Hollywood, 8% Mujer

Las mujeres aquí en América ya no se esperan a que los hombres les abran las puertas, porque ellas pueden abrirlas por sí mismas.

El discurso de Patricia Arquette en la última edición de los Oscars exigía que cesara el sexismo en la industria cinematográfica americana. La cámara recogía el efusivo apoyo de Meryl Streep – una de las mujeres más poderosas del cine americano y de las más activas en dar voz al feminismo en Hollywood -, propulsora del Writers Lab, dedicado a promocionar mujeres guionistas a partir de los 40 años y que empieza el próximo día 18 de septiembre en Nueva York. Una de sus reivindicaciones es la de querer llevar al cine el modelo televisivo.

Hace tiempo que las cadenas de televisión americanas potencian las protagonistas femeninas. Un par de paradigmas son los casos de Clarie Danes, quien capitanea una de las series que más éxitos le ha dado a la cadena Showtime, “Homeland” (2011-2015). Lo mismo se puede decir de American Horror Story (2011-2015), de la cadena FX, que no sería la misma sin Jessica Lange como protagonista de sus cuatro primeras temporadas. Pero Lange es solo la punta del iceberg. En “Coven” (2013-2014), la tercera temporada de la serie, los personajes masculinos tienen un papel secundario.

Es importante resaltar que la iniciativa en conjunto de muchas actrices, directoras y productoras americanas no es cambiar el barniz de una película adaptándola al publico femenino. Lo que quieren ellas son más directoras, más productoras y más guionistas mujeres para poder reducir así el déficit provocado por el sexismo que denunciaba Patricia Arquette, responsable de que solo el 8% de de la alfombra de Hollywood esté compuesta por mujeres detrás de las cámaras. Tampoco quieren generar un nuevo género. Quieren actuar en todos los géneros.

No es lo mismo una película dirigida al publico femenino que una película dirigida por una mujer, pero si se puede aunar ambas propiedades, mejor. Ejemplos rotundos son “Dando la Nota 2” (Dir. Elizabeth Banks, 2015) y “Cincuenta Sombras de Grey” (Sam Taylor-Wood, 2015). El resultado de estas películas dirigidas por mujeres y destinadas a mujeres hizo sonar la campana: el 68% del publico que acudió a verlas, fue femenino. Dicha propensión también se hace notar en los estudios Disney, cuyo éxito más reciente, “Frozen” (Jennifer Lee y Chris Buck, 2013). no solo cuenta con la codirección de una mujer sino también con la evolución del rol femenino. ¿Dónde está la princesa a expensas de su príncipe en Frozen? No la hay. Esta es otra clave para entender lo que espera conseguir el grupo de mujeres creativas aquí en América. Estas películas no han sido éxito de taquilla pese a que fueron protagonizadas y dirigidas por mujeres; lo fueron porque son las mujeres que están por delante y por detrás de sus cifras. “Dos Locas en Fuga” (Dir. Anne Fletcher, 2015) es otro ejemplo de esta combustión: dirigida, producida y protagonizada por mujeres, siendo una de ellas también latina, Sofía Vergara. La película producida por MGM costó 35M y recaudó más de 45M en taquilla.

Hollywood –que no puede permitirse perder (más) dinero- está tomando nota de los números y busca que haya más mujeres detrás de las cámaras y a la vez repasar el rol femenino en sus blockbusters.

Pese a ser una compañía dirigida por hombres, Lionsgate Entertainment Corporation, fue quien ayudó a romper con los estereotipos femeninos en las franquicias “Crepúsculo” y “Juegos del Hambre” protagonizada por la también oscarizada Jennifer Lawrence, quien va a toda velocidad en contra de lo establecido en Hollywood porque cree que el rol industrial crea una imagen irreal de su colectivo.

Los analistas, con base a esa tendencia alcista, también creen que 2015 es el año definitivamente de la taquilla femenina.

España, ya va más allá de Isabel Coixet o Mar Coll. Se pueden encontrar firmas femeninas detrás de las cámaras en los casos de “Requisitos para ser una persona normal” (Dir. Leticia Dolera, 2015) y “Embarazados” (Dir. Juana Macías, 2016).

Category: Buzz

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Juba Childs