guitarrista pero, al igual que el protagonista, gracias a las experiencias que tuve durante ese viaje y a la gente que conocí, aprendí a vivir (y a escribir) de una forma más libre. Aunque claro, luego vuelves a casa y te das de bruces con la realidad, por eso el guión tiene ese regusto amargo al final.

La música, y sobre todo el flamenco, es el hilo conductor de la historia. ¿Qué es lo que te une a este ritmo? ¿Por qué has escrito una película tan relacionada con el flamenco?

Aunque yo soy madrileño, mis padres son andaluces y el flamenco es algo que me conecta con ellos, con mis orígenes. El flamenco en este proyecto representa eso: la tradición y la familia. Algo que nos dan desde la cuna, que nos define y que nos ayuda, pero que a veces no nos deja avanzar.

Investigué mucho sobre flamenco y sobre Jazz para escribir este guión. Durante ese proceso, conocí el taller de guitarras españolas de la familia Conde e hice un documental sobre ellos, El Tiempo de los Guitarreros, que ha sido seleccionado en varios festivales y ha ganado algún premio que otro.

 

La banda sonora de esta película será uno de sus puntos fuertes. ¿Te gustaría contar con alguien en concreto para realizarla, has contactado ya con alguien? ¿Y los actores?

Tengo varios artistas de referencia que me han inspirado para construir el guion (Paco de Lucía, Chano Pozo, Dizzy Gillespie, Enrique Morente…) pero no he pensado en nadie que pudiera interpretarlo. Creo que ese trabajo lo harán mejor el director y el productor que se incorporen al proyecto.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en este proyecto?

Escribí la primera versión en 2014 y lo mandé a varias productoras, incluso lo presenté a uno de vuestros Pitchbox, pero no conseguí que me hicieran mucho caso.
Aquello fue un error, porque al guión aún le faltaba bastante trabajo. Viendo las negativas que estaba recibiendo, me desilusioné y guardé el guión en el cajón de los proyectos olvidados, donde ya tengo más de uno.

Tu proyecto fue seleccionado para participar en un laboratorio de guión en Medellín (Colombia). ¿Cómo fue la experiencia?

Como decía, tenía el guión en un cajón, pero mi chica me animó a mandarlo al Laboratorio de Medellín, ella había estado un par de años atrás y le encantó la experiencia. La hice caso y, para mi sorpresa, me seleccionaron.

Solo tengo buenas palabras para el laboratorio de Medellín, me lo pasé genial, conocí a gente maravillosa y el proyecto creció mucho más de lo que esperaba. Gracias al trabajo que realicé con los asesores y a los comentarios de mis compañeros, siento que el proyecto ha cogido alas y creo que una prueba de ello es esta mención especial.

Por cierto, hace poco que han abierto la nueva convocatoria del laboratorio, si alguien está leyendo esto y tiene un guión en el cajón, que lo mande, si le seleccionan, seguro que no se arrepentirá.

¿En qué punto se encuentra actualmente? ¿Qué es lo que necesita para poder desarrollarlo?

He estado reescribiendo hasta hace unos días y creo que he llegado a una versión que será la definitiva hasta que se incorpore algún productor o director al proyecto.

Estoy listo para empezar a moverlo y confío en que vuestra mención especial y haber pasado por un laboratorio internacional me dé más crédito para sumar apoyos.

¿Qué es lo que más destacarías de tu proyecto?

Siempre he concebido este proyecto como un elogio a la libertad y al mestizaje cultural. Tal y como está evolucionando la política internacional en los últimos tiempos (con Trump, el Brexit, etc.) creo que mi guión tiene un mensaje muy valioso que trasmitir, un mensaje de tolerancia y hermandad que puede calar en una audiencia muy amplia.

A nivel de producción, un factor muy positivo es que es un proyecto que invita a una coproducción entre varios países, lo que podría facilitar su financiación.

¿Qué es lo que te llevó a inscribirlo en 4th Pitchbox?

Como guionista preocupado e interesado en vender sus historias, siempre he seguido muy de cerca el nacimiento y la evolución de Filmarket Hub.

Resulta muy frustrante invertir tiempo y esfuerzo en escribir un guión y luego no tener ningún sitio al que mandarlo, ni conseguir que nadie susceptible de producirlo lo lea. Creo que iniciativas como vuestros Pitchbox son necesarias para evitar que esto siga ocurriendo. Ahora solo falta que las productoras recojan el guante y apuesten por los proyectos seleccionados, estoy seguro de que entre todos ellos debe haber grandes historias que podrían convertirse en películas rentables.


Cuestionario rápido

3 guionistas favoritos: Billy Wilder, Woody Allen y Patricio Guzmán (porque los documentales también tienen guión y, si alguien lo duda, que vea alguna de sus pelis).

3 libros de guión favoritos:

Cuéntalo bien, Ana Sanz Magallón.

El cine según Hitchcock, de François Truffaut. Aunque no es un libro propiamente de guión, no creo que haya nada importante sobre cine que no se hable en él.

Bloguionistas, aunque no es un libro, seguramente es donde más he aprendido leyendo sobre guión.

3 directores favoritos: Francis Ford Coppola, David Lynch yJim Jarmusch

3 películas favoritas: Apocalypse Now Redux, Mullholand Drive y Down By Law.

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado