Largometrajes vs series: ¿Cuál es el mejor formato para desarrollar tu idea?

Un artículo de Kit de supervivencia para Guionistas


Quizás la pregunta del millón para un guionista hoy en día, sobre todo con el auge de la industria audiovisual y el papel que juegan las plataformas en la creación de contenido, sea ¿es conveniente escribir un largometraje o una serie?

El asunto es que son dos cosas muy diferentes, pero está claro el porqué de la duda. Quienes se hayan quedado el suficiente tiempo aquí sabrán que no alcanza con tener un guion terminado. Ni siquiera alcanza con tener un buen guion. Hay que salir a “pitchearlo”. Para los que no saben a qué nos referimos, por pitchearlo estamos hablando de salir al mercado, de tener reuniones con ejecutivos, aplicar a concursos y convocatorias (como las de Filmarket Hub), viajar a festivales. En fin, salir al encuentro de quien pueda producir nuestro guion. Y es justamente aquí donde un guionista se encuentra con la dura realidad de que, antes de que su historia vea la luz, tendrá que recorrer y un largo y sinuoso camino. Un camino en el cual quizás deba adaptar su obra, un camino en el cual deba realizar concesiones, asociarse con productoras. Un camino donde quizás descubra que el formato que ha escogido no es el ideal para su proyecto. 

¿Por qué mi formato no me encaja?

Esto último a veces se debe a que el formato en sí no encaja o no funciona para “el bien de la historia”. Y a veces se debe a que, más allá del contenido en sí, el mercado demanda otro formato.

Esto nos puede pasar de dos formas. O bien tenemos una historia que, por querer llevarla al formato televisivo la hemos estirado para que encaje en 4, 6 u hasta 8 episodios. Ni siquiera se nos ocurre hablar de 10 o 13 episodios porque sabemos que hoy el mercado está buscando series con un número menor de capítulos. Lo otro que puede suceder es que tengamos el guion o proyecto de un largometraje, pero la historia sea realmente muy rica en sub tramas o en el universo que propone, habilitando la posibilidad de que expandir ese metraje y llegar así a una serie.

En primer lugar, lo que un guionista debe tener en cuenta a la hora de elegir en qué formato desarrollar su historia, es lo que él mismo quiere o pretende de esa historia. Qué quiere contar. Hacer el ejercicio de olvidarse del público y el mercado es interesante, en primera instancia, para tener la respuesta real de qué es lo que queremos hacer con esa historia. Aquí también vale preguntarse si uno mismo invertiría tiempo en ver esa historia. Después de todo es bueno recordar que somos autores y que como autores tenemos nuestra propia visión y eso es lo que hará único al proyecto.

Una vez respondida la pregunta inicial sobre la historia que queremos contar y en qué formato queremos contarla, debemos investigar un poco. Por investigar nos referimos a si existen historias similares que ya hallan sido contadas en los últimos años. No es raro que (habiendo tantos escritores desarrollando contenido) suceda que la historia que tenemos sea muy parecida a otra que haya sido recientemente anunciada o estrenada. En tal caso, a veces nos toca dejar descansar esa idea unos años antes de poder retomarla. Por otro lado, toca investigar qué busca el mercado. Qué busca en cuanto a historias y qué busca en cuanto a formatos.

Como ya dijimos, en el último año ha aparecido una demanda por series de menos episodios y también por formatos cortos (series de 20 min o incluso 15 min) y tampoco es un secreto que, en base al contenido, se busquen más historias con protagonistas femeninas, por poner un ejemplo. Hacer una lectura del mercado, puede ayudarnos a entender cuál es el mejor camino o estrategia para que nuestro guion se convierta en realidad.

El poder de la información

Aquí nuestra recomendación es escuchar y preguntar.

La segunda pregunta del millón será cómo acceder a esa información. Cómo saber lo que busca “el mercado”. Está claro que “el mercado” no es una persona o un ente sino una serie de tendencias y demandas. Lo importante es estar en constante contacto con él ya que hoy en día las demandas y tendencias cambian muy rápido. 

Hay varias formas de acceder a esta información. Una de ellas es asistir y participar en mercados de co-producción. Hay muchos: “Conecta Fiction”, “Series Mania” y el “Festival de San Sebastián” son algunos de ellos. En estos eventos uno entra en contacto con todo tipo de productores y ejecutivos, y reuniéndose con ellos uno comienza a tener una idea de qué buscan. Lo que ellos buscan es lo que busca “el mercado”.

Aquí nuestra recomendación es escuchar y preguntar. Es obvio que, como guionistas, lo primero que queremos hacer cuando llegamos a una reunión es pitchear nuestra idea. Pero les aseguramos que le sacarán mucho más provecho a esa reunión si antes de contar algo sobre su historia, le preguntan al productor o ejecutivo qué es lo que está buscando. Esta información les puede servir para reorientar su pitch, y fortalecer aspectos que coincidan con lo que acaban de decirles que están buscando. O les dará una idea sobre cómo re trabajar la historia que ya tienen. 

Otra forma de acceder a lo que busca el mercado son unos documentos llamados brief, donde se redacta una búsqueda o una serie de búsquedas en concreto. 

Los mercados, festivales y convocatorias muchas veces reflejan (en las bases de sus concursos de pitch) lo que el mercado demanda. Por ello la importancia de participar. Este año la empresa Image Impact firmó un contrato con Netflix para producir contenido y, a partir de ese acuerdo, lanzó (a la fecha) tres convocatorias en las cuales especificaban qué tipo de historias estaban buscando en cuanto a contenido y formato. 

En definitiva.

Hemos hablado de la importancia de mantenerse en contacto e informado. Este puede ser un aspecto clave a la hora de definir el formato en el cual van a desarrollar su historia. Amén de que escribir el guion de un largometraje y el guion de un piloto son cosas completamente diferentes desde la estructura y en el caso de una serie televisiva se requerirá además que se acompañe el guion del piloto con una biblia. Este aspecto no debe ser menor a la hora de decidirse. 

En cualquier caso, si ya han desarrollado su historia en un formato o en el otro, se harán un favor si mantienen una mente abierta y una actitud predispuesta a posibles pedidos de re estructuración que puedan surgir de cualquier productor o ejecutivo interesado en la historia que ustedes han creado.

Category: BuzzHerramientasIndustria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub