Friends

Por qué Friends nunca pasa de moda Escribir una sitcom que trascienda generaciones

Friends sigue siendo una de las series más vistas en televisión incluso 26 años después de su creación. La serie se emitió por primera vez en 1994 y acabó en 2004, 236 capítulos durante 10 temporadas.

Es una serie que revolucionó el mundo de las sitcoms en los 90 porque rompía con algunos de los esquemas establecidos en aquel entonces. También fue una de las primeras series en hablar sobre temas poco convencionales para la época como el matrimonio homosexual. Sin embargo, hoy en día, muchas de las bromas y conversaciones en la serie podrían ser tachadas de homofóbicas y machistas entre otras cosas. Algo que actualmente es inaceptable en cualquier serie de televisión. Pese a todo, no es sólo que la serie siga siendo recordada por aquellos nostálgicos de los 90, sino que sigue siendo una serie que gana fans a diario e incluso consigue captar el interés de las nuevas generaciones.

Friends

La industria lo sabe, Friends vende y mucho. Prueba de ello es la odisea que Netflix ha vivido para tener la serie en su catálogo. En 2015, Netflix compró a WarnerMedia los derechos de transmisión por 30 millones de dólares al año. Cuando la plataforma de streaming anunció que el 1 de enero de 2019 la serie abandonaría Netflix, los fans se revelaron a través de todas las redes sociales. Motivados por la posible gran pérdida de suscriptores, Netflix decidió comprar los derechos durante un año más ¡ojo! por el módico precio de 100 millones de dólares. Sin embargo, la plataforma perdió la batalla cuando WarnerMedia decidió lanzar su propio servicio de streaming, HBO Max, y adquirió los derechos exclusivos de toda la serie durante cinco años por 425 millones de dólares. Así pues, en Estados Unidos, ya no se puede ver Friends a través de ninguna plataforma de streaming hasta el lanzamiento oficial de HBO Max esta primavera. En algunas regiones, la serie sigue estando disponible en Netflix, HBO y Amazon Prime. ¿Hasta cuando? No se sabe exactamente, pero probablemente acaben perdiendo los derechos.

Friends

Tanto la audiencia como la industria siguen teniendo un claro interés en la serie que parece no pasar de moda nunca. Friends ahora mismo es, si cabe, más famosa que cuando emitió su último capítulo en 2004. ¿Qué es lo que nos cautiva tanto de esta serie que hace que la veamos en bucle?

TEMA PRINCIPAL POR ENCIMA DE TODO

Hasta Friends, muchas de las sitcoms que se veían en la televisión estaban relacionadas con la familia pero Marta Kauffman y David Crane, creadores de la serie, supieron rellenar un hueco con el que mucha gente se podía sentir identificada. El pitch original de la serie para la NBC lo dejaba claro: “Es sobre la amistad porque cuando estás soltero y en la ciudad, tus amigos son tu familia”.

¿Y quién no se ha sentido así alguna vez? La serie refleja esa transición en la que uno ya ha dejado atrás a su familia pero aún no ha creado una nueva. Uno de los sentimientos más comunes cuando uno se independiza (sobre todo en Estados Unidos) o se va a vivir a otra ciudad es el sentirse solo. En estas circunstancias, los amigos se convierten en tu principal fuente de apoyo. La serie evoca esa época relativamente breve pero muy intensa de tu vida en la que los amigos se convierten básicamente en tu familia. 

Friends

Friends va de un grupo de seis amigos que se reúnen en una cafetería para hablar de sus trabajos, sus relaciones amorosas y de sexo. Sin embargo, el mismo título es toda una declaración de intenciones. La primera versión del título fue “Insomnia Café”, luego evolucionó a “Six of One,” “Friends Like Us,” y, finalmente, “Friends” que es mucho más simple, corto y explica a la perfección de qué va. Porque, a pesar de que en la serie los personajes fracasen laboralmente y se lleven decepciones amorosas, Friends no deja de ser sobre cómo superar esos baches gracias a la amistad. Este es el tema que prevalece sobre todo lo demás y es un concepto universal.

