Aaron Sorkin

La valiosa lección que aprendí de Aaron Sorkin No es qué se dice, sino de dónde viene

Todos hemos escuchado el nombre del extraordinario guionista Aaron Sorkin. ¿Pero qué hace su ficción tan única?

La ficción de Aaron Sorkin está cargada de fuerza. Sus personajes hablan con convicción y confianza. El drama en sus historias viene de grandes ideas que chocan una contra otra. Pero, ¿cómo crea constantemente esos personajes tan carismáticos y capaces de grandes hazañas y, sin embargo, tan humanos? ¿De dónde viene la fuerza de los mismos?

Después de ver la mayor parte de su ficción, es posible que pienses que el talento de Sorkin yace en la forma en la que hablan sus personajes; en su ingenio. Pero te equivocarías, no es el hecho de que sus personajes hablen rápido mientras caminan por los pasillos de la Casa Blanca, no son los discursos que pronuncian sin tartamudear, ni lo inteligentes que suenan sin necesidad de detenerse a pensar. Lo que hace especial a Sorkin es que él tiene algo que decir. Que sus personajes tienen algo que decir. Ambos están llenos de intención y a punto de estallar.

Puedes estar de acuerdo o en desacuerdo con él, o sus ideas, pero no puedes negar que él cree con todo su corazón lo que está poniendo en la pantalla frente a ti.

Hemingway dijo:

 

“Es fácil escribir. Siéntate frente a tu máquina de escribir y sangra”.

 

Y consumiendo la ficción de Sorkin, lo siento así. Él está vertiendo todas sus esperanzas y temores en la página, somos testigos de un ensayo convertido en un drama. Sus inquietudes se convirtieren en grandes conflictos judiciales o políticos.

Sus personajes son convincentes porque brillan con certeza e intención. Tienen un objetivo claro y específico. Para mí, estos personajes reflejan la pasión de donde vinieron. Hay una fuerte creencia en lo que dicen porque hay tanta, o más, pasión en la mano que los escribe.

Sorkin habla sobre personajes diciendo:

“Todo se reduce a la intención y los obstáculos. Alguien quiere algo; algo se interpone en su camino para conseguirlo”.

Este acercamiento directo y sencillo a sus personajes los convierte en conductos perfectos para el ímpetu detrás de ellos. Pero no se trata solamente de decir lo que piensas y sientes, cuidado. Uno de los grandes talentos de Sorkin es lograr exponer lo que siente y piensa sobre cierto tema, sin sonar muy predicador o condescendiente.

Sorkin logra esto a través de la comprensión; La empatía es una de sus mejores herramientas.

“Realmente quieres escribirlos como si estuvieran defendiendo ante Dios por qué se les debería permitir entrar al cielo”.

Sorkin conecta con los personajes en su historia. Esto hace que tanto el antagonista como el protagonista sean lo más fuertes posible. La misma fuerza que empuja a uno, empuja al otro ¿Y qué sucede cuando una fuerza imparable choca contra un objeto inamovible?

Magia. Sucede la magia.

 

 

Aaron Sorkin escribió “ALGUNOS HOMBRES BUENOS” en servilletas mientras trabajaba en un bar en Nueva York; sólo puedes escribir de esa manera si necesitas sacar urgentemente de tu sistema las ideas de tu cabeza. La misma convicción que lo hizo escribir mientras trabajaba en un bar muy concurrido, infecta y contagia a sus personajes. Es explosivo, honesto y original.

Sorkin me enseñó que tener algo que decir es realmente importante, tal vez lo más importante que existe a la hora de escribir. El fuego que te hizo escribir debe estar en el centro de todo lo que hacen los personajes, debe ser el combustible de tu historia.


Logo de Filmarket HubAhora puedes disfrutar de las mejores clases de guión junto a Aaron Sorkin desde la comodidad de tu hogar. TRAINING de Filmarket Hub trae a los mejores profesionales del mundo del cine y los transporta a la comodidad de tu casa con un solo clic.

Category: Filmarket HubTraining

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Federico Mayorca