Sitges Pitchbox Interviews: Eugeni Guillem

Uno de los proyectos de largometraje más destacados de Sitges Pitchbox 2015 fue “Hijos de Saturno” del director Eugeni Guillem y escrita a cuatro manos por él mismo y el guionista David Muñoz (El Espinazo del Diablo). Este original proyecto impresionó tanto que fue seleccionado por Catalan Films para asistir al mercado Blood Window y ser pitcheado a productores.

Guillem, director de uno de los segmentos de la película colectiva Los Inocentes, junto con otros directores salidos de la escuela ESCAC, nos ha dedicado un tiempo para hablar de “Hijos de Saturno”, cómo afrontó su pitch y su experiencia en Filmarket Hub.

¿Cómo surgió el proyecto Hijos de Saturno?

E.G: Realmente, todo el proceso fue un cúmulo de casualidades, suerte y estar en el momento y el lugar adecuados. Resulta que David Muñoz, el co-guionista, ofreció en Twitter el guión de un corto nunca rodado, “Animales“. Sin pensármelo dos veces le contesté que me interesaba. David estuvo mirando los perfiles y trabajos anteriores de los que nos ofrecimos a llevar adelante el corto y, finalmente, David decidió cederme el guión a mí. Resulta que había visto un corto mío (“Els senyors de les mosques“) que le gustó. Un corto de temática zombi que rodé estando aún estudiando en la ESCAC. Un trabajo muy amateur, pero con algunas ideas interesantes y una premisa con potencial.

A partir de ahí empecé a trabajar para llevar adelante el corto (que ahora está en fase de post-producción). Entonces, en uno de los correos que intercambiamos, David, como de pasada, me insinuó que si alguna vez me decidía a escribir un guión de un largo inspirado en ese corto de zombis, se lo dijera. Obviamente, no me lo pensé dos veces. ¿Tener la oportunidad de escribir un largometraje con el guionista de “El espinazo del diablo“? Al momento le contesté que adelante, que me parecía una idea estupenda. Y así surgió todo.

Lo que siguió fue casi un año y medio de trabajo partiendo de una escaleta que, muchas versiones de guión después, acabó mutando en lo que finalmente ha resultado ser “Hijos de Saturno”. David hizo una entrada en su blog donde cuenta todo el proceso con más detalle (y mejor). Lo más curioso de todo es que durante todo el proceso jamás hablamos por teléfono. Siempre nos comunicábamos a través de correo y algunos whatsapps. Si no recuerdo mal, la primera vez que hablamos fue cuando fuimos seleccionados en el Sitges Pitchbox, casi medio año después de intercambiar el primer correo.

¿ Y de qué trata la película?

E.G: La historia se enmarca dentro de la temática zombi, pero con un par de vueltas interesantes que hacen que el proyecto sea algo diferente a otras películas del mismo tipo. En “Hijos de Saturno”, por algún motivo que nunca se acaba de especificar, todos los adultos se han convertido en seres ávidos de carne y sangre. Los niños son los únicos supervivientes y, claro, el objetivo claro de los adultos.

En la película, dos hermanos deberán sobrevivir en este mundo devastado. Un lugar que se ha quedado sin el referente adulto, y en el que los niños que han sobrevivido deberán aprender a tirar adelante solos mientras intentan dejar el pasado atrás. El guión debe mucho del libro “Señor de las moscas” de William Golding (una novela que nos marcó mucho en nuestra niñez tanto a David como a mí), pero también tiene referentes alejados del género fantástico como la clásica “Cuenta Conmigo” y otras películas tanto de temática zombi como pos-apocalíptica tales como “28 días después” o “La carretera”.

Art concept de Hijos de Saturno
Art concept de Ricard Efa para Hijos de Saturno

¿Cuál ha sido la evolución de Hijos de Saturno?

E.G: La evolución ha sido importante. Teníamos una premisa (parecida a la del cortometraje) que se ha mantenido a lo largo de las muchas versiones de guión que hemos escrito. De hecho, la primera versión se llamaba “El Castillo” y poco tiene que ver con la versión final. Además, la versión que presentamos para el Sitges Pitchbox era demasiado ambiciosa. Una película muy aparatosa y difícil de llevar a cabo en nuestro país.

Posteriormente, tuvimos algunos momentos críticos. Momentos en los que parecía que nos habíamos alejado demasiado de la premisa original, momentos en los que nos dábamos cuenta de haber perdido la frescura que prometía la idea inicial. Momentos en los que parece que el proyecto se encontraba en punto muerto. Pero nos sobrepusimos, hicimos tabla rasa y empezamos otra vez (casi) de cero. Y conseguimos encontrar otra vez esa frescura y las ganas de seguir adelante. No ha sido un proceso fácil. Pero estoy convencido que he aprendido más en este año y medio que en toda la carrera. Sin duda, ha valido la pena.

Y sin lugar a dudas, estamos convencidos que la versión final es la mejor de todas las que hemos escrito; es la más fiel a nuestra idea inicial, la que nos hizo embarcarnos en este proyecto. Resulta mucho más emotiva y con un mensaje más claro. Y también importante: es sustancialmente más asequible de producir aquí en España.