PERSONAJES MUY IDENTIFICABLES

Otro de los motivos por los que triunfa tanto Friends es su facilidad por identificarse con sus personajes. Todos hemos dicho o escuchado muchas veces aquello de “¿qué personaje de Friends eres tú?”. La personalidad de cada personaje es tan variada y está tan bien definida que hace que sea inevitable relacionar a los personajes con personas de tu grupo de amigos.

Todos los personajes tienen una característica principal que los define. Está el sarcástico de Chandler, Joey el guapo, el aburrido de Ross, la controladora Mónica, la excéntrica Phoebe y Rachel la pija. Estas características los acompañan en absolutamente todo lo que hacen. Por ejemplo, si se grabaran diferentes escenas en las que cada uno de los personajes tuviera una cita, el resultado sería muy distinto entre sí. Cada uno de los personajes reaccionaría teniendo en cuenta su rasgo principal y eso sería lo que marcaría el transcurso de la cita. 

Friends

A parte de esta característica básica, todos ellos tienen otro rasgo que equilibra el principal. Chandler utiliza el sarcasmo como mecanismo de defensa ya que en realidad es una persona inmadura y muy dependiente. Pese a ser guapo, Joey es un bobalicón lo cual, en varias ocasiones, lo ha privado de mantener una relación estable. Ross es un aburrido profesor pero con un lado tremendamente sentimental. Mónica es sin ninguna duda la voz de la sabiduría, por ello, se hace más odioso darle la razón. Pese a las rarezas de Phoebe, este personaje tiene un corazón de oro libre de cualquier tipo de maldad. Finalmente, Rachel es la típica amiga a la que puedes llevar a todos lados pues tiene un don de gentes envidiable y, por ello, le perdonamos su pijería.

No sólo tienen una característica principal y un rasgo que funcione como balance sino que, además, cada uno de ellos tiene otras peculiaridades, afines a sus características principales, que acaban formando el personaje. Una cualidad que todos los personajes del grupo de amigos comparten es que son muy frikis. No importa lo excéntricos que sean porque eso no nos aleja de los personajes sino que, más bien, nos acerca a ellos.

BROMAS MEMORABLES

Personalmente creo que, parte del éxito de las bromas de Friends, tiene que ver con que es una serie que nos hace participar activamente en ella. No sólo por su ritmo acelerado y sus bromas matemáticamente calculadas sino porque nos hace sentir como si perteneciéramos a ese grupo de seis amigos.

Todo el mundo tiene bromas internas en su grupo de amigos. Friends te invita a formar parte de ese grupo y sus bromas para que tú, luego, las utilices dentro de tu propio grupo. ¿Cuántas veces has repetido la frase “¡estábamos tomándonos un descanso!”, “Unagi”, “¿Cómo va eso?” o “¡Pivot!” con tus amigos?

Friends

La serie se grabó en el plató de la Warner Bros en Burbank, California. El plató contaba de una zona para el público donde se grababan las risas enlatadas. Los guionistas modificaban y reescribían los gags o las bromas en el mismo momento dependiendo del efecto que causaran en el público. Otro de los elementos claves y muy presentes en los gags de la serie es el surrealismo. Para construir muchas de las bromas los guionistas partían de la realidad y la explotaban creando escenas completamente surrealistas que hacían estallar de risa al público.

Al ser escenas que chocan con la realidad y son bastante estrafalarias, a parte de hacernos reír, se quedan grabadas en nuestra memoria. Todo el mundo se acuerda de aquel primer capítulo en el que Rachel entra vestida de novia en el Central Perk, Joey con toda la ropa de Chandler puesta, el capítulo de Acción de Gracias con el pavo en la cabeza o incluso cuando el grupo de amigos cantan “The lion sleeps tonight” para despedirse del mono Marcel cuando se convierte en toda una estrella. Son gags de gran impacto porque son completamente exagerados y las sitcoms se nutren de ello.

