Presupuesto de Desarrollo de una película Un coste en el que no solemos pensar

Cuando hablamos de iniciar proyectos de largometraje, frecuentemente nos olvidamos de hablar del proceso que viene mucho antes de que realizar ese proyecto se convierta en una realidad.

Me refiero al proceso de desarrollo del proyecto de largometraje. Un tiempo normalmente indefinido y que puede comprenderse en meses o años.

Pero empecemos por el principio: ¿qué incluye un proceso de desarrollo de un largometraje?

Todo. Es decir, puede incluir de todo.

Desde empezar a hablar y desarrollar una idea que se te ha ocurrido, a plantear toda la trama y luego empezar a escribir el guion, hasta pensar en qué actores y actrices te gustaría plantear para cada papel, a pensar en cuál será el presupuesto de tu proyecto… en definitiva, se trata de toda la fase previa a que una productora o inversor se comprometan a invertir financiación. Incluso después de obtener el apoyo de una o dos productoras, el proceso de desarrollo suele seguir durante un tiempo, a medida que cada elemento de la producción se va estableciendo definitivamente.

Pero, siendo prácticos, ¿qué debemos tener en cuenta cuando hablamos de un “presupuesto de desarrollo”?

Aunque se trata de un coste, que como decíamos, no se suele considerar ni se suele planificar una cantidad para gastar en él, es importante que lo entendamos, aunque sea de forma abstracta.

Para poner un ejemplo de cómo podría ser un presupuesto de desarrollo estándar, asumiremos que nuestro proyecto está siendo desarrollado a partir de un libro, así que se podría considerar lo siguiente:

 

  • Ayuda al desarrollo de guion 
  • Opción de compra derechos de adaptación 
  • Investigación
  • Scouting de localizaciones
  • Costes de viaje, alojamiento & acreditaciones de festivales
  • Desarrollo dossier de ventas & otros materiales
  • Teaser trailer o mood trailer
  • Desarrollo del presupuesto del proyecto

 

Como puedes ver, se trata de costes que se pueden ir acumulando muy fácilmente, y que nadie considera cuando se tienen que ir realizando, antes incluso de tener asegurado que la película se vaya a realizar.

Vamos a ir uno por uno para ver en qué consisten y por que (a veces) son necesarios.

Ayuda al desarrollo de guion:

Se trata del principal coste en el que infiere el guionista una vez se pone a escribir el guion, sin ser pagado por ello. Esto es algo que pasa con casi todo tipo de escritura. Hasta que no se consiga escribir por encargo (cosa muy muy difícil de conseguir), este será un coste normalmente irrecuperable. Pero si conseguimos que una productora apueste por nuestro proyecto, podremos aplicar a subvenciones y ayudas al desarrollo, que casi cualquier ministerio de cultura europeo concede cada año. Si recibimos esta ayuda, nos estará compensando y dando tiempo para seguir trabajando en el desarrollo de ese proyecto. Ten en cuenta que este tipo de ayuda es difícil de obtener, ya que son escasas, pero existen y vale la pena solicitarlas.

Opción de compra de derechos de adaptación:

Si lo que estamos intentando desarrollar es un guion a partir de una fuente ya existente, como, un libro, tendremos que redactar y presentar una opción de compra de sus derechos a la editorial que los posea. Estos derechos se suelen extender por un período de varios años, dependiendo de lo que se negocie, y así tener tiempo para trabajar en el desarrollo del guion a partir de la obra original. El precio de estos derechos puede variar mucho y depende de factores como el autor, notoriedad de la obra, tiempo por el que se quiera obtener los derechos, etc. En España, a partir de 70 años de la muerte del autor, los derechos pasan a ser libres; es decir, cualquiera puede utilizar la obra sin tener que pagar por sus derechos.

Investigación:

Dependiendo del tipo de historia que estemos desarrollando, necesitaremos investigar acerca de aspectos que tengan que ver con ella, para ser lo más cercanos y coherentes con la realidad y contexto en el que se desarrolle. Esto es especialmente cierto si tratamos de realizar una película basada en hechos reales o histórica. Aunque también se puede aplicar a películas que traten un tema muy específico y del que a priori, no sepamos nada, pero que queramos acertar su representación en la película. El hecho es que tener a una persona investigando y obteniendo información sobre un tema en concreto, lleva tiempo y dinero.

Scouting de localizaciones:

Aunque este es un punto que se suele cubrir una vez el proyecto esté casi en marcha, también es cierto que a veces ya se puede incluir en una fase muy inicial de desarrollo, para tener más material que mostrar a posibles inversores interesados. La búsqueda de localizaciones, según el tipo de proyecto que sea, puede ser un proceso largo y laborioso. A veces requiere de viajes a zonas remotas, conseguir permisos para visitarlas, negociar precios de alquileres, etc. Un trabajo que pocas personas saben hacer bien.

Costes de viaje, alojamiento & acreditaciones de festivales:

Cuando estemos trabajando en el desarrollo de un proyecto y ya tengamos una productora unida al mismo pero sigamos buscando financiación (ya que ésta no suele venir toda de golpe), tendremos que movernos por festivales de cine y mercados, en búsqueda de más productoras e inversores que quieran participar en nuestro proyecto. Esto quiere decir que necesitaremos cubrir transporte, alojamiento y comidas en estos eventos y mercados de cine, además de pagar por las acreditaciones para cada uno de estos festivales.

Desarrollo del dossier de ventas & otros materiales:

Y no podríamos ir a festivales si no fuera por que tenemos algo que presentar a nuestros futuros inversores. Necesitaremos crear los materiales que les enseñaremos: dossier de ventas, cartel provisional del proyecto, quizás un mood tráiler… todo esto es un trabajo previo que debemos realizar, lo cual significa incurrir en otro coste de diseño, creación e impresión de todos estos materiales.

Concept Art & Mood trailer o teaser-trailer:

Específicamente, tendremos que contratar a un diseñador que nos diseñe un “concept art” inicial, un cartel que represente nuestra idea de proyecto, sin tener aun confirmado ni actores, ni director/a ni nada, pero que sepa representar muy bien el tipo de película que queremos hacer. Por otro lado, si queremos presentar un teaser tráiler, se tratará prácticamente de un pequeño rodaje para mostrar nuestra idea de proyecto de forma visual. En estos casos se trata de algo que muchas veces hacemos de forma “gratuita”, pidiendo favores a amigos y conocidos, pero que al final también se trata de un coste hundido.

Desarrollo presupuesto de proyecto:

Finalmente, no debemos olvidar que a medida que desarrollemos nuestro guion y, por ende, nuestro proyecto, tendremos que empezar a contabilizar los costes reales de cada parte. Para ello necesitaremos a una persona que nos prepare un presupuesto inicial, que luego a medida que avance el proyecto, podremos ir completando y especificando.

Como puedes ver, incluso la fase de desarrollo de un proyecto puede conllevar muchos gastos y procesos que no tenemos en cuenta normalmente. No se trata de tener que incurrir en todos ellos, pero tarde o temprano, a medida que tu proyecto avance, tendrás que ir teniendo en cuenta y añadiendo cada uno de estos elementos.

 

Category: Herramientas

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Alex Barraquer