Netflix, HBO, Amazon y el branding

El gran desembarco está a punto de llegar. Casi un año después de que aterrizase Netflix, a finales de este año está prevista la llegada de HBO y Amazon con sus modelos de suscripción. Más oferta, más contenidos y más competencia. Es hacia donde va el mercado no solo en España, sino en el mundo entero. Cadenas como la británica Sky también están preparándose para hacer el salto. Aquí en España es Movistar + quien está haciendo una gran apuesta por competir en el mercado nacional.

Algunos medios han denominado este desarrollo de contenidos un “Todos contra Netflix”, afirmación que a mi entender es errónea. Sí, ahora en España Netflix parece la gran referencia pero esperad a que llegue HBO con todo su stock de series y telefilms producidos a lo largo de los últimos 20 años. Esto no es una guerra contra Netflix, aunque haya medios que quieran vender esa idea como si de un espectáculo de gladiadores se tratara.

Se trata de posicionarse en el mercado como un generador de contenidos de confianza. Desarrollar un branding de alta calidad con el que los espectadores nos sintamos identificados. No se trata de producir más contenidos, sino mejores. ¿Qué hace que este verano la gente hable bien de Netflix, su cada vez más amplio catálogo o “Stranger Things”? Calidad sobre cantidad. La clave del futuro será poseer la propiedad intelectual de contenidos de altísima calidad. Que tengan mucho éxito como “Stranger Things” o “Game of Thrones” será necesario pero no indispensable.

El otro día vi esta mesa redonda con los mandamases de Netflix, HBO, AMC, NBCUniversal y A&E.

Para ellos, el branding es lo que decantará la balanza y dirá si sus multiplatformas van a seguir atrayendo espectadores o no, por lo que necesitan grandes series, películas o programas. Por eso Netflix va a invertir 5.000 millones de dólares este año en nuevos contenidos, por eso A&E va a seguir adelante con Mr. Robot y por eso HBO nunca canceló The Wire.

“It’s not television, it’s HBO” era el lema de la cadena cuando nació pero igualmente se podría aplicar este a Netflix o a Movistar+ ahora que el año que viene va a estrenar series como “La Zona” (de los responsables de Crematorio), “La Peste” de Alberto Rodríguez, “Vergüenza” de Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero o un nuevo capítulo de “¿Qué fue de Jorge Sanz?” de David Trueba.

El modelo de medición de audiencias en directo va a caducar, si no lo ha hecho ya. El visionado en diferido va a ir ganando terreno rápidamente pues los millenials apenas consumen televisión e incluso los treintañeros de hoy en día ven cada vez menos la television tradicional. En el futuro lo que va a importar es hacer buenos contenidos, no cuantos espectadores tienes en tu primer pase.

¿Y esto en qué lugar deja a la televisión tradicional?

En uno complicado a mi entender. Mediaset y Atresmedia tienen sin estrenar numerosas series ( solo se ha estrenado La Embajada que no tendrá segunda temporada). Por su parte, TVE sí que podía competir con estos nuevos titanes de los contenidos. “El Ministerio del tiempo”, “El Caso”, “Los Misterios de Laura” y “Cuéntame” son series con su público fiel que hubieran reforzado el posicionamiento de TVE como fuente fiable a la hora de desarrollar contenidos de este tipo. Se venden en el extranjero, se hacen remakes etc…

Elementos que suponen una fuerte base para TVE a la hora de competir con los nuevos jugadores pero en lugar de posicionarse como la televisión española que mejores series hace (a la vista de que Mediaset y Atresmedia están en pausa) y fortalecer su branding, la cadena de Torrespaña se muestra indecisa con “El Ministerio del Tiempo” (para mí su The Wire), ha cancelado “El Caso” (una buena serie que para mi tenía un handicap; sus 70-80 minutos por capítulo), apuesta por el remake americano de “Los Misterios de Laura” en lugar del orginal (con mejor audiencia) y con “Cuéntame” corrieron rumores de que podría emigrar a otra cadena. La oportunidad que está perdiendo TVE para fortalecer su branding es considerable. Ninguna cadena de USA hubiera corrido el riesgo de no renovar ese poker de ases.

Category: Industria

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Marc Agues