Friends

FÁCIL

Friends es una serie muy fácil de ver y eso es una de las cosas que la hace tan popular. Entiende perfectamente las características de una sitcom y, lo que es muy importante, el por qué a la gente le gustan las sitcoms.

A la gente le gusta entretenerse. Esto es algo bastante evidente que no todo el mundo entiende. A veces parece que tengamos que justificarnos por ver algo que “no nos haga pensar” cuando deberíamos de valorar la calidad en sí. La realidad es que vemos y se hacen series para entretenernos, es básico. Friends sabe dirigirse a ese público que, después de un día largo, simplemente quiere desconectar y, precisamente, no pensar.

Friends

IDEALISMO

La serie se emitió antes de la gran explosión de internet y la popularización de las redes sociales. Los protagonistas mantenían conversaciones existencialistas sobre el miedo al futuro o la madurez pero desde un punto de vista muy sencillo e inocente. Y es esa inocencia, la que tanto nos atrapa y nos conmueve. Al contrario que otras sitcom actuales como Girls o Fleabag, Friends no tiene un tono oscuro ni pretende profundizar demasiado en temas existencialistas. La serie nos recuerda a una época donde todo era más simple o, al menos, lo parecía.

Friends

Friends nos ofrece una versión idealizada de la vida que, aunque sabemos que no es real, compramos porque nos gustaría que lo fuera. Cocinera, camarera, masajista, actor, profesor y… ¡nadie sabe exactamente que hace Chandler! pero desde luego ninguno de los personajes tiene ningún tipo de profesión que le permita alquilar y, menos comprar, un piso como en el que viven en Nueva York. ¡Nadie de veintitantos años podría permitirse vivir en un piso como ese en Manhattan! Tampoco es muy realista el tiempo que dedican a tomar café en el Central Perk o cómo intercambian apartamentos como si fueran camisetas.

La serie propone una visión bastante acertada de los problemas a los que muchos jóvenes se enfrentan en su camino hacia la vida adulta pero con un toque bastante idílico. Lo cual, en vez de molestarnos, nos encanta.

Friends

A parte de todos los elementos mencionados anteriormente, hay un elemento clave que también contribuye, y mucho, a que la serie dure en el tiempo y ese es el casting. Teniendo en cuenta que la serie tenía seis personajes principales, era bastante difícil que todos tuvieran química entre ellos. Sin embargo, se alinearon los astros. No sólo había química dentro del escenario sino también fuera de él. Desde crear su propio sindicato para pedir una subida de sueldo en grupo hasta reunirse todos cada jueves para ver la serie, los actores se tomaron muy en serio la premisa de la serie.

Es gracioso cómo los personajes de Friends vivían en un mundo en la que las redes sociales no intervenían y cómo, irónicamente ahora, las redes sociales son las que ayudan a que el fenómeno no pase de moda.  Cuando el año pasado, Jennifer Aniston, se abrió, por fin, cuenta de Instagram y encima publicó una foto con el grupo las redes ardían. Lo mismo pasaba poco después con el desaparecido Matthew Perry. Por no hablar de las muchas fotos que el resto de actores como Courtney Cox ha ido colgando en sus cuentas con diferentes actores de Friends.

Friends

Friends siempre ha sido una serie de auténticos fans que siempre ha causado mucho ruido. Tras muchos años de insistir, Warner Bros confirmó que el tan esperado reencuentro de los personajes se produciría en su nueva plataforma HBOMax pero que sería un programa de no ficción de una hora de duración en el que se reunirían los creadores y el elenco principal. Sólo por aparecer en el programa cada actor recibirá 3 o 4 millones que, probablemente, no le salgan tan caros a la Warner. 

Friends

En conclusión, Friends es una de las pocas series que no caduca. ¿Hubiera tenido tanto éxito hoy en día? Probablemente, no. Sin embargo, ha conseguido no sólo seguir siendo una de las series más vistas sino ganar un público que antes no tenía. Friends es un fenómeno curioso y bastante raro pero que, en realidad, responde a unas normas muy básicas en una sitcom.

TV Pilot Contest

Category: Sin categoría

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub