El análisis de guión; sus dos facetas

La situación del guión en el mercado cinematográfico actual es la siguiente, ya sea a nivel nacional o internacional. Circulan miles y miles de guiones buscando a un productor que tome las riendas del proyecto y lo lleve a cabo. La realidad es que muchos de esos de esos proyectos nunca llegarán a ver la luz. Por no decir la gran mayoría. Por muy buenas que sean.

Es bien conocido que, por ejemplo, los estudios de Hollywood guardan en garajes montañas y montañas de guiones “unproduced”. Es decir, que se quedaron en eso, en guiones. Seguramente si echáramos un vistazo a algunos de los nombres que los escribieron nos llevaríamos más de una sorpresa al tratarse de nombres ilustres.

las dos facetas análisis guión

¿Y qué tiene que ver esto con los análisis de guión? Muy sencillo. Un análisis de guión no es solo una herramienta para que el guionista pueda mejorar su guión. Esa es su función principal, pero también es una herramienta para comparar guiones. Para decidir cuál es el mejor para producir. Porque nos guste o no, la verdad es que hay miles de guiones en circulación y las productoras (incluso las pequeñas) pueden recibir decenas de guiones y en muchos casos se les amontonan.

Y ante la perspectiva de tener que leer diez, veinte, treinta o más guiones, los análisis se convierten en una herramienta con la que saber rápidamente qué proyecto está maduro, cuál tiene necesita más reescrituras, cuál tiene más viabilidad comercial por su tono, ejecución, originalidad…

Hace poco leí este ejemplo bastante clarificador sobre la importancia que tienen los análisis de guión.

executives

Hay muchos guiones circulando en el mercado y tener un análisis que certifique que ese guión es bueno o muy bueno y que no se debe dejar pasar puede suponer no solo que tu película pueda llegar a materializarse, sino que también te pone a ti como guionista en el mapa. Tal vez para realizar reescrituras o tener acceso directo a productoras y mostrarles tus futuros guiones.

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Marc Agues