Los excesos se pagan. En el CGI también

Cada vez más el corazón me dice que huya de la desmesura del CGI. Y no es que le tenga un odio irracional. Es que, sencillamente, me ha agotado. Tantos planos trucados, tanta artificialidad me satura, me aburre, me desconecta de la pantalla. ¿Y cómo he llegado a este punto? Muy fácil. Cuando voy a ver una película al cine me gusta pensar que ese mundo que me están mostrando es real, o puede serlo. Y para ello me lo tengo que creer, lo tengo que comprar. Y es un poco complicado cuando en casi todos los planos ves croma por todas partes, retoques o escenas con tantos efectos que te echas a reír. Ya no me lo trago. Y soy de los que le encanta la acción, la ciencia ficción, las aventuras y la fantasía.

Los efectos especiales siempre han fascinado a las audiencias, ya sea desde la época deMelies, pasando por el gran Ray Harryhausen o hasta el hace poco desaparecido Stan Winston. A las audiencias les encantaba (y aún lo hacen) toda esa fantasía que se recoge en películas tan dispares como Jasón y los Argonautas, Los Diez Mandamientos, King Kong, El Mago de Oz, 2001: Odisea en el espacio, Star Wars, Alien, Terminator, Blade Runner,Tiburón, En Busca del Arca Perdida entre otras. Y es que en aquella época nos encantaba. A mi me encantaban. Pero desde la eclosión del CGI en Jurassic Park ( y que sigue sin quedarse desfasado tantos años después) la avalancha ha sido de tal magnitud que nos ha arrasado como si fuera un tsunami. Toda gran película, toda película evento, incluye CGI hasta que te empaches, creando un problema que he empezado a detectar y es que la gente (al menos una parte) se está empezando a cansar de tanta irrealidad. Hoy en día resulta más irreal las acrobacias de los personajes de El Hobbit que no el hecho de que participen orcos en ella. Y es que ese ha sido una de las consecuencias de este abuso. Todo es posible con el CGI y como en la sociedad de hoy en día nos encanta el “más difícil todavía” hemos olvidado de que el espectador ha de poder creerse lo que ve, por muy Tierra Media que sea. Y es que uno ve el trailer de Jurassic World con ese plano de entrada al parque totalmente falso y lo siento pero no me lo creo.

excesos-se-pagan-CGI-2

¿Es que acaso no se puede levantar una puerta como se hizo en la película original? ¿Tanto dinero cuesta? ¿Es que acaso era necesario reemplazar las fantásticas coreografías deMatrix por esa orgía digitalizada que eran Matrix Reloaded y Matrix Revolutions? ¿Es que era necesario digitalizar a Schwarzenegger por segunda vez consecutiva en Terminator Genesys?

excesos-se-pagan-CGI-3

Afortunadamente parece ser que no sólo algunos espectadores se han empezado a quejar del abuso de estos efectos, directores como JJ Abrams o Christopher Nolan se han postulado a favor de usar una combinación de efectos visuales reales con otros generados enteramente por ordenador, solamente cuando sea necesario. Porque la magia de los efectos mecánicos no sólo obliga a buscar formas imaginativas de expresión narrativa sino que también facilita al espectador vivir y creer el mundo que se le presenta en la pantalla. No es un alegato a dejar de usar CGI porque hay escenas que solamente se pueden rodar de esta forma por cuestiones de dificultad técnica o por evitar poner a alguien en riesgo. La tecnología ha avanzado tanto que personajes como Gollum o Cesar te los crees y los adoras, el problema es cuando te vuelves perezoso y optas por lo fácil.

¿Es que acaso con la edad nos resistimos más a este tipo de cambios tecnológicos o, estamos verdaderamente ante una deriva descontrolada que nos lleva a una degeneración del uso de los efectos especiales en el cine?

Marc Agües

@marcagues

Category: Buzz

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Filmarket Hub