Por qué es poco probable que te roben tu idea de película Intentamos acabar con el miedo de que alguien se haga con tu fantástica idea para una película o serie de TV

En Filmarket Hub nos encontramos a menudo con que muchos usuarios nos cuentan que les da reparo compartir sus ideas en el mercado por miedo a que se las roben.

Para empezar, recordemos que escribir un buen guión de cine no es tarea fácil. Escribir un guión que esté al nivel de lo que un productor considere viable puede llevar años, por lo que temer que alguien vaya a hacerse con tu idea es un pensamiento algo descabellado, ya que debería ser una obra maestra para que alguien se plantee incurrir en un delito así. Además, si partimos de la base de que estamos hablando de “ideas”, como os dirá cualquier manual básico de propiedad intelectual: una idea no vale nada. Un productor o inversor no va a comprar tu idea; las películas no se venden sobre una idea. Ha de haber un guión, un dossier, un plan de financiación…en fin, todo el pack, para conseguir convencer a inversores o una productora, distribuidora, agente de ventas…que la compre.

Pero, ¿qué significa que tu idea no vale nada en términos del posible robo que se podría dar?

Significa que una idea es tan buena como una promesa. Tiene el valor que tiene hasta que ésta no se ejecuta. Hay que poder demostrar que tu idea, más allá del concepto, es suficientemente viable y atractiva para que alguien vaya a invertir dinero en ella.

Es cierto que una rápida búsqueda por Google nos va a devolver casos de acusaciones de robo de ideas de películas o series de TV. Está el reciente caso de los creadores de “Stranger Things”, los hermanos Duffer; está el caso de Darren Aronofsky, acusando a los creadores de la nueva franquicia de Batman y el Joker de plagio de una serie de ideas que desarrolló hace una década cuando estaba intentando sacar adelante un proyecto similar. Este tipo de situaciones seguirán pasando, inevitablemente. Fulanito dirá que le contó a Menganito una idea que luego el otro le robó. Más allá de si es cierto o no, esto es algo que nunca se podrá demostrar, mientras no se tenga pruebas de que ya había un proyecto registrado y en marcha. Por eso volvemos al concepto inicial: una idea por sí sola no vale nada.

Cuando hablamos de cine y de escritura de guiones, de una historia, el encerrar esa idea en nuestra mente o en un cajón, y no compartirla con nadie, solo hará que ésta se acabe marchitando. Compartir una idea normalmente sólo ayudará a que ésta crezca y se desarrolle más y mejor. Obtener el feedback de compañeros de profesión siempre ayudará a que nuestro proyecto mejore; siempre. Ahora bien, tampoco es cuestión de no cubrirnos las espaldas, por eso siempre pedimos a nuestros usuarios que tengan un registro de ser poseedores de la propiedad intelectual de su proyecto.

Más allá de todo esto, lo que tiene que quedar claro es que del dicho al hecho hay un trecho y la idea que tú tengas sobre una historia en concreto, probablemente evolucionará y cambiará a medida que vayas trabajando en ella y vayas incorporando a gente al equipo. No sólo eso, sino que aunque te encontraras con alguien que tuviera tu misma idea para una película, probablemente la contaría de forma muy distinta. Por lo que repito, de nuevo, con una idea no hacemos nada.

Los conceptos con los que hay que quedarse, son los siguientes:

  • Tu idea, de por si sola, no vale nada.
  • Compartir tus ideas con gente de la que valores su criterio y que crees que te pueden aportar algo, sólo ayudará a mejorar tu idea.
  • Hay muchas formas de ejecutar una misma idea de película. Otra cuestión es valorar cuál es la mejor ejecutada.

Category: HerramientasIndustriaSin categoría

Tags:

2 comments

  1. Interesante reflexión. Durante años, décadas, he visto como el sistema de producción español absorbía productos generados por mi entorno empresarial, y descapitalizaba mis acciones hasta reducirlas a la mínima expresión.
    Creo en la transparencia y en compartir en abierto los procesos de trabajo, que en mi caso es una manera de dar luz a mis propuestas, aún a sabiendas que estoy dando contenidos gratis a las operadoras, ya que me niego en conciencia a entrar en el sistema de apuestas han generado en el que pierde siempre el consumidor al no obtener contenidos de calidad.
    Por otro lado no entiendo como a nivel institucional no se valora la profesión de guionista con su propio estatuto para darle una regularización profesional con sus obligaciones y derechos.
    Seguiré escribiendo y compartiendo.
    Muchas gracias por la atención.

  2. Hola Luis,

    Gracias por tu comentario.

    En efecto, el tema de la propiedad intelectual, siempre ha sido complicado y terreno de arenas movedizas, a nivel legal. No me atrevería a decir más porque no soy abogada ni soy una experta en el tema, pero después de trabajar en producción y distribución de cine durante un tiempo, creo que puedo decir que sé como funcionan estos procesos en términos generales y, por ende, el nivel de plagio que realmente hay en este sector.

    Desde luego, se debería trabajar para aportar una mayor protección a la propiedad intelectual de cualquier persona que cree contenido; por ahora tenemos el registro de propiedad intelectual, que ya nos cubre y asegura que nuestro trabajo no sea plagiado, pero el quid de la cuestión se encuentra en demostrar la autoría de uno en caso de que haya un supuesto robo o plagio, lo cual siempre es complicado. Supongo que ahí es donde se tendrá que trabajar para asegurar que estas cosas dejen de pasar.

    Al final, lo que pretendía con el artículo es “quitar” o “reducir” ese miedo que mucha gente tiene o puede tener a enseñar lo que han escrito o empezado a desarrollar, ya que solamente uniendo fuerzas con otra gente que crea en tu proyecto, vas a ser capaz de sacarlo adelante.

    ¡Un cordial saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Alex Barraquer