Otro art concept de la película
Otro art concept de la película

¿Cómo ha sido tu experiencia en Filmarket Hub?

E.G: En todo momento nos hemos sentido muy bien acompañados por todo el equipo de Filmarket Hub. La experiencia no puede haber sido más positiva. Este tipo de iniciativas permiten algo que en la vida real es muy difícil para los que empezamos: poner en contacto a los creadores y a los productores, y permitir un diálogo de tú a tú muy necesario.

¿Qué aspectos crees que debe uno prepararse más para un pitching como el de Sitges Pitchbox?

E.G: Sobre todo, tener muy claro tu proyecto. Saber de qué va y lo que cuenta y en qué se diferencia tu proyecto de todo el resto. Ensayar el pitch, para luego olvidarlo y que durante la exposición salga natural y espontaneo. Incluso hay margen para algo de  improvisación.

¿Cómo consideras que fue tu pitch?

E.G: Estoy contento con el resultado del pitch. Aunque justo al finalizar no eres muy consciente del resultado, el feedback fue positivo.

¿Cómo debe uno enfrentarse a una sesión de networking?

E.G: Con la seguridad que de allí no saldrás con un contrato firmado. Si sucede, perfecto, pero creo que no es lo habitual. Ni mucho menos. Eso sí, funciona muy bien para hacer contactos, afianzar tu proyecto e interiorizarlo más y hacértelo aún más tuyo.

¿Cómo fue charlar con productores acerca de tu proyecto?

E.G: Con cierta sensación de desequilibrio e inferioridad. Para mí, un networking tendría que ser algo que se jugara en igualdad de condiciones entre ambas partes. Una idea necesita alguien que la pueda llevar a cabo, pero un productor necesita las ideas…

¿Con qué expectativas llegaste al día del pitch?

E.G: Intenté llegar sin demasiadas expectativas y sin montarme demasiadas “películas” en mi cabeza. Aunque es inevitable. Soñar es gratis, ¿no? Pero al ser mi primer pitch a nivel profesional quise disfrutarlo al máximo. Sin presiones. Pero queriendo dejar una buena impresión. Habíamos trabajado mucho el proyecto y quieres que, finalmente, haya una buena respuesta.

¿Qué fue lo que más te sorprendió de Pitchbox?

E.G: Sin lugar a dudas, la perfecta organización y la atenta atención que recibimos durante las semanas previas al evento.

¿Qué fue lo que más destacarías de tu paso por Sitges Pitchbox?

E.G: Seguramente el hecho de permitir poner en órbita nuestro proyecto para que algún día se pueda realizar. Si eso pasa será, en gran medida, gracias a Filmarket Hub y al Sitges Pitchbox.

¿Recibiste solicitudes de guión o interés por parte de productores?

E.G: Sí, algunas. De hecho, como ya sabéis, ahora mismo el guión está en manos de una de las productoras de más éxito actualmente en nuestro país. Es un gran paso. Y, solo por esto, ya merece la pena todo el esfuerzo.

¿Qué crees que aportan eventos como Pitchbox a la industria?

E.G: Algo básico: acercar las ideas a la industria. Y la industria a los creadores. De tú a tú. Escribir un guión puede resultar, aparte de un trabajo muy solitario, también frustrante. Tienes un guión y después no sabes qué hacer con él. Este tipo de eventos permiten este acercamiento tan necesario.

Guillém durante su pitch en Sitges Pitchbox 2015
Guillem durante su pitch en Sitges Pitchbox 2015

¿Qué conclusiones te llevaste de Sitges Pitchbox?

E.G: La conclusión es evidente: deja de llorar y de lamentarte que nadie te hace caso. Acaba ese guión y preséntalo. Tienes una deadline y has de cumplirla. Si lo haces, ya mereces todo mi respeto. Lo que pase después ya es otra historia. Quizá no salgas seleccionado, pero ya has escrito tu primer guión. El segundo vendrá fácilmente a continuación si sigues los mismos pasos.

¿Que consejos darías a una persona que va a participar en un evento así?

E.G: No sé si estoy en posición de dar consejos… pero sí que recomiendo algo muy importante: que no tengan prisa, que no se desanimen si no hay resultados inmediatos. Alguien me dijo una vez que esto es una carrera de fondo…

A raíz de tu selección en Sitges Pitchbox 2015 fuiste a Argentina a presentar Hijos de Saturno. ¿Cómo fue la experiencia de Blood Window?

E.G: La posibilidad de ir a otros lugares a presentar un proyecto siempre es algo muy gratificante. Nunca estaré lo suficientemente agradecido a Filmarket Hub, a los organizadores del festival Blood Window y a Catalan Films por la oportunidad. De hecho, gracias al paso por el Sitges Pitchbox y después por el Blood Window el proyecto tuvo cierta repercusión al publicarse un artículo en Variety, cosa que hizo llamar la atención a una productora que nos pidió el guión y… hasta aquí puedo leer. Esperamos tener buenas noticias en breve!

Category: Talent

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Article by: Marc Agues