FilmLab- El Drama

Los diferentes géneros del cine: El Drama Herramientas para escribir una historia dramática

El drama siempre ha sido un reto para los guionistas. Hay un dicho que dice que es más difícil hacer reír que hacer llorar, pero para escribir un buen drama que funcione a la perfección hacen falta unas herramientas básicas.

La estrutura dramática principalmente se centra en historias personales de un individuo o colectivas, los cuales sufren o intentan tener una transformación. El drama da mucho juego en la escritura para que el personaje tenga un mayor arco de transformación. Con una estructura muchas veces lineal, es fácil de captar por el espectador, pero cuando se juega con el montaje caótico puede ofrecernos una montaña rusa de emociones difícil de superar por cualquier otro género.

Algunos ejemplos de una narrativa no lineal pueden ser: Nocturnal Animals, Enemy, Muholland Drive, Fight club, El árbol de la vida. En ocasiones se pueden confundir con el género de thriller, pero como comprobarás a continuación, el objetivo principal del género dramático no es resolver un conflicto de misterio mediante giros de trama en el clímax con el fin de sorprender al espectador.

Entramos de lleno en el análisis. El drama tiene 5 categorías:

1. Interno

El personaje principal domina toda la escena y espacio narrativo. La historia se cuenta desde su punto de vista (esto es importante a la hora de narrar el guion). El problema central forma el núcleo de la trama. Si hay una trama secundaria esta será soporte de la principal para que el peso narrativo y dramático no se separe del personaje protagonista.

Los personajes secundarios son instrumentales para apoyar a la trama central y ver cómo reacciona el protagonista, para que pueda expresar su punto de vista. En ocasiones los secundarios pueden generar algún tipo de obstáculo a la meta del protagonista.

FilmLab - El Drama
Robert De Niro en Toro Salvaje.

 

FilmLab - El Drama
Nicolas Cage en Leaving Las Vegas.

El uso del monólogo, la voz en off,  el juego de espejos o hablar con objetos de deseo, es una técnica para mostrar los sentimientos del personaje.

2. Doméstico

Como bien indica su nombre, es un drama en que las escenas son domésticas o de situación. El obstáculo principal para el protagonista suelen ser otros personajes de la historia (secundarios), los cuales representan una amenaza a su estabilidad emocional o a su rol en la sociedad.

Hay pocas localizaciones y casi todas ellas son en interiores. Domicilios, puestos de trabajo, bares, son los más usados.

El deseo de aprobación y de reconocimiento por parte del protagonista es la trama y tema central.

 

FilmLab - El Drama.
Kevin Spacey en American Beauty.

Este género es el más usado para series de televisión con género temático. La diferencia es que los arcos dramáticos no se centran en una sola narrativa y suelen ser episódicas. La transformación es más larga y duradera, en el caso de series o telenovelas largas. Cada personaje tiene su drama personal y su línea de narración pero siempre comparten un escenario principal con el resto donde converge todo.

3. Iniciación

Es una variante del drama doméstico. Coincidente en casi todos los puntos anteriores, las variables nuevas son:

La historia principal se centra en un grupo nuevo (adolescentes, niños) que desean ser vistos como adultos. El reto, con su arco de transformación de personajes, deriva en la superación y el manejo ante las situaciones adversas que van ocurriendo durante la trama.

FilmLab - El drama
Cuenta conmigo (1986).

4. Comunitario

La historia principal enfrenta al protagonista contra una comunidad. En el caso de una segunda historia dramática, ésta debe reflejar el mismo conflicto y apoyar a la primera.

La meta del protagonista es resolver el conflicto o huir de él. El escenario se centra en una comunidad determinada y escenarios locales propios.

Como muchas historias dramáticas, la búsqueda de la aprobación por parte del protagonista es el tema central.

FilmLab - El drama
Cadena perpetua (1995).

 

FilmLab - El drama
Thelma y Louise (1991).

5. Épico

El deseo del personaje protagonista surge de la aspiración de ampliar su horizonte y experimentar con nuevas aventuras. Su mundo se expande.

El protagonista, en un momento determinado se encontrará en un dilema al ver que su mundo ya no es el que era antes (mito de la caverna). Las historias secundarias crean un conflicto importante entre culturas y diferentes sistemas de valores.

Las localizaciones varían, tanto interiores como exteriores, donde algunas de ellas serán respresentativas de un contexto histórico o social.

El punto de vista también será variante y omnipresente. Hay escenas donde el protagonista no esté involucrado, esto creará un entendimiento más universal del contexto épico de la historia.

El estilo narrativo dominante es el naturalismo y se emplean pocos elementos expresionistas.

Kevin Kostner en Bailando con Lobos.

 

Lawrence de Arabia (1962).

En este caso los ejemplos (Lawrence de Arabia y Bailando con Lobos) son excepciones de narrativa naturalista. Ambos films representan una narrativa realista, donde los escenarios no son limpios ni elegantes, el diálogo refleja la incertidumbre del personaje, hay acciones inconclusas y con un montaje sencillo y pausado. Se recurre a sonido ambiental y el uso de la música es mínimo.

Después de esta extensa lista de subgéneros del drama, sin duda a equivocarnos, podemos decir que es el género más valorado en las listas de películas más premiadas y valoradas por la crítica (Titanic, Ben-Hur, Lo que el viento se llevó, Casablanca, Ghandi, La ley del silencio, El paciente inglés, Amadeus).

Quitando las salvajadas de recaudación de las mega producciones de Hollywood con sagas de super héroes y blocksbusters de acción (Vengadores / Jumanji) el género del drama está en el tercer puesto de recaudación en taquilla. Lo puedes comprobar en la siguiente gráfica.

Estas películas basadas en el drama, pretenden abrirnos los ojos y recapacitar al ver el sufrimiento de los personajes.  La pérdida que tienen debido a las debilidades humanas, lo hace aún más dramático, ya que nos puede pasar a nosotros al compartir rasgos con los protagonistas y hace que simpaticemos con ellos.

Pero también cuando acudimos al cine a ver un drama, vamos para desconectar de los problemas. Ver una historia muy dramática nos reconforta al ver que hay personas que lo pasan peor que nosotros. Es muy humano.

Category: HerramientasSin categoría

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *