Project of the week: La jaula de oro

En el #ProjectOfTheWeek de hoy nos hacemos eco del largometraje que produce Edher Campos. La jaula de oro es una película que aborda de forma valiente el tema de la migración; una coproducción hispano-mexicana dirigida por Diego Quemada- Díez que trabajó en la industria de Estados Unidos en equipos de cineastas tan importantes como Tony Scott, Fernando Meirelles, Oliver Stone o Ken Loach, y que más adelante, decidió dejar para ir a México donde dirigió su primer largometraje.

En La Jaula de Oro tres jóvenes emprenden una dura travesía, de los barrios bajos de Guatemala hacia los Estados Unidos, con la esperanza de alcanzar una vida mejor. En su camino encontrarán una serie de adversidades que los llevará a descubrir la fuerza de la amistad.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=GBBNmC2JWGU&w=560&h=315]

Una película valiente que busca la empatía del espectador para así poder comprender, a través de la mirada de sus niños protagonistas, las condiciones y el riesgo de muchos seres humanos en busca de una nueva vida al coger ese tren del diablo que les lleve al país de las nuevas oportunidades.

poster

Así es esta película que no es sino un híbrido entre el documental y la ficción. La recopilación de cientos de historias contadas al director por los emigrantes en primera persona es lo que sucede en la película. Los extras que aparecen en el tren también fueron emigrantes que se encontraban recorriendo su particular odisea y el tren, es ese tren en el que arriesgan sus vidas para alcanzar su objetivo miles de personas cada año. Gran parte del presupuesto de la película fue destinado a alquilar esa bestia de hierro que fue el escenario del largometraje. Técnicamente se necesitaba controlar el tren para que el rodaje no resultara peligroso. Un peligro no sólo por lo que supone rodar en un tren en marcha sino por los riesgos de rodar en algunas zonas de Guatemala y México. El equipo de producción también tuvo que contactar con los locales de las zonas por las que pasa el tren contratándolos como parte del equipo y como extras, además de pedir ayuda a las autoridades para garantizar la seguridad del equipo y recorrer en varias ocasiones el recorrido completo antes de la película.

jaula1

El cuanto al reparto del largometraje, los ojos de los tres niños a través de los cuales recorremos este camino tampoco fueron los de actores profesionales. Brandon, de 15 años, fue al casting obligado por su madre después de llegar del trabajo; Karen, la niña que, consciente de las amenazas que supone por su sexo, se hace pasar por un chico para poder coger ese tren; y Rodolfo, indígena que el poco español que habla lo aprendió durante el rodaje y que crea lazos con sus compañeros de viaje entre términos en tzotzil y gestos que dan contenido a ese lenguaje universal. Lenguaje, el de Rodolfo que no se traduce de ningún modo en la película para que el espectador pueda sentir la dificultad que sufren los indígenas que se embarcan en esta aventura.

jaula2

Y así se hizo esta película que llegó a Cannes en la sección Un certain regard siendo premiada en 2013. Además, ha recorrido el mundo  siendo seleccionada y premiada en multitud de festivales de todo el mundo, Premios Goya, Festival de Morelia, Ventana Sur, Chicago Film Festival, Thessaloniki Film Festival, Zurich Film Festival

Desde luego que los primeros minutos silenciosos no te hacen esperar menos de este fantástico largometraje con grandes dosis de realidad que esta semana es nuestro #ProjectOfTheWeek.

 

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: María Illera