Albert Val es el guionista del proyecto 'Nuestro último viaje juntos', con el que ha conseguido una mención especial en 5th Pitchbox

Entrevistas Pitchbox: Albert Val, guionista de Nuestro Último Viaje Juntos

Albert Val tiene una buena trayectoria en el mundo audiovisual y gran parte de su carrera profesional está vinculada a Filmax. Trabajando allí fue donde tuvo acceso a Cenizas, un cómic de Alvaro Ortiz que Albert ha transformado en guión. Un proyecto que le ha valido una mención especial en 5th Pitchbox. Para saber cómo ha llegado hasta aquí, hemos hablado con él.

Cuéntanos de ti, ¿por qué elegiste esta profesión? ¿Dónde estudiaste? ¿Dónde empezaste tu carrera?

Ya siendo un crío me pasaba el día dibujando mis propios cómics y escribiendo cuentos. Me gustaba inventar historias. Incluso tengo unos poemas bastante vergonzosos por ahí, de cuando iba a EGB…

Más adelante, cuando tuve que elegir a qué universidad ir, dio la casualidad que la ESCAC empezaba a funcionar. Me apunté a las pruebas, las superé y allí me empecé a formar como guionista.

Durante mi último año en la ESCAC, entré a trabajar como guionista en el Club Súper 3 de TV3, haciendo guiones de los personajes del programa infantil, pequeños sketches de 3-4 minutos. Fue mi primer trabajo profesional y aprendí muchísimo. Estuve allí tres o cuatro años.

Poco después, empecé a colaborar como lector de guiones para Filmax, sin saber que estaba iniciando una larga relación con aquella productora. Estuve varios años como lector externo hasta que un día surgió la oportunidad de entrar como fijo en el Departamento de Desarrollo de la empresa. Quién me iba a decir que me quedaría allí diez años, llegando a dirigir el departamento los cinco últimos.

Durante todo ese tiempo colaboré en infinidad de guiones como story editor o como Director de desarrollo: desde las películas de la saga [REC] o films internacionales como El perfume, hasta series tan potentes como Polseres vermelles, de la cual la productora de Steven Spielberg hizo un remake en EEUU.

Es imposible saber cuántos guiones leí, analicé, releí y reanalicé durante aquellos años. Cientos. Miles.

¿Qué otros trabajos has hecho? ¿Nos puedes hablar o enseñar algo de tu trabajo más destacado hasta la fecha?

Como la mayoría de gente, pasé por los típicos trabajos precarios: sobre todo como runner o auxiliar de producción en publicidad y videoclips (recuerdo con cariño uno de David Bisbal, donde todo el equipo estuvo alojado en un pueblo de montaña, a cuerpo de rey)…

También fui guionista y animador de una pequeña empresa de videojuegos, pero duró poco y el videojuego nunca vio la luz.

Durante mi etapa en Filmax, tuve la oportunidad de escribir, de trabajar también como guionista. Un día nos propusieron a Amèlia Mora (que trabajaba conmigo en el Departamento de Desarrollo) y a mí que pensáramos un argumento para una película sobre Copito de Nieve, el gorila albino que vivió en el Zoo de Barcelona. Al principio sonaba un poco marciano, pero nos pusimos a ello, encontramos una historia que gustó a los productores y nos dieron la oportunidad de hacer el guion. Estuvimos unos dos años desarrollándolo, con la ayuda de la productora y del director de la peli, Andrés G. Schaer. Se trataba de una película compleja porque mezclaría imagen real con animación 3D y eso generó algunas limitaciones y retos a nivel de escritura.

Al final, después de un largo proceso de postproducción, la película fue una realidad y se estrenó. Fue bastante bien en España pero lo que nos sorprendió es que funcionó tanto o mejor en países tan dispares como Polonia o Emiratos Árabes. Al ser una película infantil tuvo muy buena aceptación a nivel internacional y terminó estrenándose en todos los territorios. La verdad es que esa película nos dio muchísimas alegrías.

Carteles de Copito de Nieve (Albert Val es guionista de la película)

Háblanos del proyecto Nuestro último viaje juntos. ¿Cómo surge la historia? ¿De qué va?

Estando en Filmax, un día descubrí un cómic llamado Cenizas, a través de un blog. Me interesó, telefoneé a la editorial y pedí un ejemplar (era una de las cosas guays de currar allí: que llamabas a las editoriales y te enviaban libros gratis). Lo empecé a leer y no pude dejarlo. Me enamoré literalmente de la historia y se lo hice saber a mis jefes. Lo defendí en una reunión de contenidos y aprobaron iniciar su desarrollo, y además conmigo como guionista.

Cenizas se centra en tres personajes cercanos a los 40 años que en su día fueron muy amigos pero que la vida ha llevado por caminos distintos y ahora hace mucho tiempo que no se ven. Un día, reciben la misma noticia: el que fuera mejor amigo de los tres ha muerto. Y en sus últimas voluntades ha dejado por escrito que esos tres amigos tienen que reunirse de nuevo para llevar sus cenizas a un lugar marcado con una X en un mapa. Un lugar lejano que ninguno de los tres conoce y que les obligará a llevar a cabo un viaje en coche durante varios días para cumplir ese deseo póstumo.

Cenizas tiene una historia muy potente, sobre la amistad y el paso del tiempo, sobre ese deseo universal de encontrar nuestro lugar en el mundo. Es una historia que puede conectar con cualquier persona porque todos compartimos ese mismo anhelo. Y además es una road movie, un género súper cinematográfico. Lo tiene todo. Le cambié el título a “Nuestro último viaje juntos” para hacerlo un poco más emotivo, para darle más gancho, pero vi la película que contenía ya en la primera lectura del cómic.

Como bien cuentas, el guion es una adaptación de la novela gráfica Cenizas, de Álvaro Ortiz. ¿Ha leído Álvaro el guión?

Conocí a Álvaro pocas semanas después de conseguir los derechos del cómic. Fui a verle al Salón del cómic de Barcelona y conectamos en seguida. Álvaro fue siempre muy generoso y respetuoso con el proceso de adaptación. Me dejó trabajar con absoluta libertad, siendo consciente de que cambiaría cosas de su criatura para adaptarla al lenguaje audiovisual. Por supuesto, cuando algo no le encajaba también lo decía, siempre hubo mucha sinceridad y transparencia entre ambos. Siempre leyó todas las versiones del guion, sin excepción, y siempre me dio su feedback. Es genial sentirse tan arropado por el autor de la obra original, te da mucha seguridad y fuerza.

Han pasado los años y seguimos en contacto y soñando en convertir el guion en una película. De hecho, la próxima semana hemos quedado para comer y también vamos hemos visto juntos algún concierto en el Primavera Sound.

Cenizas, cómic de Álvaro Ortiz, en el que se basa el proyecto Nuestro último viaje juntos

¿Habías escrito alguna vez una adaptación? ¿Cómo ha sido el proceso de escritura?

Esta ha sido mi primera y única adaptación hasta el momento, un proceso muy intenso y largo (voy por la versión 6.3 del guion), en el que tuve que ir encontrando el equilibrio entre lo que había en el cómic y los elementos que quería aportar yo.

Una adaptación no debería ser nunca algo muy literal respecto a la obra original; debe contener su esencia y su alma, por supuesto, pero al final vas a tener que explicarlo de otra forma, de tu forma. En este proceso de adaptación necesité contar cosas que en el cómic no existían, como detalles sobre los personajes que en una película necesitamos saber por una cuestión de mecanismos internos, de estructura. Por ejemplo, decidí ampliar las biografías de los personajes, creé un pasado concreto entre ellos que en el cómic no existe explícitamente, aunque subyace en el fondo. Pero en el guion ese pasado necesitamos verlo y vivirlo, a través de varios flashbacks que nos van desvelando cómo nace y se rompe la amistad entre los personajes protagonistas en el pasado.

También tuve la suerte de cruzarme con Jorge Coira, un gran guionista, montador y director que está loco por el proyecto y quiere dirigirlo. Las dos últimas versiones del guion las he reescrito aportando la visión de Jorge como futuro director de la película. Se implicó mucho en esta última fase de desarrollo del guion y la verdad es que ahora mismo no puedo imaginarme la película dirigida por nadie más que por él. Si conseguimos sacarlo adelante, estoy convencido de que Jorge hará un peliculón.

Cartel del proyecto Nuestro último viaje juntos, del guionista Albert Val. Mención especial en 5th Pitchbox

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en este proyecto?

Descubrí el cómic en el año 2013. La primera versión del guion data de finales de ese mismo año. Así que como ves llevo bastante tiempo involucrado. La pena fue que, llegados a un punto, Filmax decidió salirse del proyecto y nos quedamos sin productora. Pasó por alguna más, pero siempre en fases muy breves, con reuniones interesantes pero que al final no se materializaron en nada. Así que decidí colgar el guion en Filmarket Hub, porque me parece un escaparate fantástico, un lugar en el que cualquier productora puede descubrirlo.

¿En qué punto se encuentra actualmente? ¿Qué es lo que necesita para poder desarrollarlo?

Creo que una de las cualidades de este proyecto es que precisamente va a necesitar un tiempo de desarrollo muy corto, porque ya hay mucho trabajo hecho. Después de tantos años el guion es sólido y está muy trabajado. Aunque es obvio que cuando entre un productor también aportará su punto de vista y algunos ajustes habrá que hacer. Pero quien se decida a leer el guion verá que se trata de un proyecto en un estado muy avanzado de desarrollo.

Lo que necesita Nuestro último viaje juntos es un productor que se enamore tanto de la historia como Jorge Coira y como yo. Ya hay mucha cosa hecha: un guion trabajado, un director involucrado e interesado en dirigirlo… Sólo nos falta encontrar el productor adecuado.

¿Has puesto cara a alguno de los personajes? ¿Te gustaría que los interpretase alguien en concreto?

Por supuesto. Tanto con Álvaro Ortiz como con Jorge Coira hemos hecho ese ejercicio muchas veces.

El más claro es Luis Tosar para el doble papel de Yon y Ray, los dos gemelos antagonistas que persiguen a nuestros personajes durante su periplo. Jorge es amigo íntimo de Luis Tosar y éste ha leído el guion y, a priori, le seduce la idea de hacer ese doble papel.

Para los tres protagonistas barajamos nombres como Mario Casas, Verónica Echegui y Manuel Burque.

¿Qué es lo que más destacarías de Nuestro último viaje juntos?

Creo que es una historia universal y con mucha emoción. No deja de ser un viaje iniciático de tres amigos que están en plena crisis existencial. Y más después de la muerte del que fue el mejor amigo de los tres. Llevar las cenizas de ese gran amigo les hará reencontrarse consigo mismos y encontrar por fin la respuesta a sus propios problemas y conflictos.

Además, la historia tiene un final muy potente, que lógicamente no voy a desvelar, y que para mí es uno de los grandes tesoros de este proyecto. Un final de esos que se quedan para siempre contigo.

Por último, también quiero añadir que se trata de una película con claras posibilidades de coproducción. En primer lugar, porque el cómic también se ha distribuido con mucho éxito en Francia y Alemania. Y en segundo lugar, porque el viaje que llevan a cabo los protagonistas inevitablemente les hace pasar por varios países.

¿Qué es lo que te llevó a inscribirlo en 5th Pitchbox?

Vi la oportunidad de hacer el proyecto más visible, de que productoras de todo tipo pudieran descubrir el proyecto y dedicarle su atención.

Como decía antes, ya tenemos mucho camino hecho: un guion muy desarrollado, un director a bordo, y hasta un Luis Tosar interesado en hacer un doble papel. Sólo nos falta un productor con ganas de sacar el proyecto adelante. Y voy a dar con él tarde o temprano, estoy convencido de ello.


Cuestionario rápido

3 guionistas favoritos: Charlie Kauffman, un guionista con un universo único, rompedor, con un personalísimo sentido del humor, y con una capacidad inaudita para crear historias inolvidables. Es mi número uno, sin duda.

Lena Dunham me parece la guionista más audaz y con más frescura de los últimos años. Sus textos son atrevidos y divertidos sin dejar por ello de tratar temas de gran calado. Si con su juventud ya me ha maravillado tanto, no quiero ni pensar de lo que será capaz en el futuro.

Rafael Azcona no puede quedar fuera de esta lista. Fue un guionista único e irrepetible, que las nuevas generaciones continúan descubriendo año tras año, y cuyo legado sigue siendo moderno y sobrecogedor.

3 libros de guion favoritos: La verdad es que soy un poco anti-libros-de-guion. Entiendo que haya que leer algunos pero sólo voy a destacar uno que consiguió realmente sorprenderme y que me abrió los ojos en algunos aspectos: Imágenes narradas, de Coral Cruz. Se trata de un libro de guion que pone especial énfasis en la creación de imágenes, en el apartado visual que ha de tener un guion. Muy, muy recomendable.

3 directores favoritos: ¿Sólo tres?… Buf, qué difícil…

Empezaría por Steven Spielberg, soy de la generación que ha crecido con sus películas e irremediablemente me ha marcado. Desde sus clásicos más comerciales hasta sus películas más personales, siempre hay algo en ellas que le hace estar por encima de la media.

Quentin Tarantino aparece en mi adolescencia pero me pasa un poco como con Spielberg, que he ido creciendo junto a sus películas y no hay ni una sola que no haya visto tropecientas veces. Me gusta todo lo que hace y me maravilla su puesta en escena, siempre espectacular, y cómo dialoga y dirige a los actores.

Y por último nombraré a Paul Thomas Anderson, que tiene una mirada muy especial y me ha regalado momentos de auténtico cine diría que en todas sus películas sin excepción.

3 películas favoritas: Mi película favorita siempre ha sido El rey pescador, de Terry Gilliam. Es una película que todavía hoy, después de haberla visto infinidad de veces, me sigue emocionando como el primer día. Tiene ángel, es una película muy especial, única, con esa mezcla de fantasía y realidad que tanto me gusta.

Sunset Boulevard, de Billy Wilder, una película que me fascinó desde pequeño, y que revisito con frecuencia. Se trata de una película que mezcla una gran variedad de géneros, con un ácido sentido del humor y que lleva a cabo una crítica feroz a la industria del cine norteamericana.

Y otra de mis imprescindibles es Amanece, que no es poco, de José Luis Cuerda, una de nuestras películas más inclasificables. La encuentro absolutamente magistral, una obra capaz de hacerme reír hasta el colapso y llena de escenas inolvidables.

Y dejo fuera del tintero otras películas que me vuelven loco, como Psicosis, Pulp fiction, El laberinto del fauno, Tiburón, El club de la lucha, The innocents, Magnolia, 2001, Los santos inocentes… ¿No puedo volverlo a hacer? 🙂

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Isabel Delgado